NICARAGUA ACUDE A LA ONU


El Coordinador de la Junta de Reconstrucción de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió el 3 de octubre en Managua, a su regreso de Nueva York, donde habló ante la Asamblea General de la ONU, que las presiones norteamericanas contra el régimen sandinista constituyen el principal obstáculo para una solución pacífica a los conflictos en Centroamérica. "No habrá acuerdos": advirtió, "mientras USA amenace con sus barcos de guerra y patrocine el terrorismo y las agresiones". El dirigente sandinista propuso también que dicho organismo mundial se ocupe de los problemas del istmo, iniciativa que ha sido rechazada hasta ahora por Estados Unidos y sus aliados en el área. El Grupo de Contadora propuso entonces que antes de llevar su caso a la ONU, Nicaragua espere hasta que un documento elaborado por el Grupo y acogido por los países centroamericanos, sea dado a conocer lo que acogido por Managua. El gobierno nicaraguense, tras los recientes ataques de las fuerzas de Pastora a la aduana del fronterizo pueblo de Peñas Blancas, había solicitado a Contadora enviar observadores que investigen dicho incidente, que ha contribuido a deteriorar las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua.