mundo

Nieto de Fidel Castro publicó video tras polémica por conducir un Mercedes Benz

El nieto del dictador Fidel Castro, Sandro Castro, se da una vida de lujos en medio de las necesidades de los cubanos. Tras la controversia suscitada, el joven se pronunció.


El nieto de Fidel Castro, otrora líder en la isla de Cuba y hoy fallecido, ha suscitado gran polémica porque, en medio de la crisis de los cubanos, se da una vida de lujos. Sandro Castro, a través de un video que se hizo viral en las redes sociales, presumió la conducción de uno de los vehículos que tiene la familia en Cuba.

En el video, que no sobrepasa los 30 segundos, Castro aparece conduciendo un Mercedes Benz a una alta velocidad en una de las autopistas que atraviesan la isla. “Miren lo que toca, papi. Tú sabes que nosotros somos sencillos, pero de vez en cuando hay que sacar estos jugueticos que tenemos en casa”, le dijo a quien acompañaba su recorrido por la isla.

Además, Castro pide a quien lo acompaña que grabe el tablero de vehículo para mostrar que va a una alta velocidad, al menos unos 140 km/h. “Graba aquí la uva, mira qué rico eso como anda. Esto es cosa gorda mi gente, para que no se equivoquen”, añadió.

En una isla sumida en la crisis, el video no cayó nada bien y por eso el nieto de Fidel Castro se pronunció. Según dijo, el vehículo en que sale es de un conocido y los “juguetes” a los que se refería, haciendo énfasis a más carros que tendría a su nombre, lo dijo en broma.

Sandro Castro les ofreció excusas a las personas que se pudieron sentir ofendidas y negó que tenga otras redes sociales diferentes a Instagram.

Este es el video que publicó Sandro Castro.

La familia heredera del histórico dictador es reconocida en la isla por tener bares famosos en La Habana que son frecuentados por las familias más ricas del país y que, según sus críticos, son el reflejo de las inequidades que hay en el país.

Hace dos años, durante otra crisis económica en este país y cuando había escasez de combustible, Sandro Castro apareció en otro video en sus redes sociales, que ahora son privadas tras el más reciente escándalo, mostrando uno de sus carros con el tanque de combustible completamente lleno.

Ese mismo año, otro de los nietos del dictador, Tony Castro, no se limitó en redes sociales para demostrar sus viajes por el mundo, meses en los que compartió videos en un velero en el Caribe, así como fotos en Madrid y Barcelona (España).

Los cubanos, al margen de sus crisis, se han destacado en medio de la pandemia mundial por coronavirus. El 4 de marzo pasado se anunció que la vacuna anticovid Soberana 2, desarrollada en Cuba, entró en la fase tres de ensayos clínicos, la última antes de su aprobación, siendo la primera latinoamericana en llegar tan lejos.

“Es increíble que un país pequeño como Cuba, una isla pobre en recursos materiales, pero muy rica en recursos humanos, haya llegado hasta este punto”, destacó en conferencia de prensa el doctor Vicente Vérez, director del Instituto Finlay de Vacunas. “Nuestra Soberana, ¡primera vacuna latinoamericana en fase III!”, escribió en Twitter el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

El reclutamiento de los 44.000 voluntarios, entre 19 y 80 años, que participarán en el estudio ya comenzó, y el proceso de vacunación debe empezar la próxima semana, según el Instituto Finlay de Vacunas.

Esta fase tendrá “un tiempo de duración aproximadamente de tres meses, después de que se pone la última dosis”, indicó el director adjunto del Instituto, Yury Valdés.

El directivo precisó que el grupo de voluntarios se dividió en tres para el estudio. Unos recibirán dos dosis de Soberana 2 con 28 días de diferencia, otros dos dosis más una adicional para reforzar la inmunidad, y el tercero, un placebo.