mundo

Nueva Zelanda podría cambiar de nombre; esta es la historia

El nombre que proponen está vinculado a la historia oral indígena de Nueva Zelanda.


En Nueva Zelanda, el partido Maorí está impulsando una campaña para que Nueva Zelanda pase a llamarse Aotearoa. La iniciativa tiene más de 70.000 firmas, deberá ser analizada por una comisión parlamentaria neozelandesa, que podría impulsar un voto en el Parlamento y hasta generar una propuesta de referendo.

Aotearoa, el nuevo nombre que proponen, se refiere a las nubes, es decir, está muy orientado a la cultura aborigen de ese país. Aseguran que las nubes fueron de gran ayuda para los navegantes polinesios que llegaron a Nueva Zelanda a través del océano Pacífico.

Dicho nombre ya se puede encontrar en documentos gubernamentales, en los pasaportes y hasta en los billetes.

No obstante, el cambio de nombre no convence mucho aún en ese país. Una encuesta de la compañía Colmar Brunton estableció que los nombres Aotearoa o Aotearoa Nueva Zelanda, la última opción solo obtuvo el 40 % de favorabilidad.

“Utilizar Aotearoa como nombre refleja realmente nuestra historia y reconoce nuestro pasado, pero también cómo podemos avanzar juntos”, dijo Ralph Zambrano, presidente de la asociación de estudiantes de la Universidad Victoria de Wellington al WSJ.

Vale recordar que hace seis años en Nueva Zelanda rechazaron el cambio de bandera a través de un plebiscito.

Turquía cambia su nombre en la ONU por el de “Türkiye”

Turquía comunicó a las Naciones Unidas que, a instancias de su presidente, desea a partir de ahora llamarse “Türkiye” en todos los idiomas, anunció el pasado 2 de junio la ONU.

“El cambio es inmediato”, dijo a la AFP Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

Precisó que fue una carta oficial de Ankara recibida en la sede de la ONU la que formalizó de inmediato el cambio de nombre de Turquía.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ankara, Mevlüt Cavusoglu, publicó en su cuenta de Twitter una carta dirigida al secretario general de la ONU exigiendo que “el nombre de (su) país en la ONU, en idiomas extranjeros, se registre como +Türkiye+”.

Ankara evita así que el nombre del país en inglés sea “Turkey”, una palabra que en ese idioma también significa “pavo” y que por lo tanto podría adquirir una connotación negativa.

El jefe de la diplomacia turca se refirió en su tuit al deseo del presidente Erdogan, desde finales de 2021, de “aumentar el valor de marca” de su país.

De hecho, en materia económica, Ankara lleva varios años queriendo imponer internacionalmente la marca “made in Türkiye”, en detrimento del “made in Turkey”.

“Algunos pueden encontrar este cambio de nombre tonto, pero coloca a Erdogan en el papel de protector y salvaguarda del respeto internacional por el país”, analiza Mustafa Aksakal, profesor de historia en la Universidad de Georgetown en Washington D. C., citado este jueves por el diario The New York Times.

El periódico recuerda que en junio de 2023, cuando Erdogan cumpla 20 años en el poder, Turquía celebrará elecciones presidenciales y también el centenario de su fundación tras el desmantelamiento del Imperio otomano.

*Con información de AFP.