Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2000 12:00:00 AM

Oleada terrorista

La campaña de atentados que vive España presagia una peligrosa polarización y un futuro de más violencia.

Oleada terrorista Oleada terrorista
ETA no ha cesado con sus acciones terroristas en su empeño independentista del País Vasco (Vizcaya, Guipúzcoa y Alava), Navarra y la parte Vasca del sur de Francia. Después de un año y medio de aparente calma, España vive su más salvaje campaña de atentados que ha dejado 19 ataques terroristas: nueve muertos, 25 heridos —sin contar con los carros bomba desactivados por las autoridades—, e incalculables pérdidas económicas.

Las últimas víctimas de ETA fueron el subteniente del Ejército Francisco Casanova, muerto el 9 de agosto de varios disparos en la nuca. El día anterior, el empresario vasco José María Korta fue asesinado con un carro bomba en Guipúzcoa y resultaron heridas 11 personas en Madrid, por el mismo método.

La semana pasada las fuerzas de seguridad destruyeron en Huesca, al norte del país, un automóvil con casi 100 kilos de explosivos, que había sido abandonado por los ‘etarras’, al comprobar que tenía problemas mecánicos. Mientras tanto, la violencia callejera se ha apoderado de San Sebastián y Bilbao, en donde la quema de 20 autobuses, en la última semana, medio centenar de atentados con cocteles Molotov a personas y propiedades privadas, sedes políticas, y miembros de la fuerza pública, han creado un ambiente de zozobra. Esa misma semana un comando de ETA intentó atentar contra el profesor de antropología de la Universidad del País Vasco Miel Azurmedí. Según los expertos en el tema, la escalada brutal del grupo separatista confirma que la banda se reagrupó y está reorganizada. El director de informativos de Radio España, Carlos Peñaloza, explicó a SEMANA que “lo que pretende ETA es poner nervioso al gobierno y demostrar que aún tiene poderío militar. Con esto, ETA busca obligar a que las partes se sienten a dialogar para buscar su autodeterminación”. Sin embargo, el analista cree que “el gobierno de José María Aznar no puede ceder a las pretensiones, porque siempre querrán más”. Según Peñaloza, quien también conduce un programa de opinión: “Con los ataques la banda está sacando del País Vasco a sus mejores hombres; empresarios, políticos, artistas. ETA busca una autodeterminación para realizar un referéndum y dejar que el País Vasco decida si quiere o no ser parte de España”. La última prueba electoral dejó un 12 por ciento de los votos para los nacionalistas y el 88 por ciento para los que quieren seguir como parte de España.

Ante las acciones de ETA, el pueblo español ha mostrado con manifestaciones silenciosas y actos solidarios, su repudio a la organización. Pancartas con el lema “Paz y libertad, ETA no”, son cada vez más constantes. Ciudades como Madrid, Pamplona, San Sebastián, Bilbao y otras han visto pasar por sus calles a miles de personas que piden a ETA que “se vaya y deje vivir en paz”. Pero lo nuevo es que los simpatizantes de ETA también han realizado sus manifestaciones en ‘honor’ de ‘sus hermanos’ muertos. El pasado 12 de agosto más de 5.000 radicales vitorearon a tres encapuchados mientras colocaban un anagrama del grupo terrorista. Ese día, el líder separatista Arnaldo Otegui participó del acto en homenaje a cuatro ‘etarras’ muertos por su propia bomba el 7 de agosto.

Otegui señaló que: “Me acusan de hacer apología del terrorismo, y lo único que hago es apología de la paz y de la democracia”. Como si fuera poco la semana anterior la alcaldía de Mikurta (Vizcaya) acordó realizar un homenaje en memoria del ‘etarra’ Patxi Rementería, el mismo que muriera víctima de su propia bomba en Bilbao.

El gobierno del presidente Aznar tiene claro que mientras ETA persista en su afán de violencia no abrirá puertas al diálogo. Ni siquiera fue aceptada la idea del secretario general del Partido Socialista, José Luis Zapatero, para realizar un diálogo con las fuerzas en conflicto y los partidos políticos.

Hasta hoy ETA ha dejado en su paso sangriento 816 víctimas, entre ellas, niños, miles de millones en pérdidas económicas y lo peor, ha cerrado la puerta a la vía democrática. En el libro El bucle melancólico, del escritor y columnista de El País, y director de la Biblioteca Nacional, Joan Jiurasti, se vaticina una guerra civil que podría evitarse si intervienen las fuerzas del Estado. España no sabe hasta cuándo parará la arremetida de ETA, pero sabe que no quiere más violencia, se aferra a su Constitución y a su política de autonomías y no piensa, por nada del mundo, regresar al pasado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com