Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/7/1987 12:00:00 AM

"OPERACION RAYO"

Desbaratada en Miami poderosa banda que transportaba coca para el cartel de Medellín.

"OPERACION RAYO" "OPERACION RAYO"
Para la banda que introducía cocaína del cartel de Medellín a los Estados Unidos y que fue desenmascarada la semana pasada en Miami, la tecnología fue la clave de su éxito, pero también el principio de su perdición. La pandilla, compuesta por cerca de 30 norteamericanos, había logrado contrabandear más de 10 toneladas del alcaloide desde 1982, y su capacidad operativa parecía a salvo de cualquier amenaza. Pero cuando menos lo esperaban, su afán por tecnificarse aún más, puso a los hampones, de manos a boca, frente a un informante de la aduana. Era el comienzo del fin.
Las autoridades fueron las primeras sorprendidas con la solidez y sofisticación que tenía el enclave criminal. El agente Pat O'Brien, uno de los investigadores, declaró al Miami Herald que "las técnicas usadas eran claramente las más sofisticadas que es posible utilizar para el contrabando marítimo. Con su tecnología y sus recursos, podian contrarrestar hasta nuestros mecanismos de vigilancia más efectivos".
No era para menos. La banda tenía a su disposición un verdadero comando de contrainteligencia, desde el cual se dirigían las operaciones aéreas y marítimas y se interceptaban, las frecuencias de radio internas de las autoridades. Su equipo incluía aviones de observación que les permitían "proteger" los vuelos que transportaban la cocaína, mediante el monitoreo de la posición de los aviones de la aduana. La flotilla de lanchas rápidas se encargaba de recoger los cargamentos cuando éstos eran lanzados desde el aire, fuera del alcance de los radares de vigilancia, cerca de las Bahamas. Para aparentar que los vuelos eran de placer, embarcaban en los aviones a jóvenes mujeres que recibían en promedio honorarios de US$ 2 mil en cada ocasión.
Pero los aparatos de detección de radar, los codificadores con que se comunicaban entre sí y los equipos usados para descifrar las comunicaciones oficiales, no les parecieron suficientes. En 1984, la organización, llamada por la aduana Munday-Coley por el nombre de sus principales cabecillas, decidió dar el gran paso adelante: organizar un complejo dispositivo que haría aún más segura la búsqueda de los cargamentos de cocaína. La organización entró en contacto con un ingeniero electrónico y le encargó el diseño y construcción de un aparato para colocar con los paquetes de cocaína. El aparato, mediante señales infrarrojas y emisiones de radio, indicaba a los aviones y barcos de la banda la posición de la droga. Lo que no sabían los contrabandistas era que el ingeniero era un informante contratado por la aduana, para colaborar en otra operación destinada a contrarrestar el envío de alta tecnología electrónica a países enemigos de los Estados Unidos. La casualidad puso en la ruta de los narcotraficantes a este personaje que, ni corto ni perozoso, aceptó el encargo, no sin antes ponerlo en conocimiento de sus superiores.
El ingeniero, cuyo nombre se mantiene en reserva, se adentró en la organización. Diseñó y produjo los aparatos, pero les incluyó una señal detectable exclusivamente por las autoridades. "Su compenetración con los hampones llegó hasta el punto de que participó en uno de los vuelos destinados a determinar la posición de nuestros globos de radar", afirma el agente O'Brien.
La semana pasada se reveló que las autoridades, luego de dos años de labor de infiltración y millones de dólares en gastos, decidieron finalmente dar el primer golpe el 21 de septiembre del año pasado: interceptaron a Michael Munday cuando acababa de descender de un avión privado en una pequeña pista al sur de la Florida. Aunque Munday logró escapar, y permanece fugitivo, se pudieron incautar casi 500 kilos de cocaína y un US$ 1 millón.
De ahí en adelante, la operación continuó hasta desenmascarar a los demás implicados, y culminó el miércoles 4 de noviembre con el arresto de 15 personas, entre las cuales estaba el otro cabecilla de la organización, James C. Coley y un connotado miembro de la sociedad de Miami, Lloyd Frink, promotor de la carrera automovilística conocida como el "Grand Prix" de Palm Beach, a quien se acusa de ser uno de los pilotos de "vigilancia". Dentro de la operación se incautaron 12 aviones, 17 propiedades inmuebles, 21 vehículos terrestres y 28 lanchas rápidas por un valor total de US$ 5.5 millones, además de US$ 2.2 millones en efectivo.
En una conferencia de prensa, los agentes federales hicieron énfasis en que la banda Munday-Coley transportaba la cocaína por encargo del cartel de Medellín, pero no se encargaba de su distribución en los Estados Unidos. Como lo declaró el agente O'Brien al Miami Herald, "no era su cocaína, y ellos no la vendían en las calles. Todo lo que hacían era transportarla por encargo". Un encargo por el que recibían honorarios de US$ 3 mil por kilo, sobre la base de envíos mínimos de 350 kilos en cada vuelo.
Aunque no se revelaron los pormenores de la entrega de la cocaína al grupo que se encargaba de su transporte a los Estados Unidos, hay evidencia de que, una vez en el interior del país, la distribución corría por cuenta de colombianos. Según el fiscal federal Leon Kellner, la banda Munday-Coley trabajaba por encargo de los jefes del cartel de Medellín, Jorge Luis Ochoa Vásquez y Rafael Cardozo Salazar a través de su representante en los Estados Unidos, Max Mermelstein. Otros miembros del cartel mencionados en el expediente son Fabio Ochoa Vásquez, Juan David Ochoa Vásquez y Pablo Escobar Gaviria.
El asistente de Kellner, Richard Grogorie, indicó que "Mermelstein tenia un contrato para encargarse de la distribución y el transporte. Por ello subcontrató con Munday-Coley para que proporcionaran los aviones, las pistas de aterrizaje, los pilotos y el transporte en sí mismo". Según el Miami Herald, Mermelstein fue arrestado en 1985, y se convirtió en informante cuando describió a las autoridades la amplitud y el poder del cartel y su conexión con la organización de Munday-Coley. Según parece, la colaboración de Mermelstein aceleró el éxito de la investigación.
No obstante lo que parece un triunfo de considerable trascendencia en la lucha contra el tráfico de drogas en los Estados Unidos, las autoridades no son todo lo optimistas que pudiera pensarse. Según Kollner, "yo no diría que hemos lesionado seriamente al cartel". Para afirmar eso, se basa en que, según se cree, la banda desmantelada la semana pasada era solamente una de las trasportadoras del cartel, ya que "ellos pueden tener entre 12 y 20 grupos trabajando al mismo tiempo". Tanto Kellner como O'Brien afirmaron que la operación que culminó la semana pasada, conocida como "Operación Rayo" podría forzar al cartel a cambiar sus procedimientos, pues, según ellos, "los traficantes no son estáticos y reaccionan a todo lo que las autoridades hacen".




VIDEOS MÁS VISTOS

  •  Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    close
  • Tejedora de la memoria

    Tejedora de la memoria

    close
  • Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    close
  • El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    close
  •  Las lecciones de mis 50 años

    Las lecciones de mis 50 años

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1910

PORTADA

Duque: ¿Llegó el momento de dar un timonazo?

¿Es hora de que el presidente Duque introduzca ajustes en su gobierno? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1910

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.