Home

Mundo

Artículo

mundo

Papa Francisco lamenta que los venezolanos sean víctimas de “la arrogancia de los poderosos”

El sumo pontífice manifestó su preocupación a través de una carta enviada al cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida.

El papa Francisco manifestó su preocupación por la situación económica y sanitaria de Venezuela, en una carta en la que lamenta que el pueblo venezolano sea víctima de “la arrogancia de los poderosos”.

En la misiva, enviada al cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida y administrador apostólico de Caracas, con ocasión de su onomástica, el papa argentino reconoció que los venezolanos son víctimas de una grave crisis humanitaria y socioeconómica, agudizada por la pandemia del coronavirus.

“Que Dios te siga dando fortaleza y parresia para que con corazón de padre sepas acompañar y reconfortar a Su Santo pueblo fiel, puesto a prueba por el sufrimiento causado por el azote de la pandemia, la arrogancia de los poderosos y la creciente pobreza que lo estrangula”, escribió el pontífice.

En la breve carta, divulgada por el portal oficial del Vaticano, Vatican News, el papa felicitó al secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, su mano derecha y experto en Venezuela, quien ejerció como nuncio o embajador de la Santa Sede en ese país sudamericano.

La Iglesia venezolana se encuentra esta semana reunida en forma virtual para celebrar su asamblea anual, durante la cual analiza la situación del país y fija su línea de conducta.

Las relaciones del gobierno presidido por Nicolás Maduro con la jerarquía de la Iglesia católica venezolana han sido difíciles, y se ha abierto una grieta desde que la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) calificó al régimen como un “gobierno ilegítimo y fallido”.

Por su parte, el Gobierno acusa a la Iglesia de ser “un brazo” de la oposición.

A propósito de Venezuela, el nuevo Parlamento de ese país, dominado por el chavismo, anunció este jueves una investigación contra la vieja mayoría opositora en el Legislativo, que será liderada por un diputado opositor que había roto con Juan Guaidó luego de ser acusado de corrupción.

Con 256 de 277 escaños controlados por el partido de gobierno después de las elecciones del pasado 6 de diciembre, calificadas de fraude por los principales partidos opositores y desconocidas por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países de América Latina, la unicameral Asamblea Nacional creó una “comisión especial” para investigar “las acciones perpetradas contra la República” por la anterior legislatura (2016-2021).

Se refirió con ello, en su primera sesión de trabajo, tras su instalación el martes, a las sanciones financieras de Washington contra Venezuela y su petrolera PDVSA, así como a denuncias de manejos irregulares de fondos estatales bloqueados en el extranjero a raíz de esas medidas.

Encabezado desde 2019 por Guaidó, quien reclamó desde la jefatura legislativa la presidencia encargada de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de países, el saliente Congreso opositor impulsó “agresiones” contra la nación sudamericana, dijo el nuevo presidente de la Cámara, Jorge Rodríguez.

Ya Rodríguez –quien ocupó altos cargos durante el gobierno del presidente socialista Nicolás Maduro y su fallecido antecesor, Hugo Chávez– advirtió en su primer discurso como jefe del Parlamento, el martes, que no habría “olvido”.

La primera vicepresidenta de la Cámara, Iris Varela, pidió que la comisión presente resultados en “un lapso perentorio” que no sea mayor de un mes para que “actúe la justicia con toda su fuerza”.

“Mandando a encarcelar y perseguir, insisten en el horror. Son una lamentable dictadura”, reaccionó Guaidó en Twitter.

Guaidó, que defiende la “continuidad” del Parlamento elegido en 2015 alegando que los comicios de diciembre fueron “una farsa”, ha sido blanco de numerosas amenazas de prisión por parte de Maduro y funcionarios como la propia Varela, sin concretarse.

Más de una treintena de diputados de la anterior mayoría opositora fueron encarcelados, huyeron del país o se refugiaron en sedes diplomáticas. Algunos de ellos fueron indultados por Maduro en septiembre pasado.

La comisión será presidida por José Brito, un legislador opositor que rompió con Guaidó a finales de 2019.

El divorcio se produjo después de que Brito fuese incluido en una investigación periodística de la web Armando.Info sobre un grupo de diputados opositores acusados de corrupción vinculada con un programa de Maduro para distribuir alimentos subsidiados.

*Con información de la AFP.