violencia

Policía divulga video del momento en el que el menor Adam Toledo recibe un disparo de un oficial

Las imágenes fueron reveladas por el Departamento de Policía de Chicago, aunque la familia había pedido que no lo hicieran.


La Policía de Chicago, Estados Unidos, reveló el video de la cámara corporal que portaba el oficial Eric Stillman en el momento en que hirió de muerte al niño de 13 años Adam Toledo, el pasado 19 de marzo.

A pesar de la negativa de la familia, las autoridades revelaron las imágenes por petición de la Alcaldía, que busca que haya transparencia en el desarrollo de la investigación que se sigue para esclarecer los hechos en los que falleció el joven de origen latino.

Las imágenes son descritas por varios medios y usuarios de internet como perturbadoras, ya que se puede apreciar cómo el oficial Stillman persigue por un callejón al joven que, en un momento, se da la vuelta y levanta los brazos, pero, en cuestión de segundos, el policía le dispara en el pecho.

De acuerdo con los relatos de los oficiales, Adam Toledo y su amigo Ruben Roman supuestamente llevaban un arma esa noche con la que habían realizado varios disparos al aire poniendo en riesgo la vida de otras personas, entre ellos un menor.

Al ser alertados por los residentes del barrio, los policías procedieron a atrapar a Toledo y su amigo. Según el relato de los oficiales, el compañero de Stillman atrapó a Roman mientras este iba por Adam Toledo al callejón donde le disparó.

La defensa del oficial aseguró que el joven de 13 años estaba en posesión del arma en el momento en que era perseguido y, al recibir el disparo, el arma cayó unos metros más allá de donde recibió el disparo.

Sin embargo, esa versión podría ser desmentida por la defensa del menor gracias a las imágenes de la cámara que llevaba el policía. En ellas se puede ver que el menor se da la vuelta al ser alcanzado por el oficial y levanta los brazos sin ningún arma visible.

En el momento en que dispara contra Toledo, Stillman intenta reanimar al joven haciendo maniobras torácicas, pero el niño murió casi de inmediato.

También se puede observar cómo el oficial intenta requisar al menor herido en el suelo, como si buscara el arma que este supuestamente portaba, pero no hay indicios de ella.

Unos minutos después llegan otros oficiales y una ambulancia que se lleva al joven sin signos vitales.

De acuerdo con los resultados de la autopsia, su mano derecha tenía residuos de pólvora procedentes de una bala que, según dicen los policías, coincide con el arma que habría sido recuperada cerca del cuerpo, aunque no es una información verificada ni se puede corroborar en el video.

También dijeron que el compañero de Toledo, Roman, también tendría restos de pólvora en sus guantes.

Preocupación por protestas

Desde antes de que se conociera el video de la muerte de Adam Toledo, ya se estaban convocando marchas por la ciudad para rechazar el hecho; sin embargo, luego de la publicación, hay preocupación por lo que pueda generar el rechazo a las fuertes imágenes.

La familia del joven aseguró desde un principio que no estaban de acuerdo con que se dieran a conocer las imágenes, pero las autoridades procedieron a dar conocimiento a la opinión pública.

De hecho, la familia dio una declaración en los medios de comunicación pidiendo tranquilidad a la comunidad.

“Apreciamos el apoyo de la comunidad y estamos agradecidos de que los eventos hasta ahora hayan sido pacíficos. Hemos escuchado informes en los medios de comunicación de que se planean más protestas hoy, y aunque no tenemos conocimiento directo de tales eventos, oramos para que por el bien de nuestra ciudad la gente permanezca en paz para honrar la memoria de Adam y trabaje de manera constructiva para promover la reforma (a la Policía)”.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfood, aseguró en rueda de prensa que el video es algo “increíblemente difícil de ver, particularmente el final”, y añadió que: “Le fallamos a Adam”.

Por el momento, el oficial Stillman no ha sido acusado formalmente de haber cometido una irregularidad y fue separado de sus labores durante un mes mientras se sigue el desarrollo de la investigación.

El caso de Adam Toledo se suma al de Daunte Wright, un joven afroamericano asesinado en Mineápolis por una oficial de Policía que, supuestamente, confundió su arma de dotación con su táser.