estudio de caso

Por sobredosis de vitamina D, un hombre tuvo que ser enviado al hospital

Lo insólito de esta historia es que el sujeto fue al centro de salud luego de dos meses, ¿cuáles fueron las consecuencias para su organismo?


Un reciente artículo, publicado el martes 5 de julio, dio a conocer un estudio de caso en el que un hombre británico resultó en un hospital, debido a una sobredosis por vitamina D, nutriente esencial para el organismo que puede ser adquirido a través de diferentes suplementos vitamínicos.

Según lo consignado por la revista BMJ Case Reports, luego de que el hombre tuvo una consulta con un nutricionista, empezó a ingerir más de dos docenas de suplementos vitamínicos, de venta libre, entre ellos un alto porcentaje de unidades de vitamina D, las cuales consumió tres veces por día.

La cifras que arroja el estudio de caso son 50.000 unidades internacionales (UI), lo que significa que el hombre pasó el límite de las recomendaciones estándar. En consecuencia, al pasar un mes, su organismo empezó a tener síntomas como náuseas, dolor abdominal, diarrea y episodios repetidos de vómitos, además de calambres en las piernas y zumbidos en los oídos.

La rutina del británico, que permanece en el anonimato, se da porque supo sobre este tipo de suplementos al escuchar una promoción en un programa radial. Después de esto, prosiguió a comunicarse con el nutricionista que escuchó en el medio de comunicación, explicó el Dr. Alamin Alkundi, coautor del informe y endocrinólogo del hospital William Harvey en East Kent, del Reino Unido.

De acuerdo con Alkundi, especialista que estuvo tratando al hombre por la sobredosis, “el registro por parte del regulador no es obligatorio para los nutricionistas en el Reino Unido y su título no está protegido, por lo que cualquiera puede ejercer como nutricionista”.

De este modo, en comparación con las vitaminas solubles en agua -que al disolverse se eliminan fácilmente del organismo-, vitaminas como la D, junto a la A, E y K, se adhieren al hígado y entran en función cuando el cuerpo lo necesita. En efecto, al consumirse en exceso algún tipo de estas vitaminas puede haber una sobredosis que conduce a una toxicidad, explica el aval médico.

En el caso del mencionado estudio, el hombre sobrepasó las recomendaciones, ya que estuvo tomando una dosis de 150.000 UI de Vitamina D, más de 300 veces de la cantidad que se aconseja ingerir.

Por su parte, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido recomienda 400 unidades internacionales de dicha vitamina al día para niños mayores de 1 año y adultos.

Antes de terminar, el estudio de caso da a conocer que desde el momento en el que el hombre empezó a sentir los efectos secundarios dejó de consumir los suplementos vitamínicos, pero su organismo no mejoraba.

Lo insólito de esta historia es que el británico fue al centro de salud luego de dos meses, por lo que el diagnóstico médico encontró que, en ese tiempo, había perdido más de 12 kilos y sus riñones tenían serios problemas. Al someterse a pruebas, los expertos en salud determinaron que todo fue consecuencia de una sobredosis por vitamina D, conocida en el área médica como hipervitaminosis D.

¿Cuánta vitamina D se debe consumir?

Teniendo en cuenta datos recopilados por el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, la vitamina D es importante para el organismo porque ayuda a absorber el calcio, un nutriente esencial para el sistema óseo, además de otras funciones.

Sin embargo, su consumo y permanencia en el cuerpo no debe pasar las unidades internacionales (UI) las cuales determinan la cantidad de vitamina D necesaria para cada persona, según su edad.

A continuación, los expertos indican las cantidades promedio diarias recomendadas en microgramos (mcg) y UI:

  • Bebés hasta los 12 meses10 mcg (400 UI)
  • Niños de 1 a 13 años15 mcg (600 UI)
  • Adolescentes de 14 a 18 años15 mcg (600 UI)
  • Adultos de 19 a 70 años15 mcg (600 UI)
  • Adultos mayores de 71 años20 mcg (800 UI)
  • Mujeres y adolescentes embarazadas o en período de lactancia15 mcg (600 UI)