Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/1986 12:00:00 AM

"REAGAN PASARA; CUBA DURARA"

Con 60 años recién cumplidos, Fidel Castro concede entrevista a Cambio 16

"REAGAN PASARA; CUBA DURARA" "REAGAN PASARA; CUBA DURARA"
Fidel Castro sigue siendo el mismo. Vestido de verde oliva, quizá más moderno, con menos aristas, hace unas semanas concedió a Patrick Barrat, para Cambio 16, una larga entrevista, en la que repasa todos los temas de actualidad, desde el ataque norteamericano a Libia hasta la situación de Nicaragua, su sucesión y la presencia de tropas cubanas en diferentes lugares del mundo. He aquí el texto resumido de dicha entrevista:
--¿De dónde viene esa idea de que al principio usted no era comunista?
--Cuando nací, no era comunista. Cuando tenía doce años, no era comunista; cuando era adolescente, no era comunista. Cuando estudié en una escuela de jesuitas, no era comunista. Cuando cursé mis estudios universitarios, cuando tuve contactos con la realidad, con la literatura marxista-leninista, durante una temporada relativamente corta pero que duró algunos años, encontré una concepción del mundo, una interpretación del mundo, y realmente me hice comunista siendo estudiante universitario. En el mundo moderno, no se puede ser revolucionario sin un concepto marxista-leninista de la sociedad y de la historia.
--En 1959, usted hizo, en los Estados Unidos, una declaración que ha sido juzgada totalmente anticomunista.
--Empezaron una guerra sucia contra Cuba, para poner fin a la revolución. Yo era socialista. No era marxista-leninista, pero creo que un buen marxista-leninista no hubiese proclamado una revolución socialista, en las condiciones en las que se encontraba Cuba en 1959. Y pienso que he sido un buen marxista-leninista al no haber hecho esto.
--Cuando se lee el programa del Partido Comunista Cubano, parece que usted cree todavía en la idea de una sociedad comunista ideal.
--Creo que si no se cree en cosas ideales, no se puede ser revolucionario. Si se tiene un espíritu conformista, si uno no se fija los objetivos más difíciles, los aparentemente más irrealizables, si no se cree en esta posibilidad uno deja de ser revolucionario. Creo en el hombre, creo en la revolución, creo en los principios revolucionarios, creo que no renunciare jamás a unos modelos ideales de sociedad.
--¿Cuáles son sus relaciones con la URSS?
--Diría que son unas excelentes relaciones de amistad, confianza y de respeto mutuo.
--¿No le decepcionó la pasividad soviética después del "raid" americano en Libia?
--¿Qué esperaba de los soviéticos? ¿Qué exige de ellos? ¿Que intervengan con sus fuerzas, que utilicen armas nucleares, que provoquen una guerra? ¿Qué es lo que se espera de los soviéticos? Frente a las responsabilidades y a los crímenes cometidos por los Estados Unidos, cometidos por la administración Reagan, se espera de los soviéticos que pierdan la calma, la equidad, la serenidad. Más valdría dar gracias a la serenidad de la Unión Soviética, a su calma a su ecuanimidad, porque, si no, el mundo se hubiera visto arrastrado a una guerra, y tanto usted como yo no estaríamos probablemente hablando aquí.
--Usted agotó, creo, seis presidentes de los Estados Unidos. ¿Agotará también a Reagan?
--El tiempo lo dirá. Reagan pasará como los demás, y la revolución durará. Nadie puede decir, ni yo mismo cuántos años me quedan de vida. Me siento bien, con buena salud, me siento con gran optimismo, pero no sé cuánto tiempo viviré. Pero estoy seguro de que la revolución durará mucho tiempo, y de que habrá numerosos presidentes norteamericanos sucediéndose antes de que desaparezca la revolución. Pienso que no desaparecerá nunca.
--¿Cuba está capacitada para defenderse sola -es decir, sin la ayuda de la Unión Soviética- en caso de un ataque norteamericano? --Yo estoy plenamente convencido de que nuestro pueblo puede defenderse con sus propias fuerzas contra una invasión de los Estados Unidos. Bueno, la otra alternativa sería una guerra nuclear. Desde que existe la administración Reagan, hemos aumentado considerablemente nuestra capacidad de resistencia.
--El riesgo de guerra, ¿es real?
--Bueno, ese riesgo ha sido muy grande. Desde el momento en que hemos tenido una administración aventurera, agresiva, en los Estados Unidos. Podríamos exigir un precio, muy elevado, en caso de una tentativa de destrucción de la revolución, en el caso de que se intentase tomar el poder de nuestro país. Esto es un factor fundamental que desanima hoy una agresión por parte de Estados Unidos ha cia Cuba.
--¿ Usted cree que la idea de "guerra del pueblo" es aceptada por los cubanos?
--Creo que es una filosofía profundamente arraigada en la mentalidad de nuestro pueblo.
--¿Cuál sería la reacción de Cuba en el caso de una intervención norteamericana en Nicaragua?
--Nosotros tenemos un ejército defensivo, no disponemos de medios aéreos, de medios navales, para poder neutralizar una intervención de los Estados Unidos en Nicaragua. Pero nuestra solidaridad con Nicaragua se desarrolla teniendo en cuenta estas realidades, y haciendo todo lo posible por defenderla, haciendo todo lo posible para contribuir a su fortalecimiento, de manera que sea capaz, como Cuba, de desarrollar fuerzas suficientes para ofrecer una resistencia invencible frente a una intervención de los Estados Unidos.
--¿Es verdaderamente Gorbachev muy diferente a sus predecesores? --Nos hemos entrevistado. Me ha hecho una gran impresión. Es un hombre muy sereno, muy inteligente, muy capaz y creo que es el tipo de persona que necesita actualmente la Unión Soviética.
--¿Por qué no suelta a todos los prisioneros políticos? ¿Acaso el peligro que representan para la sociedad cubana es más importante que el mal que hacen a la imagen de Cuba en el extranjero?
--Somos un país enfrentado a la agresión de los Estados Unidos y a la amenaza de destrucción, sostenemos una lucha sin tregua, es una cuestión de vida o muerte. No podemos estar desarmados. No podemos permitir la impunidad de los que luchan contra la revolución. La imagen es importante, pero no es fundamental. No estamos aquí por una cuestión de imagen, sino porque somos capaces de enfrentarnos al imperialismo, porque somos capaces de vencerle. Y el derecho de la revolución a defenderse representa un valor y un principio que se sitúa muy por encima de todo lo que pueda ser imagen.
--Hoy existen setecientos cincuenta mil cubanos que han rechazado la revolución y elegido el exilio...
--¿Setecientos cincuenta mil? Podría ser también un millón. Eso no representa al 10 por ciento de la población. Es maravilloso que el 90 por ciento se haya puesto al lado de la revolución, cuando habrían sido recibidos con los brazos abiertos por los Estados Unidos.
--¿Qué tiene usted que decir a los que se han exiliado ya y a los que, aun cuando están en Cuba, tienen deseos de partir?
--A los que se han exiliado, deseo que se aprovechen de su sociedad de consumo y de su nacionalidad norteamericana tras haber abandonado su patria. Y a los que querrían partir, si no salen, no es por nuestra culpa: es la culpa de los Estados Unidos, que no quieren aceptarlos. Nosotros no prohibimos partir a nadie. Las puertas están abiertas.
--Se ha entendido, después de la entrevista suya en Playboy, que su hermano Raúl era el sucesor oficial. ¿Es ese el caso?
--Eso no es nuevo. Eso data de los primeros años de la revolución, en 1959 ó 1960. Cuando los norteamericanos comenzaron a preparar atentados contra mí, creían que, si me mataban, la revolución acabaría. He declarado alto y fuerte que la revolución no terminará, y que era necesario nombrar a un segundo, que sería el encargado de asumir la responsabilidad del poder si yo muriese. Y he propuesto a Raúl, delante de las masas populares, pues tiene la capacidad para mantener este papel.
--¿Ha llegado a pensar en lo que se llama el pos-Fidel?
--No pienso mucho en ello, no me causa problemas. Tengo confianza en los pueblos, en los principios, en la conciencia de los hombres. Estoy convencido que he trabajado para una obra que durará, y que Fidel solo no es la revolución. Fidel solo no ha hecho la revolución; Fidel ha desempeñado un papel en esta revolución, más importante al principio que ahora, porque al principio no teníamos un pueblo tan culto, con tal conciencia revolucionaria. La revolución es obra de millones de personas, y esos millones de personas, de una manera u otra, van a seguir viviendo. He dicho que los hombres mueren, el partido es inmortal. También puedo decir: los hombres mueren, el pueblo es inmortal.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.