Tendencias

Home

Mundo

Artículo

David Fuller fue condenado a cadena perpetua
David Fuller fue condenado a cadena perpetua - Foto: AFP / Kent Police

reino unido

Reino Unido: el asesino necrófilo David Fuller es acusado de otros 16 delitos sexuales cometidos en una morgue

Fuller recibió dos cadenas perpetuas el 15 de diciembre de 2021 después de admitir que agredió sexualmente a por lo menos 102 mujeres y niñas mientras trabajaba como electricista.

David Fuller nació a mediados de la década de 1950 y se formó como electricista y hombre de mantenimiento mientras trabajaba en la naval de Portsmouth.

En la escuela tuvo problemas con la policía por robar bicicletas y dañar la propiedad en incendios. En la década de 1970 cometió una serie de lo que la policía llama “robos lentos”. Para 2020, Fuller vivía con su tercera esposa y su hijo adolescente en Heathfield, West Sussex. El caso que dio con el paradero del asesino necrófilo fue la muerte de dos mujeres: Wendy Knell y Caroline Pierce en 1987. Sin embargo, los ataques de Fuller se siguieron llevando a cabo entre 2007 y 2020.

Según la policía de Kent en Reino Unido, Fuller, de 68 años, recibió dos cadenas perpetuas el 15 de diciembre de 2021, luego de declararse culpable en el Tribunal de la Corona de Maidstone por los asesinatos de Wendy Knell y Caroline Pierce. También, recibió sentencias simultáneas por un total de 12 años, con respecto a otros cargos no relacionados de los que se declaró culpable. Estos incluyeron delitos sexuales contra 78 mujeres fallecidas en las morgues del Tunbridge Wells Hospital y en el antiguo Kent and Sussex Hospital, entre 2008 y 2020.

Además, una investigación realizada por la Dirección de Delitos Graves de Kent y Essex ha conducido a pruebas que se relacionan con un total de 101 víctimas en estos entornos mortuorios.

El caso de Wendy Knell y Caroline Pierce

Caroline Pierce tenía 20 años y Wendy Knell 25 cuando ocurrieron los monstruosos hechos de sus asesinatos. Knell trabajaba en la tienda de fotografía Supa Snaps. La noche de su muerte su novio la había dejado en casa y al día siguiente fue encontrada en su dormitorio desnuda y cubierta de sangre. Mientras que Pierce trabajaba en Buster Brown un restaurante popular en la zona. Fue encontrada cerca a un caño cuando un conductor la vio al pasar.

Debido a que en los 80′s no se contaba con los suficientes avances en materia de análisis de ADN, este caso no se pudo resolver sino hasta ocho años después. Para dar con el paradero de Fuller los investigadores tomaron muestras de ADN de la escena del crimen y la compararon con la base de datos de personas que tenían registradas. Pero, no tuvieron éxito.

En 2019, los expertos forenses descubrieron una técnica llamada ‘ADN Familia’. La cual es usada para rastrear familiares de los delincuentes. Esto “fue absolutamente crucial”, según el ex detective de la Policía Metropolitana, Noel McHugh, quien asesoró a los investigadores de Kent.

Pues, debido a esto dieron con un hermano de Fuller. Al investigar sobre la familia Fuller la policía se dio cuenta que David Fuller había vivido en esa zona durante la época de los crímenes. El 3 de diciembre de 2020, la policía llegó a su finca y llamó a la puerta. Cuando le preguntaron por el restaurante donde trabajaba una de sus víctimas, Fuller dijo que no lo conocía.

Así la policía tuvo más herramientas para darse cuenta de que Fuller mentía. Al allanar la casa encontraron libretas, 30 teléfonos móviles, tarjetas SIM, 2.200 discos de almacenamiento obsoletos que contenían material probatorio de sus horrendos delitos. Además, dieron con la sorpresa que dentro de un armario guardaba un cajón escondido y atornillado que contenía cuatro discos duros. En los que habían vídeos pornográficos de crímenes cometidos en la morgue de dos hospitales de Kent: Kent y Sussex, ahora cerrados, y Tunbridge Wells.