malí

Sin salida

En Malí reina el caos después del golpe de Estado perpetrado el pasado 22 de marzo por las Fuerzas Armadas.


En Malí reina el caos después del golpe de Estado perpetrado el pasado 22 de marzo por las Fuerzas Armadas. El líder, el capitán Amadou Sanogo, lo hizo para protestar por la inacción del presidente Amadou Touré contra la ofensiva de los tuareg en el norte del país, que buscan la independencia de la región de Azawad. Pero bajo su mando las cosas tampoco mejoraron y los rebeldes ya se tomaron casi todo el norte de la nación. Para empeorar las cosas, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental sancionó a Malí al congelar sus cuentas en el Banco Central Regional y al cerrar sus fronteras, lo que implica escasez de combustible y de energía eléctrica. Como siempre, los ciudadanos de a pie son los que más sufren, pues abril es el mes más caliente del año y, sin salidas al mar, los malienses se verán en serios aprietos para abastecerse.