Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/31/1995 12:00:00 AM

SOÑAR NO CUESTA NADA

El retiro de las tropas israelíes de Gaza y Cisjordania es un paso definitivo hacia la consecución de una paz utópica entre Palestina y el Estado Judío.

SOÑAR NO CUESTA NADA, Sección Mundo, edición 687, Jul 31 1995 SOÑAR NO CUESTA NADA
MUCHISIMA RAZON TEnía Abraham cuando pensó que echar de su casa a su hijo ilegítimo junto con su madre era un asunto grave. Le tocó; detrás de la petición estaban su esposa y Dios. Ahora parece que los descendientes del patriarca marchan hacia el entendimiento y que sus restos, enterrados en el Hebrón según la tradición, encontrarán por fin repóso.
El acuerdo para el retiro de las tropas de Cisjordania, el más extenso y poblado de los territorios palestinos tomados por Israel en 1967, avanza en medio de una compleja y delicada situación en la que el éxito depende de la victoria diplomática y del interés común israelí-palestino sobre los extremismos.
Mientras en El Cairo los representantes de Israel y la Autoridad Nacional Palestina -ANP- luchaban por llegar a un acuerdo cuyo límite se cumplió el primero de julio, en la zona ocupada se llevaba a cabo una jornada de solidaridad, la huelga de hambre que adelantaban los presos políticos palestinos en demanda de su libertad.
La liberación de los casi 5.000 presos puede desbloquear el proceso. Además están sobre la mesa asuntos vitales para los palestinos como el manejo de los hidrocarburos y de los correos, el plan agrícola, la electricidad y la seguridad interna. Del éxito del convenio depende igualmente la negociación de paz con Siria y el liderazgo político del bloque pacifista en la región, conformado por el presidente de Egipto, Hoisni Mubarak; el rey Hussein de Jordania, Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina -OLP- y el primer ministro israelí Yitzhak Rabin.
El proceso enfrenta fuertes enemigos internos: el integrismo musulmán representado por la Yihad y el Hamas y el extremismo ultranacionalista de los colonos israelitas en las zonas ocupadas, respaldado en el Parlamento por el partido derechista Likud. Los primeros colocaron el arreglo en graves aprietos con la acción terrorista ejecutada por Netanya, en la que perecieron 22 soldados judíos. Los segundos afrontaron el repudio internacional cuando uno de sus miembros masacró en una mezquita de Hebrón -en Cisjordania- un número similar de palestinos hace cerca de un año.
Y no se trata simplemente de establecer linderos entre dos países diferentes con dos colectividades interdependientes. A pesar de la violencia latente y el poder del terrorismo se necesitan. Los palestinos que en gran número trabajan para Israel no sobrevivirían de otra manera: construyen aran la tierra transportan a los judíos. Los israelitas requieren consolidar la paz de la región para reorientar su capacidad productiva establecer un polo de desarrollo en un marco internacional caracterizado justamente por la organización de bloques y ello depende justamente de eliminar los focos de tensión.
Los últimos ataques terroristas han permitido el avance en Israel de propuestas como la de rodear con una malla las secciones de Gaza y Cisjordania trescientos cuarenta kilómetros bajo estricto control policial. De hacerse la malla establecería por una parte una frontera real que no es otra cosa que el reconocimiento de un Estado vecino; pero por la otra limitaría enormemente las posibilidades de integración.
El futuro de los acuerdos alcanzados depende entonces del delicado equilibrio entre fuerzas paranoicas y razones de Estado. Fuerzas que en algunos casos escapan incluso a los intereses nacionales. Hamas recibe ayuda directa e indirecta del régimen extremista de los ayatolas iraníes cabezas visibles del renacimiento musulmán y tiene su más fuerte asentamiento justamente en la región de Cisjordania. Pero en ese mismo espacio bíblico se encuentra la colonia judía de Kiryat Arba fundada por unos duros del nacionalismo radical los rabinos Eliézer Waldeman y Moshe Luvinger.
A todo esto se une una constante: la miseria y la tragedia del pueblo palestino han servido al fanatismo islámico y panárabe que ha manipulado su sufrimiento alimentando de razones a múltiples grupos extremistas pero que ha hecho poco por resolver realmente la situación. Aún así el sueño palestino de un territorio y un Estado propios se encuentra cerca. Al parecer el descanso final de Abraham depende ahora simplemente de la lógica.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com