mundo

Tercer sospechoso por asesinatos en Amazonia brasileña se entregó a las autoridades

El periodista Dom Phillips y el indigenista Bruno Pereira estaban en la Amazonia investigando para un libro sobre la conservación del medioambiente.


Un tercer sospechoso de participar en el asesinato del periodista británico Dom Phillips y el experto indigenista Bruno Pereira en la Amazonia brasileña se entregó este sábado 18 de junio en horas de la mañana, anunció la Policía Federal (PF).

Jeferson da Silva Lima, conocido como ‘Pelado da Dinha’, “que se encontraba fugitivo, se entregó en la comisaría de Atalaia do Norte”, al oeste del estado de Amazonas, y “será interrogado”, informó en un comunicado la Policía, que divulgó una foto del detenido, un hombre de baja estatura, con gorra y camiseta roja.

En declaraciones al sitio de noticias G1, el comisario Alex Perez Timóteo afirmó que, según todas las pruebas y testimonios recogidos, Pelado da Dinha “estaba en la escena del crimen y participó activamente en el doble homicidio ocurrido”.

Esta tercera detención se da horas después de que la PF anunció que se identificaron los restos de Phillips, de 57 años, entre el “material” hallado en el lugar donde el primer detenido, el pescador Amarildo da Costa de Oliveira, conocido como Pelado, confesó haberlo enterrado junto al cuerpo de Pereira, de 41 años.

Las conclusiones sobre si los otros restos humanos hallados corresponden a Pereira todavía no fueron reveladas. Según la prensa local, la PF busca a un cuarto sospechoso, una información no confirmada oficialmente.

Phillips y Pereira estaban en la Amazonia investigando para un libro sobre la conservación del medioambiente.

Dom Phillips de 57 años se encuentra desparecido en Brasil. Foto: Joao LAET / AFP
Dom Phillips, el periodista británico que fue asesinado. - Foto: AFP

Fueron vistos por última vez el 5 de junio, cuando se dirigían en barco a Atalaia do Norte. De ahí empezaron a retirarse este viernes buena parte de los militares, muchos de ellos fuertemente armados, desplegados para las labores de búsqueda, constataron periodistas de la AFP.

La ciudad está en el Valle de Javarí, que alberga una inmensa reserva indígena cerca de la frontera con Perú y conocida por su peligrosidad. Allí operan narcotraficantes, pescadores y mineros ilegales.

La Policía dijo el viernes 18 que sus investigaciones apuntan a que las bandas criminales que operan en la región no tienen relación con el doble asesinato, pero la Unión de Pueblos Indígenas del Valle de Javarí (Univaja), cuyos miembros participaron activamente en las búsquedas, afirmaron que “un grupo organizado planificó en detalle el crimen”.

Temor entre indígenas

En abril, la organización les envió un informe a las autoridades en el que explicaba que Pelado estaba involucrado en actividades de pesca ilegal y ya había sido “acusado de ser el autor de ataques con armas de fuego en 2018 y 2019 contra una base de la Funai”, la agencia gubernamental brasileña para asuntos indígenas.

Varios expertos creen que mucha de la pesca ilegal de especies amenazadas en el Valle del Javarí está bajo control de narcotraficantes, que utilizan la venta de pescado para blanquear el dinero de la droga.

Univaja se refiere a “una poderosa organización criminal que intentó a toda costa cubrir sus huellas durante la investigación” del doble asesinato, recordando que Bruno Pereira, trabajador de la Funai, ya había sido amenazado de muerte.

Tras la salida de las autoridades, una vez culminado el rescate de los cuerpos, la población teme por su seguridad luego de haber participado en las operaciones de búsqueda y denunciado actividades ilícitas, le dijo a AFP el coordinador general de Univaja, Paulo Marubo.

“La Policía Federal quiere retirar el equipo y dejar a las otras personas, las que sirvieron de testigos, con sus vidas en riesgo. Nosotros vamos a seguir viviendo aquí y el Estado no les va a proporcionar la menor seguridad”, afirmó Marubo, quien dice haber recibido amenazas.

El caso de Phillips y Pereira suscitó una ola de solidaridad internacional y encendió nuevamente críticas contra el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, acusado de alentar las invasiones de tierras indígenas y de sacrificar la preservación de la Amazonia para su explotación económica.

Estados Unidos pidió este viernes “justicia” por los asesinatos y protección a los defensores del medioambiente.

*Con información de la AFP.