Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/1987 12:00:00 AM

TODOS A UNA

Repudio general de los españoles contra el terrorismo etarra, después de la masacre de Barcelona

TODOS A UNA, Sección Mundo, edición 269, Jul 27 1987 TODOS A UNA
Un silencio apabullante reinó en la manifestación de protesta organizada el 22 de junio en Barcelona contra la masacre del barrio obrero de Saint Andreu. Más de 750 mil personas entre las cuales se contaban familiares de las víctimas, funcionarios oficiales, obreros y yuppies, jóvenes punk y ancianos, desfilaron por las calles de la ciudad. Pancartas con consignas y frases de repudio como "ETA Batasuna, asesinos", "ETA, tu lucha no es la nuestra, dejadnos en paz", "Votantes HB asesinos" reflejaban el rechazo visceral que la población de la ciudad experimentó frente al atentado terrorista que el viernes 17 dejó sin vida a 17 personas y heridas más de 40. La condena al terrorismo etarra fue unánime.
FATAL EQUIVOCACION
Todo parece indicar que el atentado era esperado. Pocos días antes se hablaba de la existencia de un comando de la ETA vasca en Cataluña, y durante el mismo día del atentado, los barceloneses observaron extraños movimientos de las fuerzas de Policía. Daba la sensación de que se olían algo.
No era falsa alarma. El clima de violencia que se ha ido apoderando de Cataluña en el último año -5 atentados entre septiembre y diciembre de 86 y 4 en los primeros seis meses de 87-, tuvo sus primeros síntomas ese viernes en las seis llamadas que, a lo largo del día, anunciaron otras tantas bombas. La sexta hizo explosión.
Eran las 3 y 25 de la tarde, una voz anónima dejó un mensaje en el diario Avui: "Soy de ETA, en cinco minutos explotará una bomba en Hipercor de la avenida Meridiana". Hacía sólo 10 minutos la Guardia Urbana había recibido otro aviso de bomba. Agentes de la Policía Nacional inspeccionaron el centro comercial, pero al no encontrar el explosivo y haber transcurrido el plazo anunciado por los terroristas, dieron la alarma por falsa. No se evacuó el almacén. Fatal equivocación. A las 4 y 12 minutos una explosión transformó a Barcelona en otra Beirut. La Policía había pasado por alto un Ford Sierra estacionado en el primer piso del parqueadero. El carro-bomba hizo explosión. Más de 50 víctimas, entre ellas 17 muertos: la mayoría mujeres jóvenes, una embarazada, algunos niños que acababan de salir de la escuela.
DOS BANDOS
La responsabilidad de la ETA al colocar el carro-bomba en el parqueadero resulta indiscutible. Las muertes fueron el producto de acciones dolosas. Es la primera y gran responsabilidad criminal. Sin embargo, el conocimiento de los hechos señala también a otros responsables. A pesar de la alarma, no se desalojó el centro comercial. Es una responsabilidad penal con atenuantes que tendrá que correr por cuenta de los administradores y, tal vez, de la Policía que no fue lo suficientemente enfática para obligar a la evacuación como medida de prevención. La tercera responsabilidad, con agravantes, recae sobre Herri Batasuna con uno de sus portavoces teniendo la cachaza de hablar de la "honestidad de la ETA". En este caso la responsabilidad es doble: penal y política. Los jueces dirán la última palabra, porque los ciudadanos ya han dicho la suya: culpables.
La masacre de Sain Andreu no ha sido el primer atentado que Cataluña sufre a manos de los terroristas de la ETA, pero sí fue un atentado distinto y, según los analistas, marca un giro en la estrategia terrorista del grupo independentista vasco que parece haber dejado el terrorismo selectivo, para embarcarse en el aún más espeluznante que suma a toda la colectividad al terror. Cualquiera o muchos, simples y llanos ciudadanos, pueden ser las víctimas. Es la escuela árabe, cuyos procedimientos parecían en Europa ser patrimonio exclusivo de las bandas neofascistas.
Tras el alarde de cinismo de que hizo gala Herri Batasuna (el partido legal que representa a ETA militar) en su tibia condena del atentado, calificando de "madurez" y "honestidad" política el comunicado de ETA con el que la organización armada vasca asumió la responsabilidad del acto terrorista y reconoció haber cometido un error, pidiendo excusas públicamente, el presidente de la Generalitat, (gobierno autónomo de Cataluña) Jordi Pujol, puso el dedo en la llaga: "Aquí sólo hay dos bandos: el de los que ponen las bombas y el de quienes padecemos los resultados" La pregunta que muchos se han hecho después de la masacre es por qué la ETA ha puesto en la mira a Cataluña. Parece que no es sólo el hecho de que Barcelona será sede de los Juegos Olímpicos de 1992 y que, por consiguiente, constituye un escenario perfecto para llamar la atención mundial, que es uno de los objetivos de los terroristas. Son también otras las razones.
Según declaraciones de ex miembros de la ETA, los pasados resultados electorales que registraron 40 mil votos en Cataluña a favor de Herri Batasuna "han hecho sentirse fuerte a la ETA" Pero también se cree que "ETA tiene, debido al desmantelamiento del comando Madrid, a las últimas detenciones en el país vasco, y a la presión de las autoridades francesas, crecientes dificultades operativas en su principal zona de influencia".
Habría entonces desplazado sus acciones a Cataluña, donde contaría con el apoyo de grupos independentistas minoritarios catalanes, lo que explicaría el resultado de las últimas elecciones. El gobernador de Barcelona dijo después del atentado del viernes que ETA "dispone de una infraestructura en Cataluña arropada por grupos independentistas catalanes".
Siete carros-bomba desde septiembre de 1986, cerca de 20 muertos y más de 70 heridos son el resultado de una guerra sucia que tiene a Barcelona al borde de lo que algunos han llamado la "bunkerización".
MANO DURA
El presidente del gobierno, Felipe González, interrumpió su gira por el Brasil cuando supo la noticia del atentado. En su viaje de regreso a España comentó: "Los terroristas piensan que con acciones como ésta forzarán al gobierno a cambiar de actitud. No lo van a conseguir. Vamos a mantener la firmeza en la lucha contra el terrorismo. Soy capaz de aguantar el dolor y la rabia para decir que no cederemos ni un milímetro". Posteriormente, se reunió el domingo con el ministro del Interior para estudiar medidas para frenar la ofensiva de la organización terrorista.
En primer lugar, el gobierno decidió separar a los presos de ETA que se encuentran en la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) y enviarlos a diferentes cárceles del país. La medida tiene como finalidad romper la estructura de la organización terrorista dentro de las cárceles, ya que se sabe que quienes están presos ejercen gran influencia sobre la dirección de la ETA en el sur de Francia, que es la que establece las directrices a seguir por los comandos. Actualmente hay en las prisiones españolas 409 miembros de la ETA.
En segundo lugar, el Ministerio del Interior envió a Barcelona dos nuevas compañías de la Reserva General de la Policía, para reforzar los planes de protección de la ciudad. También mandaron perros adiestrados en la búsqueda de explosivos.
Pero las cosas no terminan con las medidas del gobierno. Javier Moscoso, el fiscal general del Estado, ha declarado que "si se lograse conectar la cabeza Herri Batasuna con la ejecución de delitos, pediría inmediatamente la deslegalización de dicha formación política. Hay dos o tres procesos en curso donde veo esa posibilidad bastante clara". A Herri Batasuna, el partido legal que representa a ETA militar, le quedará cada día más difícil disculpar los crímenes de ETA.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.