Home

Mundo

Artículo

Rescatistas adelantan nueva jornada de búsqueda para hallar a víctimas de creciente en el río Jukskei en Johannesburgo.
Rescatistas adelantan nueva jornada de búsqueda para hallar a víctimas de creciente en el río Jukskei en Johannesburgo. - Foto: Foto: AP (A.P.I.)

sudáfrica

Tragedia en Sudáfrica: más de una docena de personas murieron durante celebración de un bautizo

Autoridades y cuerpos de emergencia trabajan en la recuperación de los cuerpos.

Una nueva tragedia enluta a Sudáfrica, luego de que el pasado sábado, en el marco de una celebración religiosa en las orillas del río Jukskei, un grupo de personas resultara afectada por una creciente del afluente hídrico, la cual terminó arrastrando y causando la muerte a al menos una docena de ellos.

De acuerdo con las autoridades, la celebración que era celebrada en las inmediaciones del río Jukskei, consistía en un ritual de bautismo por inmersión, razón por la cual varios de los asistentes se encontraban dentro de las aguas, sin haber tomado las debidas precauciones para hacer frente a la fuerza de las aguas.

Según el más reciente reporte de las autoridades, retomado por medios internacionales, en medio de la emergencia, se ha logrado rescatar al menos 14 cadáveres de las víctimas, mientras que los cuerpos de gestión del riesgo continúan en desarrollo de las actividades de búsqueda de otro grupo que aún permanece desaparecido.

En el parte de las autoridades se explica que los primeros dos cuerpos rescatados fueron hallados el pasado sábado; fecha en la que ocurrió la tragedia, mientras que la restante docena fue recuperada el pasado domingo, en una jornada que se extendió entre las 8:00 a. m. y las 6:00 p. m.

En declaraciones entregadas por Robert Mulaudzi, jefe de los cuerpos de emergencia de ese país, se añade que las autoridades no descartan que en lo corrido del día se puedan hallar más cadáveres, en tanto aún hay zonas del cauce del río que no han podido ser exploradas, por lo que vaticina que la cifra de víctimas posiblemente seguirá incrementándose.

Si bien hasta el momento se habla de poco más de una docena de personas fallecidas por cuenta de la creciente de las aguas del río Jukskei, las autoridades han advertido que un número similar de personas sigue reportada como desaparecida, apuntando que cerca de 33 personas tomaban parte de la ceremonia, de las cuales, una importante proporción fue víctima de la fuerza de las aguas, siendo arrastradas.

Milagro en medio de la tragedia

Pese al elevado número de muertos que se ha encontrado en el lugar, ubicado en la zona nordeste de Sudáfrica, los cuerpos de rescate también han dado cuenta de un milagroso hallazgo, pues, entre los cuerpos recuperados, se encuentra también el de una persona con vida, que tuvo que ser trasladado hasta un centro asistencial de la zona, donde recibe el correspondiente tratamiento en aras de conservar su vida.

Sobre este sobreviviente también se ha precisado que sería el ‘pastor’ o sacerdote encargado de liderar la ceremonia con la que se le da la bienvenida a los niños o adultos, a la iglesia.

En consecuencia de la emergencia, las autoridades han elevado un importante llamado a la prudencia en el marco de la actual temporada de lluvias, debido a que producto de ellas, el cauce de algunos ríos en Sudáfrica, e incluso en otros puntos del orbe, han crecido significativamente.

En su llamado, las autoridades de Sudáfrica han abogado ante la comunidad de su país, que, cuando planeen esa clase de eventos o rituales, puedan tomar las debidas medidas preventivas para evitar sucesos tan lamentables como el que ahora enluta en ese país.

El anterior llamado, en tanto ha trascendido que el ritual de bautizo en medio del que se originó la tragedia, era adelantado en horas de la noche en el ya mencionado río en las proximidades de la ciudad de Johannesburgo, y que se realizó pese a que en el lugar se presentaba una tormenta que derivó en la creciente súbita.

En las declaraciones del portavoz de los cuerpos de emergencia, difundidas por medios internacionales, se evidencia el escepticismo de las autoridades frente a la posibilidad de, eventualmente, encontrar más personas vivas.

*Con información de AFP