vacunas

Tribunal Europeo de Derechos Humanos respaldó la obligatoriedad de las vacunas

Esta sentencia es histórica, pues el tribunal no había determinado una vacuna como obligatoria desde su creación en 1959.


El Tribunal Europeo de Derechos Humanos determinó este jueves que los gobiernos democráticos del Viejo Continente pueden hacer que las vacunas sean obligatorias, lo que la convierte en una sentencia histórica que va en contra de las denuncias presentadas por familias checas que fueron sancionadas por rechazar la inmunización obligatoria para sus hijos.

El TEDH por primera vez dictó una sentencia sobre la vacunación obligatoria contra las enfermedades infantiles. Y aunque los casos específicos del fallo no tienen que ver con la actual pandemia de covid-19 –las denuncias se presentaron entre 2013 y 2015 y hacían referencia a vacunas contra otras enfermedades– tras darse a conocer la decisión del órgano judicial, los expertos afirman que esto podría tener implicaciones para las políticas de vacunación contra el virus que produce la covid-19.

“Las medidas podrían considerarse ‘necesarias en una sociedad democrática’”, explicó el tribunal en su decisión final, lo que da a entender que la política de salud checa era coherente con el “interés superior” de los niños. “El objetivo tiene que ser que todo niño esté protegido contra enfermedades graves, mediante la vacunación o en virtud de la inmunidad colectiva”, dijo la entidad judicial.

Por tal razón, el TEDH no vio de ninguna manera una violación sobre el artículo 8 del derecho al respeto de la vida privada del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Así las cosas, la autoridad continental determinó que las decisiones adoptadas por parte del tribunal checo fueron “plenamente coherentes con el fundamento de proteger la salud de la población”. Esta medida fue dictada por la máxima instancia del tribunal con sede en Estrasburgo, la Gran Sala, que está compuesta por 17 jueces europeos, y no puede apelarse. La votación fue de 16 a favor y uno en contra.

Del mismo modo, los especialistas calificaron la decisión como todo un golpe para los llamados movimientos “anti-vax” en Europa que se oponen a todas las vacunas por principio, y la denominaron como particularmente oportuna, pues la pandemia todavía está arrasando en todo el mundo con la inmunidad a través de la vacunación como la única solución clara.

Esta sentencia “refuerza la posibilidad de una vacunación obligatoria en las condiciones de la actual epidemia del virus de la covid-19”, dijo en diálogo con la AFP, Nicolas Hervieu, experto legal especializado en el CEDH.

La sentencia respalda “el principio de solidaridad social que puede justificar la imposición de la vacunación a todos, incluso a aquellos que se sienten menos amenazados por la enfermedad, cuando se trata de proteger a las personas más vulnerables”, explicó Hervieu, quien es además profesor de la Universidad Sciences Po de París.

En República Checa existe la obligación legal general de vacunar a los niños contra nueve enfermedades, entre ellas la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y el sarampión. El caso había sido presentado al TEDH por padres checos que fueron multados por no cumplir con esta obligación de vacunación o cuyos hijos se les negó la admisión a la escuela de párvulos por el mismo motivo.

Los demandantes alegaron que las consecuencias del incumplimiento eran incompatibles con su derecho al respeto de su vida privada.

El tribunal determinó que las autoridades checas “perseguían los objetivos legítimos de proteger la salud y los derechos de los demás”.

Señaló que “la vacuna protege tanto a quienes la reciben como a quienes no pueden ser vacunados por razones médicas y, por lo tanto, dependen de la inmunidad colectiva para protegerse contra enfermedades contagiosas graves”.