Home

Mundo

Artículo

Desorden en Australia
El caso fue expuesto por Andy Robson quien destrozado e indignado definió el estado en como encontró su casa como “una auténtica pocilga”. - Foto: Tiktok: @Andy Robson

mundo

“Una pocilga”: Una familia le dejó su casa a una amiga por tres años y este fue el resultado

Según reportaron en publicaciones posteriores, la pareja tardó más de siete días en resolver el desastre, piden todo tipo de donación que contribuya a que su casa vuelva a quedar como nueva.

La famosa frase que dice “lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta” se le hizo realidad a una familia en Australia, luego de que dejaran que su casa fuera habitada por una “amiga” durante cerca de tres años. Cuando volvieron a ver cómo se encontraba el inmueble, lo confundieron con un basurero.

El caso fue expuesto por Andy Robson, quien destrozado e indignado definió el estado en como encontró su casa como “una auténtica pocilga”.

Se sabe que la pareja atendió el pedido de ayuda por parte de una de sus amigas, quien no tenía donde vivir, por lo que dejaron su propiedad en sus manos por más de dos años, pero lo que encontraron los llenó de furia y tristeza.

“¿Alguien sabe dónde está @emzbrandz? Así es como dejó nuestra casa. La ayudamos cuando necesitaba un sitio para quedarse y esto es lo que ha hecho. ¡Ser humano pútrido!”, expresó la pareja mientras grababan el desastre en el que se volvió su casa.

En el video subido a la red social TikTok se puede observar cómo hay basura o algún tipo de suciedad en cada centímetro de la casa. Elementos de plástico, comida, líquidos, juguetes, entre otros cientos de objetos fueron dejados por los pasillos, habitaciones, cocina y baños.

Según reportaron en publicaciones posteriores, la pareja tardó más de siete días en resolver el desastre, piden todo tipo de donación que contribuya a que su casa vuelva a quedar como nueva.

@andyyyy93

Here’s the story behind how our beautiful home turned into a horror show. We’ve got a GoFundMe for anyone wanting to donate. Any help is appreciated #part2 #gofundme #mentalhealth #squatterhorror #brokentrust #foryou #foryoupage #donationswelcome #thesagacontinues @jayholtz @Andy Robson

♬ Exciting and nimble acoustic guitar BGM(873972) - 2strings

Mientras tanto se siguen preguntando por el paradero de su supuesta amiga, quien se fue dejando el monumental desastre. En redes sociales los comentarios no se hicieron esperar, cientos de comentarios de apoyo a la pareja y repudio por el comportamiento de la mujer.

“Me encantaría ir a echarte una mano porque esto no es justo. Tengo una aspiradora para limpiar alfombras. Productos químicos. Un trapeador”; “Mientras tanto hay gente como mi familia que está luchando por encontrar un lugar”; “El propietario también debe tener un seguro de protección del propietario que pueda cubrir los costos”, fueron algunos de los comentarios.

Un ‘ángel’ en la calle

En TikTok circula la labor de un influencer, quien en la red aparece como Hot Spanish y que es conocido por abordar a gente en la calle y entregarles dinero si cumplen algún desafío. En otros casos, no es un reto en el que se deba participar, sino lo que podría denominarse como una buena racha del destino.

Eso fue lo que sucedió con un vendedor ambulante invidente, a quien el influencer se le cruzó en el camino en la que parecía una jornada laboral común y corriente. Más allá de algún desafío, a este mexicano se le propuso que entregara su material de trabajo (chicles y dulces de mazapán) a cambio de un trofeo sorpresa, en temática con el Mundial de Qatar.

El tiktoker empezó a insistirle sin despejar en su totalidad algunas de las preocupaciones que notaba y le preguntó para qué destinaba las ganancias de aquellos productos. El vendedor ambulante contó que sufría diabetes y que compraba su insulina, además de pagar la renta y velar por dos hijas que dependían de él (una de ellas, afirmó, estaba estudiando y tampoco puede ver).

“Tú me propones esto, pues… ¿si pierdo, qué voy a hacer yo? (...) Se ve tentador, pero me da nervios. Yo de aquí vivo, la gente que pasa me ayuda”, cuestionaba el hombre que, pese a algunas vacilaciones, decidió entregar toda su mercancía y esperar por lo que le traería el destino.

Finalmente, su respuesta fue ‘sí’ y, ante un transeúnte como testigo, recibió su recompensa: 5.000 pesos mexicanos (más de 1.200.000 pesos colombianos). La emoción lo embargó y no fue mucho lo que logró decir, más que agradecer al tiktoker y contar lo que haría con esa cantidad.

“Que Dios te bendiga. Me inyecto (insulina) todos los días y yo la compro porque no tengo seguro, aparte pago mi renta. (...) No te la creo, hermano”, dijo luego de escuchar que su “ángel” le decía que no se llevaría sus productos, sino que allí quedaban para que más adelante volviera y continuara vendiéndolos.