Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2003 12:00:00 AM

De perseguido a perseguidor

Apesar del disgusto de Estados Unidos, Libia, durante mucho tiempo acusada de violar los derechos humanos, fue elegida por una abrumadora mayoría para presidir la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU).

Apesar del disgusto de Estados Unidos, Libia, durante mucho tiempo acusada de violar los derechos humanos, fue elegida por una abrumadora mayoría para presidir la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU). Por primera vez desde cuando fue fundada la comisión las presiones estadounidenses hicieron que la decisión tuviera que ser sometida a votación. Washington manifestó que dejar que una nación paria se encargue de los derechos humanos es como poner a los pájaros a dispararles a las escopetas. Libia, cuyo líder es el controvertido Muammar Gaddafi, todavía sufre las sanciones impuestas por la ONU por su presunta implicación en el atentado de Lockerbie, Escocia, cuando una bomba estalló en un avión 747 de pasajeros en pleno vuelo, matando a todos sus ocupantes.

EDICIÓN 0

PORTADA

¡Alerta roja!

La situación de orden público e inseguridad en el país está en franco deterioro. En las regiones regresaron las vacunas, los robos y fenómenos considerados superados, como las masacres y el desplazamiento. En las ciudades, el panorama no es mejor.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1928

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.