Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/23/1992 12:00:00 AM

IMPERDONABLE

IMPERDONABLE IMPERDONABLE
CUANDO SE LEYO LA sentencia, Andrei Chikatilo rugió como un león y se golpeó contra los barrotes de su jaula, mientras los alaridos de los parientes de las víctimas conferían un ambiente dantesco a la escena. Pero la estrategia de hacerse el loco no le funcionó, pues el juzgado de Rostov-Don (Rusia) lo condenó por la muerte de 52 niños, niñas y mujeres, asesinados en un lapso de 12 años. La lectura del expediente reveló detalles dantescos de la oscura vida de un hombre que en 1978 asesinó a su primera víctima en el intento por violarla, y descubrió su pasión por el sadismo y la sangre. Desde entonces, Chikatilo comenzó a merodear en estaciones de tren en busca de algún solitario a quien violar, torturar y asesinar para luego devorar sus órganos.
El proceso resultó en últimas un juicio al sistema comunista, pues parte del horror se hubiera evitado si no fuera por la cerrazón del sistema. No sólo se trata de la ineficiencia judicial, pues en 1984 fue capturado pero puesto en libertad. También se trata de la hipocresía estatal, pues como dijo el juez, "en la Unión Soviética no había ni asesinatos ni niños vagabundos, pues eso era patrimonio del occidente decadente".

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.