Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/3/1992 12:00:00 AM

Y LOS REHENES LIBANESES?

Y LOS REHENES LIBANESES? Y LOS REHENES LIBANESES?
EN LA GUERRA CIVIL libanesa hubo un aspecto que recibió una publicidad internacional inusitada: el drama de los rehenes.
Entre 1982 y 1989 las milicias en lucha decidieron que la mejor forma de presionar a los gobiernos extranjeros era poner en cautiverio a sus ciudadanos. Ese drama terminó el 13 de junio pasado, con la liberación de los alemanes Heinrich Struebig y Thomas Kemptner, los ultimos de 60 extranjeros retenidos (19 estadounidenses, 13 ingleses y 12 franceses) de los cuales 11 murieron. Ese hecho, como en las ocasiones anteriores, fue recibido con gran publicidad en el país de las víctimas, pero en Líbano no causó mayor eco. La razón es que son cientos los ciudadanos de ese país que fueron secuestrados en la década del 80 y nunca se volvió a saber nada de ellos. A diferencia de los extranjeros, esos libaneses desaparecidos no tuvieron el apoyo de la diplomacia internacional, y esta es la hora en que sus familiares enfrentan problemas para conseguir la atención de las autoridades. "El tema se convirtió en tabú", dice Jeanine Dib, cuyo hermano fue una de las 45 personas secuestradas en la zona occidental de Beirut el 19 de agosto de 1985.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.