Rechazo a Macapagal


Un gran número de manifestantes filipinos recorrieron las calles de Manila hasta llegar al palacio presidencial, en donde quemaron una enorme figura de la presidenta Gloria Macapagal Arroyo. La protesta masiva buscaba presionar una reforma agraria y rechazar la propuesta de la presidenta de asumir poderes de emergencia para luchar contra el terrorismo, debido a una serie de atentados que han asolado a este país asiático desde el 2 de octubre y dejado un saldo de 22 muertos y 230 heridos.