Tendencias

Home

Música

Artículo

Yuja Wang. Foto: Cortesía Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

entrevista

“El piano, para mí, es el instrumento más introvertido”: Yuja Wang

Por: Felipe Pérez Saffon

A sus apenas 31 años, Yuja Wang es considerada una de las mejores y más importantes pianistas del mundo. Su forma de interpretar, que ha sido alabada por los críticos más exigentes, le ha merecido dos nominaciones a los premios Grammy y el reconocimiento en 2017 como artista del año en Estados Unidos de los premios Musical America. Wang se presentará el 25 de septiembre en Medellín y el 27 en Bogotá.

Yuja Wang nació el 10 de febrero de 1987 en Beijing (China), en el seno de una familia dedicada a las artes. Su padre, percusionista, y su madre, bailarina, le inculcaron desde muy pequeña el amor por la música y, sobre todo, por Tchaikovsky y los compositores rusos.

El ascenso de Wang ha sido meteórico. A sus 6 años ya tocaba el piano con gran destreza y, a los 21, ya era una pianista reconocida a nivel internacional. Wang ha tocado junto con algunas de las mejores orquestas sinfónicas del mundo como las de Houston, Londres y París.

Este año, Wang llegará por primera vez a Suramérica, en una gira en la que tocará, entre otras, en Medellín, Bogotá, Lima y Sao Paulo. ARCADIA conversó con ella antes de su presentación en el Teatro Metropolitano de Medellín y en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá.

Le puede interesar: ‘La historia secreta del ballet‘: Tchaikovsky, el compositor que reescribió la danza

Desde muy joven usted se ha interesado por la música. Viene de una familia en la que tanto su padre como su madre están relacionados con ella, desde el baile y la percusión. ¿Cómo llegó usted al piano? ¿Cómo fue ese acercamiento desde tan joven a la música académica?

Yo vengo de una familia musical. El piano fue el regalo de bodas de mis padres, entonces siempre estuvo en mi casa. Yo comencé a tocar este instrumento al tiempo que tenía otros hobbies como pintar, escribir y bailar. Pero el piano siempre me gustaba más, porque cuando era una niña yo era bastante callada y el piano, para mí, es el instrumento más introvertido.

A lo largo de su carrera usted se ha enfocado y ha interpretado a los compositores rusos. ¿Por qué siente una especial cercanía con piezas como las de Tchaikovsky?

Me siento muy cercana a estos compositores porque desde pequeña yo veía a mi madre bailar al ritmo de Tchaikovsky. Además, mi profesor de piano estudió en Moscú y siempre ha habido un vínculo muy cercano entre Rusia y China, tanto en materia política como cultural. También lo siento porque aunque Tchaikovsky, Rajmáninov e incluso Prokófiev (que no es tan conocido) son únicos a su propia manera, cuando se tocan juntos tocan mi alma y me mueven como ningunos otros. Creo también que las composiciones de Rajmáninov hacen que la sangre de las personas bombee, como decimos nosotros.

¿Cómo elige usted las piezas que interpretará en sus conciertos?

Escogí a mis compositores favoritos. Chopin que, recuerdo, fue la razón por la que decidí tocar el piano: su música realmente me conmueve. Decidí incluir también a Prokófiev por la energía y rebeldía de su música. Sin embargo, el programa comenzará con las hermosas melodías de Rajmáninov que son, literalmente, mis piezas favoritas.

En entrevistas con Elle Magazine y The Guardian, usted ha afirmado que su estilo está íntimamente ligado a su forma de interpretación. ¿De qué manera piensa que están relacionados?

Siempre hablan de mis vestidos. Es como si fuera un mandato, pero para mí es solo parte de ser mujer. No pienso ni en el estilo ni en la interpretación: solo pienso en sentirme creativa y confiada, algo que todas las mujeres deberíamos sentir.

¿Cómo ha sido su proceso, desde que comenzó a los 6 años, hasta convertirse en una de las pianistas más reconocidas a nivel mundial?

Es una pregunta bastante difícil de responder. Yo viví en China hasta que tuve 14 años y después me fui a Estados Unidos. Actualmente mi hogar está en Nueva York, pero viajo alrededor del mundo once de los doce meses del año. Todos los días son una aventura, ya sea viajando o a través de la música. Me gusta ir viendo hacia dónde me llevará el futuro, es algo que no planeo. Yo no planeé estar en donde estoy ahora: como dije, al principio el piano para mí no era más que un hobbie y ahora es lo que hago todos los días.

Usted es reconocida también por darle un sello personal a la interpretación de los grandes clásicos, sobre todo, los compositores rusos. ¿Ha pensado acercarse a la música tradicional china en sus presentaciones y darle ese toque?

No, no he pensado en acercarme a la música tradicional china.Lo primero que yo escuché fue a Tchaikovsky, me siento como en casa con la música occidental. Siempre me preguntan que cómo es posible que una china, ya sea un prodigio o una persona normal, pueda entender tan bien la música occidental. Yo creo que es porque la gente finalmente ama a Bach, a Chopin, a Brahms, Schubert y todos los compositores rusos. Todos estos gigantes de la música clásica te hablan, le hablan al corazón humano universalmente. Aunque soy china, estas piezas me hablan a mí con más fuerza, las siento más cercanas que la música tradicional de mi país.

Muchos académicos que estudian la música clásica han dicho que ese ha sido tradicionalmente un espacio europeo masculino. Usted, como intérprete mujer de herencia cultural china, siente que esto ha representado algún obstáculo en su carrera?

No, al contrario. En un mundo que ya es tan globalizado, no importa ya que seas europeo, asiático, hombre o mujer. Yo siento que todos los lugares a donde voy son realmente solo un mundo, un mundo unido. Hablar de hombres y mujeres es una forma de establecer categorías y prejuicios contra los demás, y la música no existe para eso. La música está para llevarnos a un punto donde todos seamos iguales, donde todos podamos ser solo uno.