Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/1996 12:00:00 AM

ACOSO POLITICO

Según 'The New York Times', el Tío Sam le puede estar cobrando a Santo Domingo su apoyo a Samper.

ACOSO POLITICO ACOSO POLITICO
no de los temas que es objeto de mucha especulación en Colombia es el de las relaciones de Julio Mario Santo Domingo y el gobierno de Ernesto Samper. Alrededor de este se han tejido muchas conjeturas que por lo general carecen de fundamento. Sin embargo el asunto llegó a adquirir cierta trascendencia internacional la semana pasada cuando el prestigioso periódico The New York Times dedicó un destacado artículo de tres columnas en su importante edición dominical a las implicaciones que tenía frente al gobierno estadounidense la relación Samper-Santo Domingo. La teoría del artículo es que el gobierno de Estados Unidos está contemplando la posibilidad de quitarle a Avianca las lucrativas rutas a Nueva York o Miami como una presión a Santo Domingo para que le retire su apoyo a Ernesto Samper. Hasta hace poco las posibles sanciones a Avianca habían sido interpretadas como el resultado de una simple disputa comercial entre la línea colombiana y la estadounidense American Airlines, empresa que pretende hacer uso de la ruta Nueva York- Bogotá que utilizó durante un breve tiempo y suspendió en 1993. Su argumento es que la suspensión no la hace perder el derecho. Avianca, por su parte, considera que no es justo que ahora que acaba de entrar Continental Airlines a hacer ese mismo trayecto tenga que competir con una segunda aerolínea norteamericana. Con base en esas posiciones, en las cuales las dos partes tienen algo de razón, las empresas se enfrascaron en una negociación para dirimir el conflicto. Lamentablemente no pudieron llegar a un acuerdo y el Departamento de Transporte de Estados Unidos ha amenazado con retirarle las rutas a las aerolíneas colombianas si no se reconoce el derecho de American Airlines. Como los vuelos a Estados Unidos representan el 25 por ciento de los ingresos de Avianca, la estabilidad económica de la compañía podría depender de la decisión. La corresponsal del New York Times, Diana Jean Schemo, ha calentado el tema al insinuar que el verdadero origen de las posibles sanciones puede ser más político que comercial pues, a los ojos del gobierno de Estados Unidos, Santo Domingo es considerado como "uno del puñado de grandes empresarios que han apoyado al presidente Ernesto Samper mientras Estados Unidos ejerce presiones para hacerlo renunciar". El objetivo de presionar a Santo Domingo sería quitarle a Ernesto Samper una importante base de apoyo. El periódico no pudo entrar en contacto con Santo Domingo personalmente para consultarlo sobre el tema, pero entrevistó a su abogado en Estados Unidos, Bruce Rubin, para averiguar si el industrial colombiano consideraba que había un acoso político en su contra por parte del gobierno de ese país. Rubin, uno de los pesos pesados del mundo jurídico norteamericano, manifestó que no haría comentarios sobre esa pregunta. No es la primera vez que se habla de acoso de las autoridades norteamericanas al empresario colombiano cabeza del conglomerado más grande del país. Lleva meses circulando una versión según la cual su jet privado habría sido retenido en un aeropuerto de Estados Unidos y sometido a una exhaustiva requisa en búsqueda de droga. Durante la misma, el propio Santo Domingo habría sido objeto de un trato incómodo e irrespetuoso por parte de las autoridades aduaneras. Curiosamente esta historia, que muchos han dado por cierta, no es verdad. Se ha podido establecer que ni el avión privado de Santo Domingo ni su propietario han sido objeto de retención o de requisa antidrogas y que los visos de legitimidad que adquirió el chisme no eran más que otra de las fábulas a que ha dado pie el proceso 8.000. Otro incidente de acoso del cual se ha hablado es el relacionado con la visa diplomática de Santo Domingo en Estados Unidos. A diferencia de la historia del avión, esta versión tiene algún fundamento. El industrial tiene un estatus diplomático en Estados Unidos por cuenta de ser el cónyuge de Beatriz Dávila de Santo Domingo, quien se desempeña como tercera secretaria con funciones culturales ante la misión de Colombia en Naciones Unidas. Esta condición exime a la familia Santo Domingo de la obligación que tiene cualquier residente permanente de pagar impuestos al fisco norteamericano. Hasta hace poco esta situación no había tenido ningún problema. Ahora el Departamento de Estado, por primera vez, ha expresado una curiosidad sobre por qué un hombre tan poderoso económicamente requiere un cargo burocrático para justificar su permanencia en el país. El tema ha sido tratado en reuniones internas y se le han solicitado al propio Santo Domingo algunas informaciones al respecto. Este ha contratado una de las más prestigiosas firmas de abogados para que maneje el caso. El episodio seguramente no pasará a mayores pues no existe ninguna irregularidad. Sin embargo, para quienes siguen de cerca las relaciones de ambos países, no hay duda de que la súbita curiosidad del Departamento de Estado está relacionada con la apretada de tuercas de Estados Unidos al gobierno de Ernesto Samper. En todo caso el incidente no deja de ser desagradable, pues el tema de impuestos es muy sensible para la opinión pública norteamericana y para los celosos sabuesos del temido Internal Revenue Service _IRS _. Dado que Santo Domingo aparece en los medios de comunicación de ese país como uno los hombres más ricos del mundo, su residencia indefinida en Estados Unidos sin pagar impuestos lo convierte en un blanco potencial de acoso político en estos días de descertificación. Si es cierta la interpretación del New York Times de que el Tío Sam le puede estar cobrando al empresario colombiano su apoyo a Ernesto Samper, habría una injusticia de por medio en esta actitud. Julio Mario Santo Domingo ha sido prudente y cauteloso en el manejo que le ha dado a la crisis colombiana. Se metió de lleno en la financiación de la campaña samperista sin tener idea de que los Rodríguez iban en ese mismo barco. Ha ido descubriendo, simultáneamente con todos los colombianos, lo sucedido durante la campaña y, como muchos de ellos, tiene dudas sobre las versiones contradictorias que escucha. Considera que no es función de los grupos económicos sostener presidentes ni pedir renuncias. Dentro del Grupo Santo Domingo se afirma que la imagen que se tiene del industrial como la muleta incondicional de Samper obedece más a posiciones individuales de periodistas que trabajan en los medios de comunicación del conglomerado que a las instrucciones personales de su propietario. El origen de todo este problema no radica tanto en la posición de Santo Domingo sino en el hecho de que, cuando un país queda bajo la lupa de Estados Unidos, como se encuentra Colombia en la actualidad, es muy difícil que el nombre de una persona influyente en ambos países no salga a relucir.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.