Home

Nación

Artículo

Angélica Lozano y Paloma Valencia - Foto: Guillermo Torres

congreso

Consulta anticorrupción: el pacto de Claudia, Angélica y Paloma

El acuerdo que sellaron las tres congresistas fue respaldado por todos los partidos, a excepción de La U. El Senado le dará vía a la convocatoria a las urnas, pero después de las elecciones.

No es frecuente ver escenas como las registradas este martes en el Senado. Claudia López y Paloma Valencia, habituales antagonistas en los debates del Congreso, salieron de la plenaria en calidad de triunfadoras. Ambas, que en política parecen como el agua y el aceite, dejaron al lado sus diferencias y fueron las protagonistas de un pacto que salvó la consulta anticorrupción. Esta vez se les vio en la misma orilla.

El milagro se le debe al discurso contra la corrupción. El mismo que consiguió que un alfil del uribismo como Paloma, terminara apoyando la iniciativa que lideró en las calles una de las más agudas críticas del senador Álvaro Uribe. Eso sí, sucedió en plena época de campaña presidencial, cuando todos los candidatos empuñan la bandera contra la corrupción, y cuando cualquier paso en falso ante la opinión pública puede cobrarse en las urnas.

En contexto: Senado aplaza consulta anticorrupción hasta después de las elecciones

¿Qué partido político, y más con candidato presidencial, se iba a oponer a consultarle al pueblo para sancionar severamente a los corruptos y para bajarles el sueldo a congresistas y altos funcionarios? Ninguno.

Pero lo que no convencía a los partidos era que la consulta popular la promovía la fórmula vicepresidencial del candidato Sergio Fajardo, y si el Senado la hubiera avalado, esta se podría votar el próximo 27 de mayo, coincidiendo con la primera vuelta de las presidenciales. Para los congresistas del Centro Democrático, no era más que una ventaja en las urnas para el candidato de la Coalición Colombia. Antes del debate, la consulta parecía sepultada.  

En contexto: Claudia López habla sobre la Consulta Anticorrupción

Sin embargo, nadie se atrevía a decirle No a la consulta. Paloma Valencia, entonces, dijo que solo le daría el Sí en la medida que el Senado aplazara la decisión hasta después de la primera vuelta. De esa forma, insistía, se le quitaba cualquier distorsión electoral a la iniciativa ciudadana, y por añadidura ya le correspondía al próximo presidente de la república convocarla. El uribismo lo que no quería era que Juan Manuel Santos pasara a la historia como el presidente que convocó a los colombianos para rechazar la corrupción.

Puede leer: Consulta anticorrupción: el momento de saber si va o no va

Mientras Claudia López se batía en el atril defendiendo la consulta como una iniciativa ciudadana más que de su propiedad, la representante Angélica Lozano se movía para convencer a los senadores más escépticos. Aunque en principio la idea de la Alianza Verde era que el aval se diera este martes, llegaron a un acuerdo con el uribismo para que se aprobara después de la primera vuelta.

Ese acuerdo se selló mientras 30 senadores se declaraban impedidos para votar. A los ojos de la opinión pública parecía que los conflictos de intereses señalados no eran más que una estrategia para sacarle el cuerpo a la consulta. Armando Benedetti hizo una particular justificación sobre su impedimento.

Mientras tanto, en las redes sociales se agitaba la presión a los senadores. Por ejemplo, el candidato Iván Duque se subió al bus de la consulta y pidió a los congresistas del Centro Democrático votar a favor. Eso sí, Claudia López reconoció que como senador había presentado varias iniciativas en la materia. Su instrucción fue acogida por su mentor, el senador Uribe, que en una breve declaración le dio el sí a la iniciativa. 

Uno a uno, los partidos políticos se fueron sumando al acuerdo. Hernán Andrade, jefe del Partido Conservador, comprometió su respaldo a la consulta no sin antes recordar que una excandidata de la Alianza Verde fue salpicada en el caso de los dineros del fondo para la paz, y que las mismas congresistas que piden consultar al pueblo le negaron esa posibilidad a Viviane Morales con su referendo contra la adopción por parejas gay. 

La mayoría de la bancada del Partido Liberal, según su vocero Luis Fernando Velasco, respaldará la consulta, sin embargo el senador Juan Manuel Galán vio el aplazamiento del aval  como una derrota y que el Congreso no quería legislar contra la corrupción. "Ni raja ni presta el hacha", manifestó. Un ex precandidato liberal, el exministro y exsenador Juan Fernando Cristo, se hizo presente en la plenaria para hacer campaña por la consulta. Su hermano, el senador Andrés Cristo fue uno de los 30 que se declararon impedidos.  

El Polo, el Mira, el Mais, y cuatro senadores de La U también se sumaron al acuerdo y prometieron volver el 5 de junio para certificarlo en una votación contra la corrupción.

Un “sí pero no” fue el del senador Carlos Fernando Galán de Cambio Radical, con el argumento de que por la vía de las consultas no se podía reformar la Constitución, ni se podría legislar en temas de presupuesto. Utilizando palabras del candidato Germán Vargas Lleras, dijo que el país ya tiene “un arsenal” de leyes contra la corrupción, pero que ha faltado voluntad política para hacerlos efectivos. Por eso aseguró que esta consulta podría convertirse en una nueva “frustración”, y que la apoyaría si los promotores dijeran “la verdad” sobre los alcances de la misma.

Le recomendamos: EN VIVO || Plenaria rechaza impedimentos de 30 senadores para votar la consulta anticorrupción

Pero lo que sorprendió a muchos fue la postura de Roy Barreras en representación de 12 senadores de La U. No solo se declaró impedido sino que se fue lanza en ristre contra la consulta, a pesar de que había sido uno de los casi 4 millones de colombianos que la firmaron, como se lo recordó Claudia López.

Dijo que lo más fácil era “sumarse a la muchedumbre” y apoyar la consulta, pero alertó que podría tratarse de un desperdicio de 290.000 millones porque era inane. “Es una propuesta populista, oportunista. Las reformas a la Constitución no se hacen con una consulta. Que quede claro”.

Para Jorge Robledo, senador del Polo Democrático, y quien hace parte de la Coalición Colombia con Sergio Fajardo y Claudia López, dijo que el país estaba ante una nueva pirueta de Roy Barreras.

“Supongo que Roy Barreras sabía lo que estaba firmando, no es fácil entender la voltereta y tengo una hipótesis. No había visto tanta virulencia, tanta agresividad contra esta consulta anticorrupción sino en boca de dos personas: el exministro Luis Felipe Henao y el director de Cambio Radical Jorge Enrique Vélez, dos personas del lomo de Vargas Lleras. Pero como Roy volvió a ser el nuevo mejor amigo de Vargas Lleras, no me sorprende. Son cosas de la picaresca de la política”.

En las redes, Barreras justificaba su decisión, mientras era graduado como el jefe del No a la consulta interpartidista.

Pocas veces en el Senado hubo un debate en el  que todos se declararon ganadores.  Claudia López y Angélica Lozano lograron que todos los partidos (salvo La U) apoyaran la consulta anticorrupción. Cedieron en que coincidiera con las elecciones presidenciales, que les favorecía para superar el umbral.

Paloma Valencia y el Centro Democrático dieron dio el Sí a una iniciativa de Claudia López, a cambio de que fuera después de las elecciones y que el presidente Santos no la pudiera convocar.

Sin embargo, el próximo 5 de junio este acuerdo de palabra tendrá que ser certificado. ¿Cambiarán de posición después de las elecciones? Al menos Angélica Lozano apuesta que Roy Barreras será el jefe del Sí.