vicky en semana

"Pedirle a Guaidó extraditar a Aida Merlano es como pedirle al Espíritu Santo"

Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga, aseguró que hay que tener sentido común frente a las circunstancias. A su parecer, es un craso error en el que incurre el gobierno de Iván Duque. "Más fuerza tiene un purgado", aseveró.


Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga, participó en el programa Vicky en Semana, de la periodista Vicky Dávila, en el cual se habló de la arremetida de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, contra su homólogo colombiano, Iván Duque. Según dijo el exmandatario de los bumangueses, una de las zonas con mayor presencia de venezolanos, "más fuerza tiene un purgado", al señalar que el diputado venezolano Juan Guaidó no puede hacer nada.

De acuerdo con el exmandatario, quien señaló en Vicky en Semana tener aspiraciones presidenciales, "pedirle a Guaidó extraditar a Aida Merlano es como pedir que la extradite el Espíritu Santo". Es una figura, señaló, que no tiene nada de fuerza ni margen de acción frente a las solicitudes hechas por Duque.

De todas formas, señaló, el objetivo es tener a Aida Merlano en Colombia, pero pidiéndole a Guaidó no se logrará nada. "Si Guaidó dice que va a ver cómo puede colaborar, reconoce que no es el presidente de Venezuela. Seguramente va a contar toda la podredumbre de la clase politiquera de la Costa Atlántica. Yo creo que Aida Merlano va a ‘cantar‘ en Venezuela (...) no va a ser fácil sacarla de allá, pero yo no le puedo pedir al que no tiene el poder ejecutivo (...) necesitamos aquí a Aida Merlano (...) si ‘canta‘ se cae toda la politiquería".

Según Hernández, el hecho de que Guaidó diga en su pronunciamiento que intentará mirar cómo ayudar deja entrever que él no se considera presidente y conoce los alcances de su accionar.

Maduro contra Guaidó

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, arremetió contra el diputado Juan Guaidó y contra el presidente de Colombia, Iván Duque, al señalar que los intentos de separarlo del poder fracasaron a un año de que el líder opositor se proclamara presidente interino. Ante una multitud congregada en el palacio de gobierno con motivo del 62 aniversario de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, Maduro dijo que se trató de una aventura “golpista”.

“Hace un año comenzó una comedia. Hace un año pretendieron imponer un golpe”, afirmó, al señalar que actualmente la oposición se muestra dividida y débil y reiterar que ese bloque recibe “apoyo por el gobierno imperialista de Estados Unidos”. Guaidó, entonces un político virtualmente desconocido para los venezolanos, saltó a la palestra cuando la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, lo eligió el 5 de enero como líder del legislativo. Casi tres semanas después, en un acto multitudinario en el este de Caracas, Guaidó prometió cesar el mandato de Maduro, instalar un gobierno de transición y convocar a nuevas elecciones.

Estados Unidos fue el primero de una lista de más de 50 países y organizaciones internacionales que respaldaron al joven político al considerar que la reelección de Maduro había sido fraudulenta debido a la inhabilitación de los principales partidos opositores en los comicios de mayo de 2018. Washington también ha impuesto una serie de sanciones al gobierno venezolano, incluido Maduro y sus más cercanos colaboradores, para presionar su salida del poder.

Actualmente, pese al apoyo local e internacional que aún mantiene la oposición y que muchos acusan a Maduro de ser el responsable de la severa crisis política y económica que agobia a los venezolanos, Guaidó no ha logrado minar el respaldo de los jefes militares para forzar a Maduro a dejar el poder. Las fuerzas armadas han sido tradicionalmente los árbitros de las disputas políticas en Venezuela.

La crisis política en Venezuela se agudizó desde el 5 de enero después que los cuerpos de seguridad bloquearan a Guaidó y sus aliados el paso a la sede de la Asamblea Nacional, mientras un puñado de legisladores opositores, con apoyo de la bancada oficialista, se juramentó como miembros de la directiva del congreso. Posteriormente, un centenar de diputados opositores se congregó en el diario venezolano El Nacional para reelegir a Guaidó como jefe del Legislativo y ratificarlo como presidente interino de Venezuela.

Maduro aprovechó su discurso del jueves para pedir al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que designe una comisión para supervisar las próximas elecciones legislativas, pese a que aún no cuenta con una fecha para su realización y la oposición pone en duda su participación en reclamo de garantías de que los comicios serán justos.

Con información de Associated Press