judicial

Así cayó el sobrino de uno de los capos más temidos del narcotráfico

Sucedió en Cali y se trata de William Herrera López, alias W, familiar del mafioso asesinado Hélmer Pacho Herrera, jefe del extinto Cartel de Cali. Lo señalan de liderar una guerra a muerte por los bienes de la estructura criminal que dejó su tío.


En Colombia, al igual que en otras partes del mundo donde existen mafias, los clanes familiares acostumbran a heredar sus organizaciones criminales. Y eso es precisamente lo que viene sucediendo con los extintos carteles de Cali, Medellín y Norte del Valle. Al interior de esas estructuras mafiosas se ha presentado un relevo generacional que muchas veces ocurre a sangre y fuego.

Y todo parece indicar que eso es justamente lo que venía pasando al interior del grupo familiar de Hélmer Pacho Herrera, un reconocido narcotraficante que en otrora era jefe del Cartel de Cali y que fue asesinado mientras estaba preso en una cárcel de Palmira en 1990.

Casi tres décadas después de su muerte, las autoridades siguen persiguiendo los coletazos de su organización criminal y las andanzas de los supuestos herederos. El más reciente golpe sucedió en la madrugada de este miércoles 7 de agosto cuando las autoridades capturaron a William Herrera López, alias W, sobrino de Hélmer Pacho Herrera.

Puede leer: Capturan a Martín Bala, uno de los supuestos capos de la tercera generación de la mafia en Cali

La operación fue desarrollada por la Dijín de la Policía junto a un comando especial contra las organizaciones criminales. A alias W, supuesto heredero del clan Herrera, lo buscaban por los presuntos delitos de concierto para delinquir, homicidio y lavado de activos.

Según explicaron los investigadores del caso, alias W, “para la fecha era la persona encargada de tomar posesión por la fuerza de los bienes que se heredan de la organización criminal de dicho clan”.

Según explicaron los investigadores del caso, alias W, “para la fecha era la persona encargada de tomar posesión por la fuerza de los bienes que se heredan de la organización criminal de dicho clan”.

Esas fuentes precisaron que específicamente Herrera López se habría enfrascado en una guerra a muerte contra sus tíos Ramiro y Arturo Herrera por la fortuna mafiosa, “quienes han sufrido varios atentados contra su vida por la toma de dichos bienes, ha asesinado en su camino personas que no se prestan a su actividad, en este caso hasta los propios integrantes de la familia”, argumentaron las fuentes oficiales.

Le puede interesar: Asesinatos en Cali y Medellín: ¿qué tienen que ver los capos que volvieron de EE.UU.?

De acuerdo con datos extraoficiales, las autoridades calculan que la fortuna que dejó Pacho Herrera está integrada por al menos cinco mil bienes y cuyo avalúo estiman en 500.000 millones de pesos.

El joven Herrera fue aprehendido en un lujoso apartamento ubicado en el prestigioso sector de Ciudad Jardín de la capital del Valle, y la diligencia judicial se hizo soportada con una orden de captura que fue expedida desde el pasado 9 de mayo. Toda la investigación es liderada por una Fiscalía Especializada de Cali.

Se conoció además que William Herrera gozaba de doble nacionalidad (colombiana - americana) y que al momento de su captura le fueron incautada un arma y municiones de diferente calibre, “arma de fuego tipo pistola Olympia, calibre 22, dos proveedores, 44 cartuchos calibre 9 mm, 2 de fusil y 2 de calibre 22”, precisó la Policía y que por ese hecho le imputaron el delito de porte ilegal.

En contexto: Los invisibles: así es la nueva generación de capos del narcotráfico colombiano

En ese mismo operativo, a alias W le incautaron seis celulares y varios documentos como certificados de tradición de 3.000 bienes inmuebles, escrituras y certificados de cámara de comercio entre otros.

De esa manera las autoridades propinan un duro golpe a los que considera serían los capos de tercera generación del narcotráfico.