Tendencias

Home

Nación

Artículo

Juan José Lafaurie, el hijo de la senadora María Fernanda Cabal.
El hijo de la reconocida senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, recientemente ha generado controversia en redes sociales por sus últimas publicaciones. - Foto: Autor anónimo

nación

“Así como muchos, quedé sorprendido al leer lo que mi hermana tuvo que vivir en su primer parto”: la revelación de Juan José Lafaurie

“El culpable es el sistema de salud completo que trata el embarazo como una enfermedad y el parto como una emergencia médica”, dijo la hija de María Fernanda Cabal.

El hijo de la reconocida senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, recientemente ha generado controversia en redes sociales por sus últimas publicaciones y críticas tanto a varias acciones del gobierno actual, como a la reciente noticia de que su padre, José Félix Lafaurie, sería el nuevo delegado del gobierno de Gustavo Petro en las negociaciones de paz con el ELN.

Sin embargo, el miércoles también generó una discusión entre los internautas tras publicar, por medio de su cuenta oficial de Twitter, un trino criticando a la Clínica SantaFé de Bogotá por su negligencia durante el parto de su hermana.

“Así como muchos, quedé sorprendido al leer lo que mi hermana tuvo que vivir en su primer parto. La experiencia fue TAN traumático que hasta ahora ella puede referirse al tema. Como ella, a miles de mujeres les ha ocurrido. @clinicasantafe deben sentir vergüenza de esto!”, escribió Lafaurie.

El hijo de la senadora compartió la publicación de su hermana hecha en su cuenta de Instagram en la que se refiere al tema. En dicho post, la hija de Cabal dice:

“El 1 de julio me desperté con la sorpresa de que había roto fuente. Estaba tranquila, llamé al médico y salí con mi esposo hacia la clínica. Me encontré de repente teniendo la peor experiencia de mi vida. En una situación donde mi opinión no importaba y cualquier petición era un estorbo para el personal médico. Estuve muy frustrada por meses, buscando culpables”.

“Pero en conclusión, el culpable es el sistema de salud completo que trata el embarazo como una enfermedad y el parto como una emergencia médica. Me negaron comer o tomar agua por más de 24 horas. Me negaron poder moverme y solo me dejaban estar boca arriba (precisamente la posición en la que más duelen las contracciones). Intentaba ponerme en posición fetal para suavizar un poco el dolor, pero no me dejaban porque así el monitor no leía”.

“No me dejaron caminar, ni bajarme de la camilla. Y ahora me pregunto, ahí empotrada, ¿como esperaban que dilatara? Para colmo, no habían habitaciones así que gran parte del trabajo de parto lo pasé en un pasillo, sola. Cuando por fin hubo habitación, pedí la epidural, que se demoró demasiado en llegar”, continúa la publicación.

“Llegó la anestesióloga con estudiantes de medicina, les dió la clase de cómo poner la inyección -sin mi autorización-. Después de 12 horas, tan solo logré 2cm de dilatación. El médico de turno me aviso que tendría que ir a cesárea. En cuestión de segundos me hicieron firmar un montón de papeles que ni siquiera me dieron tiempo de leer. Después, sin autorización verbal (porque seguro sí lo firmé) me llevaron al quirófano. Y hoy, aún después de casi 5 meses, mientras escribo este post se me hace un nudo en la garganta”.

Además, Denisse Lafaurie concluye su relato con una pregunta que en los últimos años ha creado bastantes dudas entre las madres primerizas: “Después de todo esto, ¿creemos que es más traumático o peligroso un parto en casa? No lo creo”, agrega.

“Las personas que no han pasado por la experiencia de parir, creen que sale el bebé y ya está. Me felicitaron porque volví a mi talla en cuestión de semanas, porque la cicatriz me quedó bajita y medianamente pequeña. Pero ¿es eso lo importante? Vi hace poco un post de una matrona que dice “si para salvar vidas debemos romper almas, ¿entonces qué gracia tiene?”, concluye la publicación.

Tras la publicación recibió bastante apoyo de sus seguidores, en que sobresalen comentarios como:

“Deni eres muy valiente. Lograr relatar tu parto, sanar a través de tus palabras y lograr ayudar a los demás, te hace grande!”.

“Qué fuerte, a mí me pasó igual, o peor creería , tuve mellizos y mi cesárea creo que será de las experiencias más traumáticas y triste de mi vida”.

“Me pasó algo muy parecido con el agravante de poner mal la epidural 😢 y creo que en el mismo lugar”.