nación

"Colombia debe respetar su justicia": Petro sobre casa por cárcel a Uribe

El líder de la Colombia Humana fue uno de los primeros en reaccionar a la decisión de la Corte Suprema. Estas son las reacciones de la oposición y las implicaciones de lo que viene para el ex mandatario.


 Gustavo Petro, uno de los mayores contradictores de Álvaro Uribe reaccionó de manera casi inmediata a la orden de la Corte Suprema de detención domiciliaria.  En un video, publicado en su cuenta de Twitter aseguró que "Colombia debe respetar la justicia". 

No fue la única voz de la oposición en pronunciarse. La excandidata para la Vicepresidencia Ángela María Robledo, quien fue fórmula de Petro, aseguró a través de su cuenta de Twitter que, “la Corte Suprema ordena medida de aseguramiento para Uribe y él lo primero que hace es nombrar a su familia; una vieja táctica de propaganda cuando la justicia avanza. Al presidente Iván Duque y a su partido les exigimos que respeten las decisiones de la Rama Judicial“. 

Escuche este análisis aquí

De la oposición también se ha pronunciado la congresista de Decentes, Aída Avella, quien señaló que, “las decisiones de las autoridades judiciales son para respetar. El articulo 13 de la Constitución dice que todas las personas son iguales ante la ley".

De otra parte, Antonio Navarro, uno de los líderes de Alianza Verde, comentó que acata y respeta la decisión del alto Tribunal:

Desde la bancada Decentes, también se pronunció el senador Gustavo Bolívar con un corto mensaje en su cuenta de Twitter:

Otra de las caras visibles de la opisición como María José Pizarro señaló en su red social: “Las decisiones de la Justicia y de la Corte Suprema deben respetarse, sin presiones de ningún tipo incluidas las políticas. Debemos esperar con serenidad el desenlace del proceso“.

¿Qué viene para Uribe?

La decisión de la Corte Suprema se produce luego de la investigación y el proceso que se adelantó contra Uribe en el alto Tribunal por el caso de manipulación de falsos testigos.

La orden de detención contra Uribe debe empezar a cumplirse de inmediato. Esta medida admite reposición por parte de la defensa del expresidente, pero tal recurso no congela los efectos de la resolución jurídica. La detención domiciliaria podrá prolongarse por máximo un año. 

Se espera que en ese periodo el juicio de fondo concluya y que se conozca si hay responsabilidad de fondo respecto a los cargos señalados. Resuelta la situación jurídica con esta medida de aseguramiento sigue la calificación que será el momento en que la Sala de Instrucción formule acusación y llame a juicio a Uribe. Entonces el expediente pasará a la Sala de Juzgamiento para que otros tres magistrados diferentes oigan los alegatos de las partes, analicen las evidencias e imparta un veredicto. 

Con la detención domiciliaria la Corte Suprema de Justicia está tratando de proteger lo que resta del proceso. Al expediente aún le faltan varias pruebas por ser practicadas como lo son, por ejemplo, los testimonios pendientes de los jefes paramilitares Salvatore Mancuso y el Tuso Sierra, quienes están en Estados Unidos. Así mismo, el magistrado instructor, César Reyes, o los abogados de Uribe podrían solicitar la ampliación de versión de algunos de los testigos que ya han declarado.

En detención domiciliaria Uribe podrá recibir visitas y mantener comunicación permanente con el exterior. Sin embargo su movilidad debe restringirse a su lugar de detención. Él mismo deberá elegir e informar a las autoridades judiciales cuál es el domicilio donde cumplirá la detención. También deberá solicitar autorización si quiere cambiar de residencia. 

La ley obliga a que las personas en detención domiciliaria paguen una caución y que el procesado permita el ingreso “a la residencia de los servidores públicos encargados de realizar la vigilancia del cumplimiento de la reclusión”. Lo más probable es que Álvaro Uribe escoja como domicilio para permanecer en detención su finca en Río Negro, a cinco minutos del aeropuerto de ese municipio vecino de Medellín. Es allí donde el senador permanece la mayor parte del tiempo cuando no está en Bogotá.

Precisamente en esa finca fue desde donde el expresidente ofreció una rueda de prensa (foto arriba) en 2018, poco días después que la Corte Suprema de Justicia lo llamó a rendir indagatoria en el caso por el cual ahora le impone medida de aseguramiento. En aquella ocasión el exmandatario afirmó: “En mi designio de vida está combatir la infamia, desde la libertad o desde la cárcel”.