Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/1996 12:00:00 AM

AVE MARIA

Las revelaciones de la senadora Maria Izquierdo sobre la financiación de la campaña presidencial ponen a temblar a muchos, y su colaboración con la justicia abre las puertas para que otros parlamentarios le sigan los pasos.

AVE MARIA AVE MARIA
LA SENADORA MARIA IZQUIERDO DE ROdríguez carga una Biblia en su cartera desde hace siete años. Pero según una de sus buenas amigas, "hace apenas un año largo que comenzó a leerla en serio ". En el pasado la congresista solo consultaba el libro sagrado en busca de frases para sus aguerridos debates. Pero ahora, y desde finales de 1994, la lee a diario y la estudia en un grupo de oración que se reune un par de veces por semana en una capilla católica cercana a su residencia.
Quienes la conocen aseguran que este encuentro religioso ha sido definitivo para que la senadora, otrora símbolo por excelencia del clientelismo, el manzanillismo y, en general, de todo lo que la opinión pública más repudia de la clase política, haya decidido enfrentar su proceso ante la Corte Suprema de Justicia por haber recibido dineros del narcotráfico, de una manera radicalmente diferente a la adoptada por los demás congresistas investigados.
En efecto, en vez de negar las acusaciones o de justificar los cheques de las empresas vinculadas al cartel de Cali con supuestos pagos por la venta de cuadros, tapetes, vehículos, tierras, asesorías y hasta dólares, la senadora ha reconocido que una parte de ese dinero, cerca de 60 millones de pesos, la obtuvo al venderle a una empresa del cartel de Cali un lote de ganado y la utilizó para pagar el rescate de su esposo secuestrado a principios de 1995. Y que la otra, unos ocho millones de pesos, fue una contribucion de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela para la campaña electoral de la parlamentaria en 1994.
Pero María Izquierdo ha ido mucho más lejos y según las informaciones aparecidas la semana pasada en diferentes medios de comunicación, ha arrojado importantes luces sobre distintos aspectos del proceso 8.000, pues ha confirmado apartes sustanciales de la indagatoria de Santiago Medina y de Guillermo Pallomari. SEMANA contact6 a la senadora y a su joven abogado, Jaime Lombana, para tratar de establecer el verdadero alcance de su indagatoria.
"Señores periodistas yo los quiero mucho, pero entiéndanme que van a acabar con mi vida con esas filtraciones "dijo la senadora a los periodistas de SEMANA, y agregó: " Yo no estoy sapeando ni delatando a nadie. Lo que pasa es que decidí responder todo lo que mepregunten y contarle a la Corte todo lo que sé. Mi indagatoria es tan grave que por ello mismo no puedo anticiparles nada".
Ante la negativa de la senadora a hablar sobre su indagatoria, SEMANA decidió consultar a algunos de sus allegados y a un pequeño grupo de parlamentarios que han sido confidentes de María Izquierdo en todos estos meses. Con la debida reserva de identidad ellos aceptaron contarle a SEMANA qué sabía la parlamentaria sobre la financiación de la campaña liberal, qué pudo haberle dicho a la Corte y cómo fue el proceso que la llevó a colaborar con la justicia.

EL PACTO
A fines de abril de 1995, cuando el fiscal general Alfonso Valdivieso ordenó la detención de Eduardo Mestre y Alberto Giraldo y compulsó a la Corte Suprema copias de los indicios que había encontrado sobre la vinculación de una docena de dirigentes políticos con el cartel de Cali, un frío temblor recorrió las espaldas de numerosos parlamentarios. Angustiados ante lo que podía suceder si la Corte, en colaboración con la Fiscalía, sacaba adelante esta investigación, un pequeño grupo de 15 congresistas, entre ellos varios de los vinculados al proceso y otros que temían verse involucrados, comenzó a reunirse con frecuencia para analizar la situación.
Uno de esos parlamentarios era María Izquierdo, quien desde las primeras citas comenzó a plantear, como una de las alternativas que debía ser discutida, la de que cada uno de los involucrados fuera a la Corte y simple y llanamente contara todo lo que sabía. La sugerencia de la senadora era rechazada por la mayoría de sus colegas, aunque algunos la apoyaban e incluso eran más beligerantes que ella.
Tras una primera serie de encuentros los asistentes establecieron tres posibles escenarios sobre lo que podía sucederles. El primero, en el que la mayoría de ellos creía más, era, según uno de los parlamentarios consultados por SEMANA, " que el presidente Ernesto Samper nos iba aayudar, pues al fin y al cabo todos estábamos metidos en el mismo lío". El segundo escenario, planteado por dos de los asistentes que recordaban el sonado caso de Watergate, era que el jefe del Estado iba a actuar como Richard Nixon," es decir, que nos iba a echar a nosotros por delante para protegerse él". Y el tercero, que " independientemente de lo que hiciera Samper, como tanta gente sabía y tanta gente podía contar, nos íbamos air todos al cuerno".
Algunos funcionarios del gobierno que a su vez habían trabajado en la campaña, asistían ocasionalmente a estas reuniones. Ellos convencieron a los congresistas de que el gobierno los iba a ayudar y de que al final todo iba a salir bien. Fue entonces cuando los más optimistas lograron que entre el grupo de parlamentarios se abriera camino un pacto de caballeros en virtud del cual todos se guardarían las espaldas y, con la asesoría de un par de penalistas consagrados, coordinarían una defensa ante la Corte en la que cada uno explicarla su vinculacion con empresas del cartel de Cali como un hecho esporádico y aislado que nada había tenido que ver con la campaña liberal.

HISTORIAS Y PAPELES
Hacia finales de junio de 1995 uno de los congresistas propuso que la mejor manera de prepararse frente a la Corte era establecer de qué podían llegar a ser acusados. La idea era tratar de reunir la mayor cantidad posible de documentos y reconstruir entre todos lo que en términos concretos había sucedido en la campaña. Según las fuentes consultadas por SEMANA, la senadora Izquierdo fue una de las más activas en este campo. Y es que Maria dijo uno de los parlamentarios seguia insistiendo en que debíamos explorar la posibilidad de contar toda la verdad, y por ello valoraba especialmente que reuniéramos documentos y datos.
Las reuniones del grupo se extendían a veces hasta altas horas de la madrugada y entre whisky y whisky los asistentes compartían anécdotas de la campaña. Uno de mis colegas relata uno de los asistentes recordó en una de esas tenidas que dias antes de la segunda vuelta presidencial él habia ido a la casa de Santiago Medina a recoger varios millones en efectivo para la tesoreria de su región, y anotó que Medina le habia entregado la plata en efectivo envuelta en un papel de regalo color fucsia con estrellas doradas". La misma fuente menciono también que en medio del anecdotario y a medida que unos y otros contaban cómo habian sido sus visitas a la casa de Medina, entre todos descubrieron que el tesorero de la campaña no los había visto a todos con la misma simpatia y que eso se media por la calidad del whisky que les había ofrecido en la visita.
Como las anécdotas sobre el whisky y el dinero en efectivo envuelto en papel fucsia se multiplicaban, uno de los congresistas decidió que sería un buen ejercicio tratar de sumar entre todos cuánta plata les había entregado Medina a las distintas tesorerías regionales. Con lo que cada uno sabía por la experiencia personal y con lo que les habían contado otros congresistas y tesoreros de los distintos departamentos, fueron reuniendo en una cartulina que manejaba un parlamentario fanático de los números las cifras, región por región. Al final de cuentas concluyeron que el efectivo entregado por Medina, y que todos identificaban como originado en el cartel de Cali, rondaba los 2.800 millones de pesos.
Pero pronto fue evidente para los asistentes a las reuniones que ese no había sido el único dinero procedente de Cali que había alimentado la campaña presidencial en las distintas regiones. Muchos parlamentarios y tesoreros regionales fueron a Cali y se entrevistaron con el contador del cartel el chileno Guillermo Pallomari. Fue así como a la cartulina le nació otro capítulo que los congresistas calculaban entre 2.000 y 3.000 millones de pesos, que habrían sido entregados directamente por Pallomari a las distintas tesorerías regionales. El contador del cartel ha confirmado en sus declaraciones estas entregas, pero su cálculo del dinero aportado es bastante superior.
Otra historia de la que mucho se habló en las reuniones de este pequeño grupo de congresistas a mediados del año pasado, es la de la avioneta que salió de Cali cargada de dinero en efectivo y recorrió varios aeropuertos de la Costa Atlántica pocos días antes de la segunda vuelta de la elección presidencial.

En su reconstruccion de los hechos los aisitenetes a las reuniones calcularon entre 800 millones de pesos el total del dinero transportado, y aunque hubo muchas discusiones sobre dónde habia hecho escala el aparato, la versión más consolidada era que cuando menos se habia detenido en los aeropuertos de Barranquilla y Monteria, la capital de Córdoba, donde por unas horas fue retenida con todo y el dinero por la Policia.
En estas reuniones también recordaron la historia, por aquellos dias ya divulgada por la revista Cambio 16, sobre las decenas de miles de camisetas entregadas por el cartel a la campaña. Uno de los asistentes aseguró que habia podido comprobar que existian dos tipos de camisetas, unas más finas que otras. Al parecer, unas habian sido importadas y otras eran de fabricación nacional.
Uno de los congresistas que asistio a buena parte de las reuniones y que le confirmó a SEMANA el anterior anecdotario, aseguró que "María conoce esta historia al dedillo, y además su experiencia personal en lo que tuvo que ver con la campaña fue bastante completa, de modo que si, como disen, le contó todo esto a la Corte, no hay duda de que su indagatoria es una bomba".
SEMANA trato de precisar con este parlamentario a qué se referia al hablar de la experiencia personal de la dirigente en la campaña. El congresista respondió que si alguno entre ellos se habia hecho buen amigo y confidente de Medina en la época de la campaña habia sido precisamente Maria Izquierdo. " Ella fue donde Medina por la misma razón por la que fuimos muchos de nosotros, porque a Samper le llegabamos permanentemente con quejas en el sentido de que no habia plata y de que Botero no nos daba razón". Según el parlamentario, eso explicaria lo que han divulgado al gunos medios de comunica ción sobre la indagatoria de la senadora Izquierdo en el sentido de que por esa razón muchos terminaron yendo donde Medina a recoger plata en efectivo.
Uno de ellos fue la propia senadora quien, según lo que se ha podido establecer, hacia la medianoche del 11 de junio de 1994 habria recogido 30 millones de pesos en billetes de 10.000, en una en trega de la que habria sido testigo presencial Alberto Giraldo. Según recuerda el mismo parlamentario, Maria Izquierdo conservó copia del recibo que le firmo a Medina. La fuente recuerda también que la parlamentaria inter medió en la entrega de cerca de 70 de millones de pesos más destinados a una de las dos tesorerias que la campaña liberal tenia en Boyacá. "Les repito le dijo el congresista a los periodistas de SEMANA que si María Izquierdo le dijo todo eso a la Corte las cosas se van a ponermuy difíciles".

LA DECISION DE MARIA
Y todo parece indicar que la senadora contó esto y mucho más en su indagatoria ante la Corte. Una fuente del alto tribunal le dijo el viernes a SEMANA que "aunque el magistrado Dídimo Páez, que tiene a su cargo el caso, ha mantenido un hermetismo casi absoluto sobre el tema, y aunque solo él y su auxiliar conocen los detalles, aqui en la Corte todos aseguran que lo relatado por la senadora es muy completo y detallado, y que además ha entregado documentos para sustentar sus afirmaciones ".
Pero, ¿cómo fue que María se decidió finalmente a hablar? Al parecer, a medida que las cosas se fueron enredando, Medina fue detenido, Botero también, y siguieron apareciendo pruebas y más pruebas de lo sucedido en la campaña, el grupo de parlarnentarios que solia reunirse pasó del temor al terror, perdió buena parte de su cohesión inicial y el pacto de caballeros quedó en el olvido. Según la fuente de la Corte antes citada, "a los magistrados les molesto mucho que a medida que los expedientes se iban nutriendo de pruebas comenzaron a pedirles cita algunos de los parlamentarios más preocupados y al contarles cosas en contra de sus colegas del Congreso".
Ese ambiente de 'saperia' le hizo aún más daño a la imagen de los parlamentarios en el alto tribunal y llevó a los magistrados a llenarse de reservas frente a la posibilidad de que alguno de ellos ofreciera colaborar con el proceso. Esto perjudicó en un principio a Maria Izquierdo. El primero de octubre del año pasado, día de su cumpleaños, ella tomó la decisión de retirarse definitivamente de la política y de contarle toda la verdad a la Corte, antes incluso de que ésta la citara a indagatoria. Pero la resistencia que se había creado en el alto tribunal contra cualquier oferta de colaboración de los parlamentarios impidió que la decisión de la senadora se concretara en aquellos días.
Otro problema que tuvo la congresista fue la falta de antecedentes en materia de colaboración con la justicia en un proceso ante la Corte. No era claro con quién podía negociarse esa colaboracion y tanto la senadora como su abogado Jaime Lombana trataron de conseguir asesoría de otros penalistas. Esto no era fácil, pues ambos comenzaron a temer por la seguridad de la parlamentaria y por cuenta de ello sentían mucho miedo de revelar a alguien que pensaban ofrecer a la Corte su colaboración. Las filtraciones que se produjeron en dlciembre en distintos medios de comunicación en el sentido de que María Izquierdo había visitado a Santiago Medina y estaba lista a cantar, complicaron aún más la situación.
Además, la senadora se estaba quedando cada vez más sola, pues sus companeros en las reuniones de mediados del 95 habían abandonado cualquier idea de colaboración con la justicia y habían puesto sus esperanzas en el famoso 'narcomico' que el Senado aprobó y que finalmente la Cámara hundió a mediados de diciembre. Un allegado a la senadora confirmó a SEMANA que, en ls días previos a su votación en ambas cámaras, algunos congresistas le llevaron copia del borrador del artículo hasta su casa y le garantizaron que el gobierno estaba enterado de la operación. Sin embargo, María Izquierdo se mantuvo en su decisión y comenzó a plasmarla en su extensa indagatoria ante la Corte. El proceso se detuvo por las vacaciones de diciembre pero fue rematado la se mana pasada con las sesiones definitivas de la indagatoria y con la presentación formal del memorial de colaboración.

LA DECISION DE LA CORTE
Todo indica pues que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia tiene en sus manos un asunto muy delicado. En los próximos días deberá definir la situación jurídica de la senadora y valorar el alcance de su colaboración para establecer si hay lugar a beneficios. De esta decisión depende el que otros parlamentarios le sigan los pasos a la dirigente boyacense, y contribuyan con la Sala Penal a esclarecer de manera definitiva el proceso 8.000, al menos en lo que a los congresistas se refiere.
Pero el asunto para María Izquierdo no parece sencillo. En contra de la senadora está su imagen de clientelista y manzanilla, y la indignidad que representa, independientemente de que luego lo haya confesado, el que hubiera recibido dinero del cartel de Cali. Pero en su favor hay también algunos elementos. En primer lugar, que todas las personas que han hablado con ella en las últimas semanas coinciden en afirmar que su actitud transmite un arrepentimiento sincero, plasmado no solo en su decisión de contar todo lo que sabe sin siquiera estar segura de si va a obtener beneficios a cambio, sino en su determinación de abandonar para siempre una vida política de más de 20 años. También hay que reconocerle a la senadora que rompió la solidaridad de cuerpo del Congreso y lo que ella misma repite a sus amigos por estos días en el sentido de que "yo destapé la mentira colectiva".
Pero además de tener que definir la situación de la senadora, la Sala Penal tiene que resolver otros asuntos bastante delicados. Si es verdad, como lo han revelado algunos medios de comunicación, que la parlamentaria reveló detalles que podrían comprome ter al propio Presidente de la Repúbli- ca, la Corte tendría que enviar el expediente a la Comisión de Acusaciones de la Cámara, con lo cual se reabriría el inicialmente archivado proceso preliminar contra Ernesto Samper. Habrá que ver entonces si el alto tribunal sea cual sea su decisión contribuye a aproximar el final del proceso 8.000, con la esperanza de que éste llegue algún día a alguna parte y termine definitivamente un asunto que ya va para muy largo y que mantiene al país sumido en un grave crisis.

UN ASUNTO ESPINOSO
UNO DE LOS POLITICOS que va a tener que bailar con la más fea por cuenta de sus presuntas relaciones comerciales con el cartel de Cali es el senador liberal por el Valle del Cauca, Gustavo Espinosa, quien deberá explicar a partir del próximo 29 de enero ante la Corte Suprema de Justicia un posible incremento patrimonial por más de 300 millones de pesos.
En efecto, la semana pasada la sala penal de la Corte, después de varios meses de investigación, decidió vincular al parlamentario al llamado proceso 8.000. Espinosa, uno de los más fuertes contradictores que ha tenido la justicia sin rostro, tendrá que justificar ante el máximo tribunal su incremento patrimonial, al parecer, por su vinculos comerciales con narco traficantes del cartel de Cali. El hecho parece no desvelar demasiado al controvertido politico, quien dijo a SEMANA el pasado viernes que "tengo aquí listas dos maletas con documentación para demostrarle a la Corte mI supuesto incremento patrimonial'.
La situación del político libe}al se complicó aún más con las declaraciones rendidas por el ex tesorero del cartel de Cali, Guillermo Pallomari, a una comisión de fiscales que lo indagó recientemente en Estados Unidos, donde se encuentra gozando de los beneficios de la protección de testigos. Pallomari habria entregado documentos que demostrarían que tanto Espinosa como otros politicos del pais recibieron mas de siete mil millones de pesos de manos de Alberto Giraldo, supuesto emisario del cartel de Cali. Parte de ese dinero habria sido empleado por Espinosa para financiar su campaña politica.
Al respecto, el senador liberal dijo a SEMANA que dicha afirmación no es cierta puesto que "mi campaña costó 37 y medio millones de pesos, como consta ante la Veeduria y el Consejo Nacional Electoral".
De acuerdo con información de la Corte Suprema, Espinosa se habría beneficiado con hospedajes en el Hotel Intercontinental de Cali cancelados por empresas de fachada del cartel de Cali, como Exposal. Dicha empresa le habria cancelado cuentas al politico por más de 50 millones de pesos. Tales giros habrían sido gestionados por terceras personas, pero tendrian como último beneficiario al senador liberal.
El politico, aunque admite que conoció a Miguel Rodriguez cuando era decano de la facultad de Derecho de la Universidad Santiago de Cali en 1969, niega haber conocido a Pallomari. Nunca he dicho una mentira y puedo jurar que jamás conocí a ese señor dijo Espinosa.
El futuro de Espinosa, en todo caso, no está despejado. Lo cierto del caso es que a partir del próximo 29 de enero el senador tendrá que absolver todos los interrogantes que tiene la Corte Suprema.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com