Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/1/1994 12:00:00 AM

CAPEANDO EL TEMPORAL

Ante los nuevos coletazos de los narcocasetes, Samper le pone la cara al mundo, mientras que su tesorero, Santiago Medina, en entrevista con SEMANA, responde los interrogantes.

CAPEANDO EL TEMPORAL, Sección Nación, edición 635, Aug  1 1994 CAPEANDO EL TEMPORAL
LA SEMANA PASADA HUBO UN TEMA DEL cual todo el mundo habló en privado, pero nadie en público: un nuevo casete con conversaciones entre el periodista Alberto Giraldo y Gilberto Rodríguez Orejuela. El casete circuló por todos los medios de comunicación pero ninguno reveló su contenido. Para la televisión y la radio se recurrió a la censura, invocando normas que prohiban la transmisión de mensajes de personas que están fuera de la ley. La prensa escrita, por su parte. aplicó la autocensura. El estado de ánimo colectivo era el de rodear al nuevo presidente ante la insólita situación de mala imagen internacional que se había creado con motivo de la revelación de los narcocasetes.
Esta actitud es comprensible. Sin embargo, a largo plazo puede no ser totalmente convincente. La solidaridad sola puede dejar dudas flotando en el ambiente y esto no le conviene al nuevo presidente ni al país. Sobre todo si no hay absolutamente nada que ocultar como parece ser el caso de los narcocasetes. El episodio de los dineros calientes en la pasada campaña tiene una dimensión real y otra ficticia. La real fue que hubo un Atento permanente y persistente de parte de los carteles de la droga para infiltrar las campañas. La ficticia es deducir, de ese hecho, que alguno de los dos candidatos presidenciales pudo haber sido cómplice directo de ese proceso.
Los malentendidos alrededor de este punto han generado una situación en el exterior de la que le ha caído más agua sucia a Colombia que en cualquier otro momento de su historia. La revista Time tituló un artículo sobre Ernesto Samper "¿EI narcopresidente?" lo que no deja de ser una afirmacion temeraria. Ocho años de esfuerzos para desnarcotizar la imagen de Colombia se fueron a pique de la noche a la mañana.
Toda la estrategia de Ernesto Samper y el nuevo gobierno gira alrededor de solucionar este problema. La decisión de nombrar cinco ministros a una semana de haber sido elegido obedecía a la necesidad de mostrar un gobierno firme y actuante, y mirando hacia adelante para neutralizar cualquier imagen de indecisión generada por la interinidad y la sombra de un escándalo. Samper enfrentó la situación rápidamente. Su gira internacional de visita a los jefes de Estado más importantes de Europa, ilustra cómo después del shack inicial el episodio ha sido asimilado en su dimensión real. De lo contrario ninguno de los gobiernos de la Unión Europea se hubiera apresurado a estrechar la mano del nuevo presidente de Colombia como lo han hecho.
La visita de Samper a Estados Unidos donde el asunto era más espinoso, aclaró muchos malentendidos. El gobierno estadounidense, el cual tenía reservas sobre el presidente electo por el contenido de los casetes, envió una delegación de alto nivel del Departamento de Estado. para que se entrevistara con él durante su estadía en Nueva York. Esta estuvo integrada por los embajadores Michael Skoll y Christoper Argos. Directores encargados del departamento de asuntos Latinoamericanos y de la Oficina de Cooperación Internacional en materia de Estupefacientes. Los funcionarios le manifestado al nuevo presidente que, en vez de volver la vista atrás, era conveniente que los dos países miraran hacia adelante para fortalecer las relaciones bilaterales. Ante este comentario, Samper los interrumpió puntualizando que no aceptaba que le hablaran en ese tono, pues eso dejaba la impresión de que estaban perdonando algo de su pasado.
Agregó en forma enérgica que toda su hoja de vida era absolutamente limpia y que no podía ponerse en duda por parte de los estadounidenses. Terminó diciendo que si Estados Unidos quería fortalecer sus relaciones con el gobierno de Colombia, tenía que poner todas sus cartas sobre la mesa y no hacer campañas de desinformación en los medios como se había hecho alrededor de los narcocasetes. Los funcionarios estadounidenses se sorprendieron inicialmente con esta actitud, pero finalmente las dos partes estuvieron de acuerdo que dada la situación tan tensa, los resultados de la reunión no pudieron haber sido los mejores. Sin embargo, quedan por convencer ciertos sectores de la opinión de Estados Unidos.
Samper considera que no tiene nada que hacerse perdonar de Estados Unidos, ni nada que hacerse perdonar de los colombianos. Lo que sí es conveniente para el país es ventilar este asunto de las grabaciones todo lo que sea necesario para que nunca quede la impresión de que por solidaridad nacional se tendió un manto de silencio relacionado con el presidente.
Para el casete que apareció la semana pasada vuelve a colocar en una posición comprometida al tesorero de la campaña de Samper, Santiago Medina (ver transcripción). Este ha sido el personaje clave desde el inicio de todo el proceso, pues, a pesar de que ya es de conocimiento público el hecho de que el cartel de Cali hubiera tratado de llegar a la campaña de Samper a través de una docena de intermediarios, Medina está en una categoría diferente a todos los otros por ser el tesorero de la campaña liberal.
El caso de los narcocasetes puede ser analizado desde tres puntos de vista diferentes: los contactos, los desembolsos -si los hubo- y el conocimiento de éstos por parte del candidato. Los puntos primero y tercero se consideran aclarados. Es un hecho que hubo muchos contactos y también es un hecho que toda la información disponible hasta la fecha demuestra que Samper jamas los hubiera permitido. El mismo le manifestó esto a la delegación del Departamento de Estado con la que se reunió en Nueva York. Su argumento central era muy sencillo, pero muy contundente. Nadie puede garantizar que a lo largo de una campaña de casi dos años, en un país inundado de narcotráfico, no haya llegado un solo peso de dineros calientes a la actividad proselitista.
En cambio, lo que sí puede garantizarse es que si sucedió, lo que todavía está por demostrarse, fue sin el conocimiento y contra la voluntad expresa del candidato.
Este planteamiento lo resume todo y deja la posibilidad de cualquier gol en manos del portero del momento que era Santiago Medina. SEMANA, dentro del convencimiento de que esta cuestión se aclara más ventilándola que pasándola por alto, publica el contenido del casete en cuestión y las respuestas de Medina sobre este tema (ver artículos siguientes).


¿QUIEN ES SANTIAGO MEDINA?
Administrador de empresas, arquitecto, decorador de interiores y exteriores, y experto diseñador de muebles, Santiago Medina Serna es muy conocido en los círculos sociales de Bogotá. Nacido en septiembre de 1950, es hijo de dos familias adineradas de Cundinamarca y Boyacá. Fue director administrativo de Cementos Boyacá, secretario general del Grupo Colombia cuando estaba en manos del ex gobernador Ignacio Umaña de Brigard, subgerente de la fábrica de Grasas y Aceites Vegetales Gracetales en Barranquilla y vicepresidente de Proficol S.A. e Industrias Agrícolas en Cali. En febrero de 1980 constituyó con Gustavo Pinto Ferreira la sociedad Portobelo Decoración Ltda., que inició operaciones en un pequeño local de la carrera 15 con la calle 95 e impuso un nuevo estilo en el diseño de interiores.
Ha sido exitoso en todos sus negocios y desde hace casi 10 años ha estado vinculado a las campañas políticas. En 1986, por su amistad de tiempo atrás con Luis Carlos Galán, fue nombrado tesorero de la Fundación Nuevo Liberalismo en la antesala de su campaña presidencial. Fue promotor de la compra y reforma de la sede donde hoy opera la Fundación Luis Carlos Galán. Al fallecer Galán fue llamado por el presidente Julio César Turbay Ayala a la Tesorería Adjunta del Partido Liberal. Luego fue ratificado en ese cargo por el entonces candidato único César Gaviria Trujillo y su retiro sólo se produjo cuando éste lo nombró gerente de Coljuegos Ltda. el 21 de septiembre de 1990.
Bajo un contrato de prestación de servicios con la Organización Panamericana de la Salud, tuvo a su cargo la creación y organización de esta empresa que después se llamó Ecosalud S.A.. cuyo objeto fue explotar para el Estado los juegos y apuestas de suerte y azar. A los dos meses de ejercer sus funciones fue nombrado en México presidente de la Corporación Iberoamericana de Loterías y Apuestas del Estado que tiene la representación de 23 loterías de los gobiernos iberoamericanos.
Su paso por Ecosalud es un episodio controvertido. El primer proyecto de la entidad estatal fue sacar a licitación la famosa lotería La Instantánea. En septiembre de 1990 el consejo directivo de Ecosalud le autorizó viajar a Georgia (Estados Unidos) y a Londres para contactar oferentes del `rasparaspa'.
Sin embargo el 3 de mayo de 1991 presentó inesperadamente su renuncia, a la mitad de la licitación. Pero su carta llegó a la Presidencia de la República cuando ya se había expedido la declaratoria de insubsistencia. No hubo investigación administrativa sobre su actuación en torno del caso de La Instantánea y, como siempre ocurre en los casos de insubsistencia, la resolución no fue motivada. Lo cierto es que tras su salida. los nuevos directores de Ecosalud decidieron repetir el proceso de licitación.
Medina aclara que durante su paso por Ecosalud su labor fue criticada porque pretendió poner a producir la empresa en muy corto tiempo, "presentando ideas que acaban con las tradicionales loterías departamentales". Eso, según su versión, le produjo fuertes desavenencias con el entonces ministro de Salud, Camilo González Posso. Tras la insubsistencia, enfrentó una situación digna de cualquier película de Hollywood. Le enviaron una paloma muerta con un cuchillo clavado en el vientre y luego le envenenaron sus dos perros. El atribuye estos incidentes a personas descontentas con su gestión en Ecosalud.
Tras su fugaz paso por el gobierno cuando el expresidente Turbay Ayala fué designado embajador en Italia, le encargó la tesorería de la Asociación Democrática Colombiana, cargo que desempeñó hasta hace pocos meses. Al mismo tiempo Enrique Santos le encomendó la creación de la nueva revista Aló Casa, especializada en decoración. En marzo de 1992 constituyó un anticuario en el barrio Los Rosales de Bogotá, que lleva su nombra en sociedad con Edgar Hernández Santos. Es considerado como uno de los más exclusivos de la capital.
No obstante, el episodio de Ecosalud le dejó un mal sabor y el hecho de haber sido objeto de una declaratoria de insubsistcncia le tema mortificado sobremanera. Por eso decidió vincularse a sus actividades pasadas e ingresó a la campaña de Ernesto Samper como uno de los 25 integrantes del comité financiero dirigido por la entonces tesorera Mónica de Greiff. Sin embargo, las vinculaciones de la ex ministra con la Shell hicieron dudar de la compatibilidad de su funciones en una campaña política y Samper decidió que ella se convirtiera en asesora externa. El candidato y Fernando Botero Zea asignaron para el cargo de tesorero general a Medina desde enero pasado, por haber sido el más eficiente de los 25 captadores de recursos para la campaña. Curiosamente por esos días un alto funcionario de la Presidencia de la República llamó a Botero y le advirtió que la salida de Medina de Ecosalud se debió a manejos no muy claros en la licitación de La Instantánea. Botero se entrevistó con el nuevo tesorero y él se defendió con la versión de que su salida fue causada por fricciones con el ministro del M- 19. Camilo González Posso. Ahí quedó todo el asunto.
Medina se puso manos a la obra y, aprovechando sus relaciones públicas, coordinó un gran comité financiero nacional apoyado por varios industriales nacionales, como Mauricio Scherer, Jean Claude Martines Jorge Herrera Barona y Armando Benedeai, entre otros ante sus exitosos resultados, se fue convirtiendo en una de las personas claves de la organización y su amistad con Samper creció rápidamente se llevaron a cabo almuerzos, comidas, subastas de arte y reuniones en el apartamento del candidato .
Los resultados fueron tan espectaculares que Medina se volvió uno de los personajes más populares de la campaña ahora es una de la personas mas interesadas en que se haga claridad por su aparición en los casetes como prueba de las transparencias de su proceder, muestra cómo él mismo, antes del escándalo, presentó a la Fiscalia tres cheques recibidos del exterior uno por 1.000 dólares, otro por 5.000 y otro por 10.000 sobre los cuales no había claridad de su procedencia.
Acerca de todos estos temas SEMANA habló con Medina. A continuación reproduce apartes de este diálogo.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
  • “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    close
  • La marcha nacional por la universidad pública en 2 minutos

    La marcha nacional por la universidad pública en 2 minutos

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.