Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/15/1995 12:00:00 AM

CARBONATO PASO POR AQUI...

En los testimonios de tres extranjeros, arrestados en el Valle del Cauca, descansa la acusación de la Policía de que un gigantesco cargamento de sodio tenía como destinatario el cartel de Cali.

CARBONATO PASO POR AQUI... CARBONATO PASO POR AQUI...
UNA LEGION DE EXTRAÑOS estibadores invadió el puerto de Buenaventura a finales de marzo. Si no fuera por su curiosidad de saber los detalles de la llegada de un buque con una gigantesca carga de químicos, nadie hubiera sospechado que se trataba de agentes de la Policía disfrazados de braceros.
La infiltración era sólo el comienzo de una operación que culminó con el mayor decomiso de precursores químicos en la historia de la lucha contra el narcotráfico en el mundo. La policía Antinarcóticos incautó 3.000 toneladas de carbohidrato de sodio bajo el convencimiento de que el destinatario final de la preciada encomienda era el cartel de Cali.
Pero la operación batió otro récord: el de la confusión y la desinformación. A pocas horas de darse a conocer la noticia había tantas versiones de lo ocurrido como toneladas de sodio incautado. Lo que pocos sopesaron, sin embargo, en medio de la polémica del intrincado proceso de importación, nacionalización y entrega, fue el testimonio de tres ciudadanos extranjeros que habían sido capturados por el Bloque de Búsqueda en el Valle del Cauca y que coincidieron en señalar que el destinatario final del enorme cargamento del precursor para fabricar cocaína era el cartel de Cali.
Fueron justamente estos testigos quienes dieron las pistas y confirmaron la existencia del cargamento con una sustancia, que no sólo es utilizada para 'ablandar la hoja de coca ' sino como materia prima de detergentes y jabones. El primero de los testigos fue capturado el pasado 28 de marzo en Cali. Se trata de Hans Joachim Marx, un ciudadano alemán que se había convertido en un enlace muy importante para las operaciones del cartel en Europa tanto en el frente de los precursores como en el trasiego de drogas.
Para probar la autenticidad de su testimonio, Joachim Marx le entregó al Bloque una serie de pistas sobre la llegada a Colombia del cargamento de carbohidrato de sodio que le permitieron a la Policía encauzar una operación llamada 'Brisa', bautizada así porque el campo de acción sería la Costa Pacífica. Las declaraciones del alemán le sirvieron a la Policía para confirmar informaciones suministradas por colaboradores colombianos que también sabían, pero vagamente, del arribo de un barco de Europa a un puerto colombiano con carga química para el cartel de Cali.
Pero quienes finalmente le dieron precisión a la operación fueron dos hombres de nacionalidad polaca detenidos a comienzo de abril en Cali cuando arreglaban una serie de contactos con representantes del cartel para finiquitar los detalles del transporte y entrega del carbohidrato de sodio. Ambos confirmaron la información suministrada por el alemán y los informantes colombianos. Con esa información los oficiales a cargo de la operación 'Brisa' infiltraron el 8 de marzo a un grupo de agentes de inteligencia entre la población de estibadores y braceros en el puerto de Buenaventura. La misión era recolectar información sohre la llegada del cargamento. Pero los agentes encubiertos habían llegado un poco tarde, pues el barco que buscaban, el Kapitan Glazache, de bandera rusa, había atracado en el puerto de Buenaventura el 4 de marzo, después de haber salido del puerto polaco de Gdynia.
Al seguir el rastro de la mercancía los agentes encubiertos descubrieron que ésta había sido trasladada a una zona conocida como el Gran Muelle, unas enormes bodegas localizadas en cercanías del puerto. En una espectacular operación, que incluyó dos aviones Twin Otter, unos 300 hombres de la policía Antinarcóticos y del Bloque de Búsqueda se tomaron a Buenaventura. Cerraron las vías de acceso a la ciudad, allanaron los depósitos y abordaron tres enormes buques que se encontraban atracados. Pero todo fue en vano. No encontraron ni el olor del carbohidrato de sodio. Horas después se enterarían que la mercancía ya había salido en 52 tractomulas, sin ningún obstáculo, de Buenaventura a Yumbo, Valle, donde fue almacenada en las bodegas de Almaviva y Almagrario.
En una carrera contra el tiempo y la nacionalización del químico, agentes de la 'Brisa' se trasladaron en uno de los aviones a Cali, donde los esperaban funcionarios de la Fiscalía y la Procuraduría regional. Un grupo de 15 oficiales que se las ingeniaron para meterse en un solo carro, salió con destino a Yumbo donde encontraron el polvoroso tesoro: 3.000 toneladas de carbohidrato de sodio empacadas en supersacos de una tonelada.

EMPAPELADOS
Si los testimonios permitieron llegar rápidamente a conocer la identidad del destinatario, la montaña de documentos y el alud de declaraciones contradictorias que surgieron a medida que se deshilvanaba el proceso de importación y nacionalización de los químicos, creó una gran desinformación y terminó por sepultar la verdad de lo ocurrido. "Esto se convirtió como en un juego de ajedrez donde todo el mundo mueve sus fichas y nadie se responsabiliza de sus jugadas", señaló el director de la Policía, general José Rosso Serrano.
Una vez el Bloque de Búsqueda reveló las graves sospechas sobre el cargamento, agentes de aduanas, almacenes de depósitos, empresas importadoras y compañías multinacionales se dieron a la tarea de deslindar sus responsabilidades en todo el proceso.
Paradójicamente el primer sorprendido con la importación fue el representante legal de la Sociedad Distribuidora Antioquia S.A -Sodia S.A.-, que aparecía en los documentos de importación como el destinatario de las 3.000 toneladas de los carbonatos. Juan Manuel del Corral Suescún le aseguró al oficial de Antinarcóticos que lo llamó desde las bodegas de Almaviva que "no sé de qué me está hablando. Nosotros no hemos hecho ninguna importación". En un fax que Del Corral le hizo llegar a la Policía sostuvo que los sellos de la empresa y su firma fueron falsificados y que el puerto de recepción de su mercancía siempre ha sido Barranquilla.
SE COMPLICAN LAS COSAS
Con la respuesta de Sodia, una empresa registrada en la Dirección Nacional de Estupefacientes como importadora de químicos, las pesquisas se orientaron hacia otra compañía que aparecía también en los documentos como importadora del material. Se trata de Nutrinorte Limitada, una firma con sede en Cartagena, con un cupo de importación de 500 toneladas de químicos al mes. Una representante legal de esta compañía que prefirió mantener en reserva su nombre, señaló a SEMANA que Nutrinorte no era el importador directo de las 3.000 toneladas de sodio. "Nosotros, en efecto, adquirimos a través de Polca Ltda. 400 toneladas del químico en puerto. Y dicha compañía nos manifestó que toda su documentación estaba al día. Esa mercancía era para negociarla con la firma Colgate Palmolive", señaló la vocera de Nutrinorte.
Polca apareció entonces en el escenario como un tercer importador, representante en Colombia de la firma exportadora del químico Janikosoda S.A. de Janikowo, Polonia. La empresa polaca es una de las mayores comercializadoras de sodio en el mundo. Anualmente exporta 250.000 toneladas de su producto y entre sus clientes están varios países de Latinoamérica. Sus representantes en Colombia manifestaron a las autoridades que ellos sólo se limitaron a vender 400 toneladas de la mercancía a Nutrinorte y que no tienen nada que ver con el resto del químico.
A la confusión de los protagonistas se le sumó la de los extras, encarnados por la gerente de Almaviva en Cali, Gloria Amparo López y la directora de la Dian en Cali, Cristina Guzmán de Vernaza. Las dos funcionarias en sus declaraciones a los medios de comunicación entraron en evidente contradicción. Por un lado, Gloria López afirmó que el cargamento había sido importado por Nutrinorte. Por su parte, Cristina de Vernaza señaló que el importador era Sodia S.A.
Vendrán más explicaciones, saldrán a la luz pública más documentos y mientras la Fiscalía reconstruye minuciosamente la cadena del papeleo para establecer cuál es el verdadero importador del químico, la Policía tendrá que volver a interrogar a los testigos, que en últimas son los que más letra menuda conocen sobre el tema.
Pero quienes no tienen duda alguna sobre el destinatario son los integrantes del alto mando oficial que dirigió la operación 'Brisa', quienes durante un mes siguieron las pistas de sus informantes extranjeros y nacionales y finalmente desataron esta tormenta inconclusa.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.