Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/1/1997 12:00:00 AM

CERO Y VAN CUATRO

Con la destitucion de Maritza Hidalgo quedo en evidencia que el manejo de los pabellones de maxima seguridad se le salio de las manos al gobierno.

CERO Y VAN CUATRO, Sección Nación, edición 809, Dec  1 1997 CERO Y VAN CUATRO
LOS PABELLONES DE MAXIma seguridad se han convertido en un quemadero de directores del Inpec. El viernes de la semana pasada, y tras una serie de incidentes con la Policía, fue relevada fulminantemente de su cargo la cuarta directora de esta entidad durante el actual gobierno. Se trata de Maritza Hidalgo, quien apenas duró tres meses en el cargo.
Los problemas del Inpec han sido una piedra en el zapato para el gobierno. Y mucho mas desde que fueron capturados y recluidos en las carceles de alta seguridad los cabecillas del cartel de Cali. Frente a la presión del gobierno de Estados Unidos, que tiene el tema de las carceles como un asunto vital en la asgenda binacional, se optó por entregarle el control de estos pabellones a la Policía Nacional. Fue así como se nombró primer director al coronel Norberto Pelaez, quien montó una serie de medidas encaminadas a evitar la corrupción dentro de los penales. Así mismo estableció los primeros controles para el ingreso de visitas a los pabellones de alta seguridad. Su gestión se vio empañada por la fuga de Jose Santacruz Londoño en enero de 1996 de la carcel de La Picota. Por esa razón presentó su renuncia.
En el cargo lo sucedió el tambien coronel de la Policía Rafael Pardo Cortes. A este le tocó afrontar la crisis carcelaria del año pasado cuando los presos se tomaron los centros penales. No obstante, Pardo enfrentó el problema y le quedó tiempo para poner en cintura a los capos del narcotrafico. Para ello expidió la resolución 4466 de septiembre de 1996, en la cual estableció un regimen estricto para los internos. Fueron 78 artículos en los que se prohibió el uso de objetos de lujo, se limitó el ingreso de abogados asi como de familiares, entre otras muchas medidas. Al final dejó el cargo porque fue llamado a curso para general.
Para ese entonces el gobierno había tomado la decisión de quitarle el control del Inpec a la Policóa y darselo de nuevo a los civiles. Fue asó como nombró al ex director de la Corporación Nacional de Turismo, Rafael Lamo. Al poco tiempo de posesionado Lamo enfrentó su primer escandalo porque de una manera inexplicable se reunió en La Picota con los jefes del cartel de Cali para oir sus quejas y sugerencias. Aduciendo amenazas contra su vida, el funcionario dimitió de su cargo. Sin embargo, poco antes de ser nombrado cónsul en Nueva York, expidió una resolución en que derogó 52 de los artículos establecidos por su antecesor para controlar los pabellones de alta seguridad.
Cuando Maritza Hidalgo asumió como cuarta directora del Inpec, hace tres meses, la Policia Nacional tenía el control interno de los pabellones como consecuencia de las anomalías descubiertas en los pabellones de alta seguridad de Bogota, Medellin y Palmira. Pero especialmente en la carcel de La Picota. Para ese entonces en la sección B de La Picota, donde se encuentran detenidos los cabecillas del cartel de Cali. sólo quedahan cinco personas. Y a los hermanos Miguel y Gilberto Rodriguez Orejuela les habían quitado a cuatro personas que les servían de secretarios, cocineros y estafetas.
Pero al comenzar su gestión la nueva directora del Inpec entró en un enfrentamiento directo con los oficiales de la Policía encargados de custodiar La Picota. Ella se opuso a la implantación de controles severos en el pabellón de alta seguridad y, ademas, mediante la resolución 4499 del 29 de septiembre, restituyó el ingreso de un ordenanza y un cocinero al sitio de reclusión de los jefes del cartel de Cali. Fueron estas medidas y no el confuso incidente de sus escoltas con unos patrulleros de la Policia la semana pasada, cuando se presentó un intercambio de disparos, las razones que llevaron al director de la institución, Rosso Jose Serrano, a pedirle al alto gobierno el relevo en la direcci6n del Inpec.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com