elecciones 2018

Gaviria modifica manifiesto que sacó a Viviane Morales y a Sofía Gaviria de la contienda liberal

Cuando antes decía que eran puntos irrenunciables para cualquier candidato, el expresidente eliminó, entre otros, la obligatoriedad de apoyar la implementación de la paz. Las críticas de las senadores continúan.


El manifiesto liberal se está terminando de convertir en un dolor de cabeza para el expresidente César Gaviria. La redacción del articulado cayó mal en un sector del partido, como el que representa Viviane Morales, Sofía Gaviria, Alfonso Gómez Méndez y Jaime Castro, quienes lo calificaron de dictatorial al pretender obligar a los precandidatos a la Presidencia y al Congreso a respetar el acuerdo de paz y respaldarlo sin posibilidad de disenso. El manifiesto terminó de dejar por fuera de la carrera electoral a las dos senadoras más visibles de la colectividad, Morales y Gaviria, quienes se negaron a aceptarlo. 

Sin embargo, el pasado 8 de noviembre el expresidente César Gaviria decidió modificarlo a pesar de que en su momento dijo que eran principios básicos "e irrenunciables" de las toldas rojas.

Todo comenzó unos días antes de que se realizara el Congreso Liberal, que tuvo lugar el 29 de septiembre pasado. En una reunión en la casa del senador Horacio Serpa en la que estuvieron presentes cuatro de los precandidatos liberales que querían medirse en la convención con un discurso frente a cientos de militantes rojos: Viviane Morales, Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo y Humberto de la Calle, más el expresidente César Gaviria, se sentaron para ultimar detalles del evento que los lanzaría oficialmente como aspirantes a la Presidencia. Al final, el expresidente sacó un manifiesto de ocho puntos de obligatoria suscripción para entrar a la contienda del trapo rojo.

Puede leer: Sofía Gaviria, otra mujer incómoda para el liberalismo 

Uno de los puntos era el de apoyar la implementación de las paz “sin condiciones” y el de “rechazar todo tipo de acción dirigida a discriminar a cualquier persona por su género, su origen social, su convicción política, su orientación sexual, su raza y otras distinciones que no sean razonables en la ley”. Además de acatar y promover las órdenes de la Corte Constitucional frente a estos aspectos y defender el estado laico por encima de los principios religiosos personales.

Condiciones que Viviane Morales no iba a aceptar, pues tiene en su ADN la marca del fallido referendo para que solo pudieran adoptar parejas heterosexuales y, a pesar de que apoyó el acuerdo de paz, desde hace unos meses su discurso se tornó crítico frente algunos proyectos derivados del acuerdo. Así las cosas, Viviane Morales se levantó de mesa y automáticamente quedó eliminada del congreso del partido.

Luego vino la senadora Sofía Gaviria, crítica del proceso de paz y quien estuvo en la renegociación del acuerdo al lado del sector del No, a finales del año pasado. Sorprendió a mediados de octubre al tratarse de inscribir como precandidata para participar en la consulta abierta que se realizará el 19 de noviembre, pero el partido se la negó porque no quiso firmar el manifiesto.

En contexto: Liberales: ¿se liberan de Viviane Morales? 

Las directivas citaron el artículo cuarto de la Resolución 5220 que dice que no se aceptan inscripciones con documentos o formularios incompletos. Acto seguido, la senadora denunció el manifiesto ante el Tribunal Superior de Cundinamarca y aunque fue negada, el expresidente Gaviria decidió cambiar tres puntos polémicos del manifiesto bajo la Resolución 5225 del 8 de noviembre.  

En esta quedó expresamente establecido que ya los precandidatos liberales que están en la contienda -Humberto de la Calle y Juan Fernando Cristo- no tendrán que apoyar el acuerdo y la implementación con las Farc y los venideros con otro grupos armados “sin condiciones”. En la nueva resolución se invita a los precandidatos “a procurar la convivencia pacífica y la construcción de una paz estable y duradera, para lo cual expresan su compromiso de apoyo a la implementación del acuerdo suscrito por el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc, para terminar el conflicto armado”, dice el punto 8.

Las otras dos modificaciones se presentaron en el punto 3 y 6 del acuerdo. En el primero se eliminó que los precandidatos tengan que acatar las decisiones de la Corte Constitucional “que han reconocido derechos de grupos sociales y comunidades tradicionalmente marginadas y discriminadas como las mujeres, las minorías étnicas y personas de orientación sexual diversa”.

Y el punto seis, el que obligaba a los precandidatos a dar garantías a un estado laico sin que sus convicciones religiosas no interfirieran en las decisiones públicas, también fue eliminado.

Análisis: ¿Qué pasó al fin con la consulta liberal? 

Sin embargo, los cambios no cayeron del todo bien. Este viernes, en entrevista con la W Radio, Viviane Morales expresó que “cómo es posible que hace un mes lo modificado eran principios irrenunciables, a los que el partido no podía claudicar, y luego los desecharon”. Pero fue más allá, aseguró que el Partido Liberal es antidemocrático y que César Gaviria será el sepulturero del partido.

Sofía Gaviria explicó que seguirá insistiendo en negarse a firmar un documento que la comprometa con la implementación de la paz. Agregó que “como víctima del conflicto y como representante de cientos de miles de colombianos víctimas de las Farc, tengo la imposibilidad de firmar esa parte del manifiesto y, por lo tanto, exijo que se me exima de tal requisito, para poder seguir representando, desde mi partido, el liberal, a esos millones de colombianos que exigen cambios sustanciales a esos acuerdos”.

La intensa polémica al interior del Partido Liberal continúa cuando faltan nueve días para la consulta abierta del partido. Un domingo que generará un gran titular por las repercusiones que la decisión electoral genere en al interior de las bases y de los congresistas, que por el que gane entre De la Calle y Cristo.