Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2001 12:00:00 AM

Ciudades invisibles

El Congreso nacional de arquitectura estará dedicado a examinar los impactos de la vivienda autoconstruida.

Ciudades invisibles Ciudades invisibles
Nosotros llegamos en 1969 con toda la familia. Fuimos los primeros que compramos en el barrio. Ahí donde ahora son los edificios eran sólo cebadales y había caminitos para ir a Kennedy. Nosotros vendíamos carbón, gasolina, petróleo. Eso lo traíamos de Puente Aranda. Ahí yo también crié marranos y tenía mi tienda. El mayor problema es que no había agua, luz, carretera. No entraban carros, no había nada porque estos eran potreros”.

Testimonios como este, publicado en el libro Bogotá, historia común, por Acción Comunal Distrital en 1999, se pueden obtener en infinidad de barrios de las grandes y medianas ciudades de Colombia, pues la historia reciente del urbanismo en Colombia ha sido marcada por la aparición, crecimiento y consolidación de estas ciudades invisibles, totalmente ajenas al diseño arquitectónico y urbanístico y a los planes de desarrollo. “La población de las ciudades latinoamericanas creció de apenas 20 millones en 1930 a aproximadamente 300 millones en 1990, con la mayor parte de ese incremento poblacional alojada en viviendas autoconstruidas”, señala Brian Gilbert, arquitecto británico especializado en el desarrollo de las ciudades latinoamericanas.

El XXVII Congreso nacional de arquitectura, que se celebrará en Cartagena entre el 22 y el 25 de septiembre, tiene como eje central el tema de la arquitectura sin arquitectos y el urbanismo sin urbanistas.

Como señala Rodolfo Ulloa, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, “estos procesos de transformación han sido vertiginosos y se han agudizado con el problema de la violencia y los desplazados. Hasta hace poco tiempo arquitectos, políticos y la sociedad en general se hacían los de la vista gorda, trataban de no verlos”. Por tratarse de proyectos sin ninguna planificación urbana resulta muy costoso dotarlos de servicios públicos. Además, como señala Gilbert, uno de los tres invitados internacionales al congreso, “la vivienda autoconstruida promueve frecuentemente asentamientos que viven bajo constante amenaza de riesgos tales como terremotos o inundaciones”.

Ulloa considera que otro problema de estos asentamientos es la falta de infraestructura urbana, como parques, vías amplias o bibliotecas. “Un buen diseño urbanístico muchas veces compensa la arquitectura precaria. Para una familia resulta más soportable convivir en un espacio estrecho si el espacio público es amable”.

Sin embargo estos barrios también ofrecen sus ventajas. En las casas autoconstruidas, como señala Ulloa, las familias pueden agrandarlas, darles usos muy diversos de acuerdo con sus necesidades, como abrir tiendas, alquilar cuartos o construir un nuevo piso para alojar familiares sin vivienda.

El congreso, en el que también participarán los expertos internacionales Oswaldo Román Lorente, de España, y Carlos González Lobo, de México, servirá para que arquitectos, urbanistas y funcionarios involucrados en la planeación urbana y la vivienda de interés social participen de manera activa en la configuración de un país que todavía sigue en obra negra.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com