política

“Conocer a algunas personas no significará complicidad”: Margarita Cabello

En entrevista con SEMANA, la nueva procuradora general de la Nación, Margarita Cabello, habla sobre sus desafíos en el organismo de control. “Vigilaré la llegada de la vacuna, su distribución adecuada y que no haya corrupción”, dice.


SEMANA: La principal preocupación que existe hoy es que usted no podrá ser una procuradora independiente por haber sido ministra de Justicia del Gobierno Duque. ¿Qué responde ante eso?

Margarita Cabello: La independencia ha sido el principio con el que yo he trabajado toda mi vida, desde que inicié de joven siendo jueza de la república. Y es la misma que vamos a practicar en el ejercicio de nuestra función en la Procuraduría. Es muy difícil que yo cambie de actuar. ¿Cómo es la independencia? Cada caso se tiene que trabajar cumpliendo las reglas del debido proceso, el principio de protección al derecho a la inocencia y las garantías procesales de un juicio justo y objetivo. Lo he hecho siempre y no tendría por qué cambiar ahora. Fui independiente, soy independiente y seguiré siendo independiente. Ese ha sido mi modo de vivir.

SEMANA: Hablemos del ganadero Luis Enrique Guzmán Chams. ¿Usted ha movido sus influencias en contra de él, quien denunció a Alejandro Char por supuestamente recibir coimas del contrato para la construcción del tanque de agua de Barranquilla?

M.C.: ¿Qué puedo decir yo de los chismes que habla la gente en la calle y de lo que dicen en los corrillos? Lo que yo puedo decir es lo que dije ya en su momento. Nunca he autorizado a nadie para que hable por mí, ni lo autorizaré. Y no puedo ponerme a opinar sobre lo que son cuentos y chismes. Esa es mi posición.

SEMANA: ¿Cuál es su relación con los Char?

M.C.: He sido amiga de mucha gente en toda mi vida. Y puedo decirles que el hecho de que yo conozca a mucha gente en virtud de mi razón de ser barranquillera implica que los conozco, pero no he sido cómplice de ninguno en ningún momento. Conocer a algunas personas no significará complicidad.

SEMANA: Dada su cercanía con los Char, ¿usted va a declararse impedida en la investigación que cursa contra Arturo Char en la Procuraduría por cuenta del contrato del tanque de agua en Barranquilla?

M.C.: Los procesos judiciales y administrativos en la Procuraduría se llevarán siguiendo las reglas y garantías procesales. En cada caso, siguiendo la ley y la Constitución como siempre lo he hecho, analizaré si me tengo que declarar impedida. Si la ley lo determina así, lo haré. Si no, no lo haré.

SEMANA: Procuradora, esto nos lleva a otro caso, que es el del senador barranquillero Eduardo Pulgar, investigado por intentar sobornar a un juez. ¿Se va a declarar impedida en ese proceso?

M.C.: Estudiaremos si debo o no declararme impedida. Cada caso se estudiará conforme a las leyes.

SEMANA: ¿Usted está dispuesta a escuchar el testimonio de Aida Merlano sobre la corrupción electoral en la costa?

M.C.: Si las reglas procesales determinan que hay que escucharla, tocará hacerlo, indudablemente. Todo depende.

SEMANA: Desde el primer día, al procurador Carrillo se le señaló de tener aspiraciones presidenciales. ¿Usted quiere ser presidenta luego de ser procuradora?

M.C.: Quiero dedicarme a trabajar y a dejar una huella de lo que puede ser el trabajo de una mujer en la Procuraduría, y ser un ejemplo para las mujeres que vienen y que ocuparán cargos altos en nuestro país. Esa es mi razón para estar en el cargo y esa va a ser mi función durante los próximos cuatro años, ninguna otra.

SEMANA: ¿No se va a convertir la Procuraduría en un fortín burocrático de los congresistas que la ayudaron a elegir?

M.C.: La escogencia de las personas que me acompañarán serán de acuerdo a sus perfiles y a sus hojas de vida, con el fin de cumplir la misión y el plan de trabajo que tengo. Mientras uno tenga hojas de vida que sean buenas, con experiencia y ética, bienvenidas son, de vida de donde vengan. Lo importante es tener hojas de vida correctas para poder trabajar bien.

SEMANA: Hay más de 100 compulsas de copias de la Fiscalía por investigaciones contra congresistas. ¿Esa será una prioridad en su gestión?

M.C.: La corrupción o la falta de transparencia, como diría yo, ha sido una preocupación, una problemática en el país. Y nosotros trabajaremos duramente contra ese flagelo. Pero no trabajando todo el tiempo desde el punto de vista disciplinario, sino con un gran énfasis y un plan de trabajo en prevención y acompañamiento. También seremos fuertes cuando haya que sancionar, por ejemplo, la corrupción. Así mismo, vamos a trabajar en paralelo en un programa de descongestión para que los procuradores tengan mayor facilidad en el acceso a los procesos que sean de trascendental importancia.

SEMANA: Su antecesor Fernando Carrillo no avanzó lo suficiente en el caso Odebrecht. ¿A qué se compromete con esta investigación?

M.C.: Los casos tendrán la garantía del debido proceso. Evidentemente, la idea es tratar de avanzar mucho y tener el rigor para resolver rápidamente todos esos grandes procesos.

SEMANA: ¿Fue un empalme muy difícil con Carrillo?

M.C.: No, el empalme fue amigable. Estuvimos acompañados por la Universidad del Rosario y recibimos la información adecuada. Entiendan que un empalme no da la profundidad para ver todos los procesos. Cuando vayamos conociendo los casos esenciales, estaremos un poco más enterados para ir resolviendo todo.

SEMANA: En el caso de la reforma a la Justicia, ¿Cuáles son los puntos claves?

M.C.: Hay una morosidad que hay que resolver, así como un acceso más rápido y cercano al ciudadano. Ese ya es un tema del Ministerio de Justicia, y yo estaré lista cuando me pidan un concepto. Debe ser la mejor fórmula para que la Justicia salga de los problemas que ha tenido desde hace muchísimos años.

SEMANA: A raíz del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Petro, ¿se quedará sin dientes la Procuraduría para poder sancionar a los funcionarios públicos elegidos por el voto popular?

M.C.: Vamos a trabajar duro en un proyecto para fortalecer más la Procuraduría, y no para debilitarla. No podemos dejar de castigar y sancionar a los funcionarios públicos que no sean correctos y estén involucrados en temas de corrupción. La Procuraduría debe mantener su fuerza y condición robusta, defensora de las normas que regulan el comportamiento de funcionarios públicos de elección popular y del respeto a las convenciones de la OEA y la ONU contra la corrupción.

SEMANA: ¿Es verdad que Carrillo no le socializó el proyecto que alcanzó a presentar a última hora en un mismo sentido ante el fallo de la corte?

M.C.: No conozco ese proyecto a fondo y no deseo entrar en este tema porque sería generar polarizaciones que no quiero llevar a la Procuraduría.

SEMANA: ¿Cuál será su prioridad?

M.C.: Una de las prioridades fundamentales será la vacuna contra la covid-19. Otra será la situación económica en la que vamos a quedar a raíz de la pandemia y del contagio. Y una tercera serán los temas de las mujeres, indudablemente. El asunto electoral es muy importante también porque se avecinan épocas electorales. La paz es fundamental, y estaremos pendientes del seguimiento a los acuerdos.

SEMANA: Hay una gran preocupación por las vacunas y la agilidad en el plan de inmunización. ¿Cuál es su postura al respecto?

M.C.: Esos contratos fueron entregados a la Procuraduría y gozan de una confidencialidad, en virtud de unas negociaciones, leyes y normas que existen. Vamos a estar atentos para que la vacuna llegue a tiempo, se distribuya adecuadamente y no haya actos de corrupción.

SEMANA: ¿Qué es lo que más le preocupa hoy de la Procuraduría?

M.C.: En el empalme me llamó la atención que encontré muchas aperturas e indagaciones. Hay unos 67.500 procesos en el ámbito central y unos 160.000 en el contexto nacional, que me obligan a hacer un plan de descongestión urgente y bien organizado. Eso será necesario para que tengamos más tiempo para otras cosas.

SEMANA: Procuradora, ¿qué hará usted ante el asesinato de líderes sociales?

M.C.: Indudablemente, el asesinato de líderes sociales merece toda la atención de la Procuraduría. Nosotros estaremos ahí, mirando las políticas públicas que tiene cada regional, y obligaremos a que se cumplan. Hay una función de proteger a los líderes sociales y a todas las personas en Colombia. Si eso no se cumple, estaremos presionando y sancionando en caso de que debamos hacerlo.

SEMANA: ¿Cuál será su estrategia contra la corrupción?

M.C.: Hay que fortalecer mucho la prevención. Los funcionarios públicos deben cumplir lo que la ley les indica. Si no, y si no hay respuestas adecuadas en el acompañamiento, seremos implacables en la sanción. Aquí no va a haber temblor en la mano para tomar decisiones.

SEMANA: A quienes dicen que la Procuraduría será un órgano de control adscrito a la Casa de Nariño, ¿qué les responde?

M.C.: Mis actuaciones y resultados hablarán. Toda mi vida he trabajado con independencia y autonomía. Desde muy joven yo recibí esas lecciones en la rama judicial. Esa va a ser mi garantía.