ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/11/2020 11:33:00 AM

Las alarmas que prende San Jerónimo (Antioquia) por el coronavirus

Rumores, noticias falsas, ausencia de recursos y de acompañamiento, demuestran que ante la primera sospecha de contagio los hospitales de primer nivel del país no están en las mismas condiciones que los de las ciudades para contener el virus.

Coronavirus en San Jerónimo: hospitales de primer nivel cómo atiende el virus Las alarmas que prende San Jerónimo (Antioquia) por el coronavirus Foto: Wikipedia

Para cortar la cadena de trasmisión del coronavirus, el Instituto Nacional de Salud (INS) emitió un instructivo que el personal médico debe seguir paso a paso. Se indica, por ejemplo, que ante una sospecha de contagio se debe abrir una historia clínica y hacer investigación epidemiológica en campo. Es decir, entrar en contacto con el paciente. Con el fin de evitar nuevos contagios, quienes tomen la muestra deben llevar una bata de manga larga, un pantalón desechable antifluidos, unas monogafas, guantes, polainas y tapabocas N-95, que son más especiales que los corrientes.

Aunque el protocolo quedó minuciosamente escrito, la realidad que enfrentan los hospitales de primer nivel del país es otra. De hecho, está lejos de poder ceñirse a los parámetros para evitar que se propague el virus. Eso precisamente fue lo que ocurrió este miércoles en San Jerónimo (Antioquia) donde rápidamente se prendieron las alarmas después de que al personal médico le notificaron que debía visitar uno de los 80 sospechosos que tuvo contacto con la mujer de 50 años que viajó desde Madrid el pasado 2 de marzo y dio positivo para coronavirus.

“En el municipio de San Jerónimo no se tiene casos confirmados (…) se han acogido los lineamientos del INS y el Ministerio de Salud, relacionadas con la realización de exámenes y verificación de las condiciones de salud de personas que se encuentren en el municipio y que provengan de países donde esté el virus o hayan tenido contacto con quienes hayan dado positivo”, aseguró Mauricio Andrés Velásquez, alcalde del municipio, cuando salió a desmentir una cadena Whatsapp que circulaba en el territorio sobre un posible contagio. Ese, sin embargo, fue suficiente para que el país se comenzara a hablar de 16 personas aisladas, sin mayor confirmación. 

Los rumores en el municipio comenzaron cuando los habitantes se dieron cuenta de que un comando de la Policía acompañó a una comitiva del centro médico que se desplazó hasta un hostal para practicarle los exámenes necesarios a una turista que se resistía a hacérselos. Aunque todavía no se conoce el resultado de la muestra, y la paciente no es sospechosa sino que está en vigilancia, en San Jerónimo los habitantes se llenaron de miedo.

“Quién obliga a un turista a esperar 14 días de sus vacaciones encerrado en un hospedaje", replica un habitante del municipio. Aunque el alcalde de Medellín Daniel Quintero hizo un llamado para que quienes entren en contacto directo con las personas infectadas se “aíslen voluntariamente”, lo cierto es que para las autoridades locales resulta imposible cerciorarse de que sea así. Este, sin embargo, no es el único problema al que se ha enfrentado el municipio desde que se levantó la sospecha. Los tapabocas N-95, que atrapan partículas y evitan el contacto de ellas con la piel, están agotados.

Y, según le contaron fuentes oficiales a SEMANA, se presentaron muchos problemas a la hora de atender el caso que está bajo vigilancia. ¿La razón? el personal médico que se desplazó a tomar la muestra no contaba con los equipos necesarios para acercarse a la paciente, ni para tomar las muestras y enviarlas al laboratorio departamental.

Muchos se escudan en que la situación varía de acuerdo al nivel de la entidad y esto no necesariamente refleja el panorama del país. En este caso, el centro médico de Sán Jerónimo terminó haciendo lo que tenía a su alcance para garantizar el protocolo, aún cuando no tuvo apoyo a nivel departamental, pero no debería ser así. 

“Como no tenían los equipos (de manera artesanal) les tocó adecuar cajas de icopor y triple envoltura de protección para envolver la muestra y pilas de hielo para garantizar las temperatura requerida", le explicó una fuente a SEMANA. A pesar que el laboratorio de salud departamental informó al sector que ellos se encargarían de garantizar los móviles de transporte virtual cuando se presentara una sospecha, no fue así. Al final cuando el escenario se dio, la respuesta que tuvo el centro médico se redujo a que “fueran recursivos con los implementos que tenían".

Si bien es cierto que la gobernación ha estado capacitando al personal médico sobre las dos primeras etapas de la enfermedad, que son aislamiento y contención del virus, en la práctica quienes tienen casos bajo vigilancia y se encuentran lejos de las ciudades principales se enfrentan a un panorama muy distinto para atajar la pandemia. 

SEMANA trató de comunicarse con personal del centro médico para conocer cómo han enfrentado la alerta, pero este se abstuvo de pronunciarse. Aún así, este portal conoció que el paquete artesanal que llegó al laboratorio de Medellín con la muestra está siendo revisado, a pesar de las dificultades de acompañamiento y recursos con las que se ha encontrado el municipio para atender el caso.

La situación a la que se enfrenta el centro médico de San Jerónimo es el primer campanazo de la situación a la que se enfrentan los hospitales de primer nivel del país. Rumores, noticias falsas, ausencia de recursos y de acompañamiento, demuestran que ante la primera sospecha de contagio estos centros médicos que están en zonas más apartadas, no tienen a mano los mismos recursos que los de las ciudades a la hora cortar la cadena de transmisión del virus.   

En parte esto se debe a que estos centros médicos normalmente atienden requerimientos básicos y no cuentan con el kit de protección recomendado usar a la hora de tomar la muestra que vale alrededor de 40.000 pesos. Adquirirlo tampoco es tan sencillo. Los huecos fiscales que tienen por la falta de pago de las EPS contrasta con lo insostenible que resulta para todas estas entidades comprar productos desechables. 

Por su parte, la Asociación Médica de Antioquia, Asmedas, hizo un llamado a las instituciones de Salud del Medellín y Antioquia, y a la red hospitalaria departamental en general, para implementar medidas de asepsia para el personal misional de salud. "El Sistema de Seguridad en Salud y las instituciones hospitalarias en Colombia han sido cada vez menos estrictas en los últimos años con las buenas prácticas de higiene y asepsia relacionadas con la ropa de los trabajadores misionales, pues se ha vuelto costumbre que salgan del trabajo hacia la calle y sus hogares con la misma ropa que han manejado pacientes durante la jornada laboral», y ASMEDAS Antioquia considera que Antioquia no es la excepción (...) desde Asmedas Antioquia hacemos un llamado a las instituciones de salud a implementar medidas de asepsia para los médicos y demás trabajadores del sector, con el fin de amortiguar un poco los riesgos a que hoy se encuentra sometida toda la población". 

EDICIÓN 1986

PORTADA

¡La cosa está dura en la economía!

Los pronósticos de desempleo, pobreza y crecimiento son desalentadores. Será necesario aumentar la deuda y buscar mayor austeridad. Pero a pesar de los esfuerzos del Gobierno, los colombianos van a quedar un poco más pobres.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1986

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall