Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/5/2019 5:09:00 PM

Corte vuelve a cerrarle la puerta al divorcio unilateral

Con una votación dividida, cinco magistrados se impusieron y derrotaron la postura que planteaba permitir que cualquiera de los cónyuges pudiera tomar la decisión de divorciarse. En este nuevo round, la mayoría mantuvo la línea proteccionista.

Corte vuelve a cerrarle la puerta al divorcio unilateral Corte vuelve a cerrarle la puerta al divorcio unilateral Foto: Archivo SEMANA

Las parejas en Colombia que quieran divorciarse seguirán teniendo la obligación de demostrar que incurrieron en alguna (o algunas) de las nueve causales enlistadas en el Código Civil que reglamenta la terminación del contrato marital. En la Corte Constitucional se frustró un nuevo intento por cambiar las reglas de juego. La corte mantuvo su línea jurídica de protección al cónyuge que le dedica la vida al matrimonio y que puede quedar en la calle después de un divorcio. 

El Código Civil establece que para demandar el divorcio el cónyuge inocente debe demostrar que su pareja incurrió en maltrato, infidelidad, tenía problemas de embriaguez habitual, de drogadicción, entre otras. La ley también establece unas causales objetivas relacionadas con que solo se podrán divorciar aquellos cónyuges que lleven dos años con separación de cuerpos o si ambos se ponen de acuerdo para proceder con el trámite de separación.

Sobre este último ítem, los magistrados de la Corte Constitucional volvieron a estudiar la norma. El motivo es una demanda presentada por Diego Andrés García y Andrea del Pilar Rojas Méndez al numeral 9 del artículo 154 del Código, en donde se señala que solo procede el divorcio cuando hay consentimiento de ambos cónyuges reconocido ante juez.

Puede leer: 

Los demandantes alegaban que esta norma es inconstitucional porque limita y coacciona moralmente al cónyuge que quiere divorciarse, además de sustituir su autonomía pues su voluntad termina supeditada a la de su pareja. También cuestionan que la aplicación de la norma trae consigo una "irrazonable y desproporcionada intervención" del Estado, pues todo individuo es autónomo para tomar decisiones que le den curso y sentido a su existencia.  

"Cuando se ha deteriorado la relación afectiva entre los cónyuges no tiene sentido condicionar la decisión de uno de ellos de divorciarse a la voluntad del otro. (...) Mantener ligada a una persona en contra de su voluntad a un vínculo afectivo inexistente puede causar infelicidad entre los miembros de la pareja y deteriorar la imagen que tienen el uno del otro, e incluso poner en declive la imagen de ellos frente a los hijos”, señala la demanda.

Actualmente, cuando las parejas deciden unilateralmente divorciarse y no hay de por medio situaciones graves que hayan deteriorado la relación les toca acudir a otra causal y es la separación de cuerpos durante dos años. Es decir, les toca esperar ese tiempo para poder liberarse del yugo matrimonial.

El proyecto de fallo que radicó el magistrado Antonio José Lizarazo llevó a que sus compañeros se dividieran alrededor del debate. Lizarazo pedía que se declare inexequible la expresión “ambos cónyuges” y que sobre la expresión “consentimiento” se entienda que alude tanto al mutuo acuerdo de los cónyuges como a la manifestación unilateral de uno de ellos. En plata blanca, el magistrado quiere que la corte abra la puerta para que cualquiera de los dos tome la decisión de divorciarse sin más obstáculos. 

Pero su postura fue derrotada. Con cinco votos a favor y cuatro en contra, los magistrados dejaron claro que las causales subjetivas del divorcio (infidelidad, incumplimiento de los deberes que impone la ley, ultrajes, embriaguez, drogadicción, enfermedad grave o acciones tendientes a corromper a la pareja) solo pueden ser demandadas por el cónyuge inocente, es decir, quien no haya dado lugar a los hechos que motivan el divorcio. De modo que, por ejemplo, quien haya sido infiel no puede demandar el divorcio.


En contexto: 


De tal suerte que con las reglas intactas, quien se quiera divorciar tendrá que ponerse de acuerdo con su pareja o partir cobijas por dos años, de modo que pueda acudir ante el juez con alguna de las causales objetivas que establece la ley. 

EDICIÓN 1978

PORTADA

¿Cómo ganar esta guerra?

SEMANA plantea 15 acciones indispensables para superar la dramática crisis que ha provocado la pandemia.

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1978

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.