Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/13/2015 8:00:00 PM

Mineras en los páramos: ahí están y ahí se quedan

El Plan de Desarrollo permite que las empresas que ya tenían título y licencia ambiental se queden en estos ecosistemas. Análisis de Semana.com

Cristina Castro: Mineras en los páramos: ahí están y ahí se quedan El Nudo o Páramo de Santurbán. Foto: Guillermo Torres - SEMANA
Dentro de las 110 páginas del Plan de Desarrollo hay un artículo que ha pasado desapercibido pero que podría ser muy polémico. En este se autoriza a las empresas mineras y de hidrocarburos que están en este momento en los páramos a quedarse allí.  
 
El artículo 159 dice textualmente que “las actividades para la exploración y explotación de recursos naturales no renovables que cuenten con contrato y licencia ambiental, que hayan sido otorgados con anterioridad al 9 de febrero de 2010 para las actividades de minería, o con anterioridad al 16 de junio de 2011 para la actividad de hidrocarburos, respectivamente, podrán seguir ejecutándose hasta su terminación, sin posibilidad de prórroga”.
 
Esta norma tiene un profundo impacto sobre la protección de los ecosistemas que garantizan el agua del país e inclina un poco la balanza a favor de las grandes compañías. Semana.com le explica los cuatro grandes embrollos de esta discusión.  
 
1. Los páramos son sagrados: La polémica alrededor de la minería en Santurbán dio cuenta de la importancia que tienen estas “fábricas de agua” para el país y del riesgo en el que se encontraban frente a la explosión de títulos mineros del gobierno anterior. Según dijo la Procuraduría en ese momento 108.000 hectáreas de páramo habrían sido objeto de 391 títulos mineros.

2. El problema de la delimitación: Santurbán también demostró que la delimitación del páramo es vital para su conservación. Sin saber la línea de dónde comienza y dónde termina este ecosistema la pelea entre las empresas que dicen que no están en páramo y los ambientalistas que les responden que sí es eterna. La delimitación de Santurbán duró casi cuatro años y es el único páramo que cuenta con esto en el país.

3. No se sabe cuántos son: Por cuenta de que los páramos no están delimitados, ni el ministerio de Ambiente ni la Agencia Nacional Minera saben hoy cuántos proyectos con título minero y licencia ambiental puedan estar en los páramos. Aun así, los que estén, si tienen esos requisitos antes del 9 de febrero de 2010 podrían quedarse allí hasta finalizar el contrato.

4. Tampoco se pueden sacar: Aunque para los ambientalistas, lo ideal es que ninguna empresa extractiva esté en los páramos, para el gobierno no es fácil sacarlos. Esas compañías han invertido millones de dólares en sus proyectos y cualquier decisión del Estado que los afecte seguramente generará demandas millonarias. Se sabe que el ministerio de Ambiente pidió un concepto al Consejo de Estado sobre el particular y que ese alto tribunal le respondió que no se podía sacar a las mineras de los páramos pues ya tenían derechos adquiridos.
 
*Editora de Medio Ambiente de Semana
ccastro@semana.com

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.