Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/1990 12:00:00 AM

CUANDO EL RIO SUENA...

Violencia partidista y narcotrafico pueden estar tras el asesinato del parroco de Trujillo.

CUANDO EL RIO SUENA..., Sección Nación, edición 417, May 28 1990 CUANDO EL RIO SUENA...
Hasta hace un mes la poblacion de Trujillo, en el Valle del Cauca, parecia no tener grandes problemas de orden publico.
Fuera de hechos aislados que se atribuian a delincuencia comun, sus habitantes vivian en relativa paz. Pero las cosas cambiaron desde finales del pasado mes de marzo, cuando una patrulla del ejercito fue atacada en cercanias de la poblacion, hasta llegar al atroz asesinato, la semana pasada, del parroco Tiberio de Jesus Fernandez Mafla, quien fue secuestrado con tres acompaÑantes el 17 de abril.

En efecto, el 28 de marzo se conocio la noticia de una emboscada por parte del ELN a un grupo de hombres del batallon Palace, en la que murieron siete militares, un civil y un guerrillero. Los miembros del batallon estaban tras la pista de los asesinos de cuatro campesinos que dias antes habian sido fusilados. Hasta ese momento el asunto parecia circunscribirse a un problema entre militares y guerrilleros, pero bien pronto comenzaron a aparecer otros ingredientes que terminaron por complicar bastante el panorama durante abril, que sera recordado como el mes mas violento de los tiempos recientes en esa zona del Valle.

Para comenzar, en los dos primeros dias del mes fueron secuestradas, por desconocidos que portaban prendas de uso militar, 15 personas entre las que estaba el inspector de policia de Puente Blanco, Luis Fernando Fernandez, quien a la semana siguiente aparecio muerto. El 10 de abril unos pescadores del rio Cauca hallaron varios cadaveres flotando, y uno de ellos era el del diputado electo por el social conservatismo, Fredy Rodriguez Giraldo, cuyo cuerpo aparecio decapitado y sin manos como ocurrio en los años de la violencia partidista de la decada de los 50. Fredy habia sido secuestrado en compañia de su tio Juan Giraldo Molina, hermano del lider social conservador Jose Noe Giraldo Molina--diputado y concejal de Trujillo--, quien a su vez fue acribillado por desconocidos en una centrica via caleña, ciudad a la que habia llegado por los problemas de inseguridad que vivia Trujillo. La ola violenta se incrementó con el asesinato, en diferentes sitios del casco urbano de Trujillo, de seis personas a las que se sumaron tres taxistas abaleados y uno desaparecido. Pero el asunto se extendio al area rural donde desaparecieron tambien y murieron por lo menos diez campesinos.

Empero, las cosas tomaron fondo con el secuestro del parroco. Tras varios dias de espera, se produjo una llamada anonima en la que se aviso que el cura seria devuelto vivo. El pasado 24 de abril aparecio el cuerpo decapitado y sin manos de Fernandez María, en inmediaciones del municipio de Roldanillo. Habia sido secuestrado en compañia de una sobrina y dos personas mas, luego de presidir las honras funebres de Abundio Espinoza, llevadas a cabo en Tulua, otra de las victimas de la reciente violencia. La ciudadania de Trujillo en pleno se volco a las calles para acompañar el entierro de su parroco, pero nadie se atrevio a señalar a los culpables de los hechos. Dias antes tras un consejo de seguridad en la ciudad de Cali, el gobernador Ernesto Gonzalez Caicedo culpo al narcotrafico de las muertes de los dias recientes. Pero lo cierto del caso es que el narcotrafico es apenas uno de los ingredientes de este problema. SEMANA pudo establecer con fuentes de la III Brigada con sede en Cali, que no es descartable que buena parte de los asesinatos esten vinculados con viejas rencillas entre dos corrientes conservadoras que tradicionalmente han estado enfrentadas en la region. Tanto el actual alcalde Alvaro Garcia como el electo Ruben Dario Agudelo, pertenecen al ala que apoya al candidato Rodrigo Lloreda Caicedo, mientras que la mayoria de la poblacion sigue las orientaciones de Carlos Holguin Sardi. Segun las autoridades, ambos dirigentes son ajenos a los hechos, pero las diferencias entre sus seguidores pueden haber causado la cadena de crimenes. La tesis se ve reforzada por el asesinato de los señores Giraldo, que al parecer estuvo relacionado con el de Abundio Espinoza. Segun las mismas fuentes, el parroco tomo partido por uno de los bandos, lo que le habria costado la vida.

A lo anterior hay que añadir que las autoridades tampoco descartan la participacion en los hechos de las semanas anteriores de grupos paramilitares y de sujetos dedicados al narcotrafico que habrian encontrado en la actividad politica una mampara para ocultar sus actividades ilicitas. Por el momento, en Trujillo reinan el desconcierto y la ley del silencio. Nadie quiere hablar por temor a las represalias, mientras que las autoridades no acaban de desenredar esta madeja, en la que se entrelazan elementos que van desde las luchas partidistas de hace 30 años, hasta los modernos tentáculos del narcotrafico.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com