ambiente

"La amenaza está eliminada": MinAmbiente sobre el derrame del pozo La Lizama

Luis Gilberto Murillo aseguró que ya no hay emanaciones de petróleo en el lugar de la tragedia ambiental. El pozo sería sellado definitivamente en los próximos días.


El derrame de petróleo del pozo La Lizama, que desató una tragedia ambiental en Santander, estaría finalmente controlado. Así lo aseguró Luis Gilberto Murillo, ministro de Medio Ambiente, luego de un recorrido en la zona del desastre, donde se derramaron más de 24.000 barriles de crudo que contaminaron quebradas y ríos, y mataron miles de animales.
“El pozo está totalmente sellado, ya no hay afloramiento, ni emanaciones. Se controlaron las emisiones de gas que había en ese momento, así que está totalmente sellado, controlado y la amenaza está totalmente eliminada", dijo Murillo este sábado desde Barrancabermeja, donde supervisa los trabajos de control de la emergencia. 
Las autoridades ambientales también han reportado que durante las comisiones de verificación, con funcionarios del ministerio y de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, han corroborado la disminución del petróleo derramado sobre las superficies de las quebradas La Lizama y Caños Muerto.  Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, agregó que en los próximos días, con el trabajo de equipos especializados, esperan cerrar definitivamente el pozo. 
Murillo, por su parte, se refirió a las investigaciones que ya están en curso para establecer las responsabilidades de la tragedia, como la que se abrió contra Ecopetrol. Dijo esperar que "con rigor y transparencia realicen las investigaciones del caso que permitan conocer qué sucedió, quiénes son los responsables y que se hagan las sanciones a que da lugar la ley". 
Como consecuencia de esa falla, el crudo afectó fuentes hídricas, los suelos aledaños y produjo la muerte de flora y fauna a su alrededor. Un cálculo preliminar indica que las aguas se han contaminado con más de 24.000 barriles de lodo y crudo, que al menos 50 familias están afectadas y se han rescatado más de 1.000 animales de la espesa nata negra generada por el derrame.
Desde Ecopetrol han afirmado que es la primera vez que en Colombia un pozo abandonado recupera la presión y causa este daño ambiental, catalogado ya como uno de los más grandes en la historia reciente del país. Por ello, la empresa no estaba preparada para enfrentarlo adecuadamente. 
Por ahora, un mes después de que comenzó el derrame, parece que el desastre está controlado y las autoridades ambientales podrán enfocarse en recuperar el territorio, mientras los entes de control investigan lo sucedido.