Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/14/1988 12:00:00 AM

DIVIDIR PARA REINAR

La división liberal garantiza el triunfo del conservador Juan Gómez Martínez.

DIVIDIR PARA REINAR DIVIDIR PARA REINAR

Si hay una ciudad en Colombia que ya tenga elegido su alcalde, esa es Medellín. Se trata del dirigente conservador Juan Gómez Martínez, director del periódico El Colombiano, y quien desde la primera encuesta se viene perfilando como claro ganador en la lucha por suceder a William Jaramillo Gómez. En la última semana se dio incluso el lujo de aumentar un punto y medio en las encuestas realizadas por el Centro Nacional de Consultoría, el periódico El Tiempo y la cadena RCN. Gómez está ahora con 34.9%, sobre 11.9% del liberal guerrista Jesús Aristizábal y el 7.1% del otro liberal, Juan Guillermo Jaramillo .

La ventaja de Gómez es tan grande, que sus rivales Aristizábal y Jaramillo, simplemente ya no consideran probable salir elegidos. Más grave aún: quienes respaldan a estos liberales (Bernardo Guerra Serna a Aristizábal y el sindicato anti-guerrista a Jaramillo) prácticamente los han abandonado, para dedicarse de lleno a manejar sus respectivas campañas para Concejo y Asamblea. Entre quienes conocen la mecánica política de la capital antioqueña, hay incluso algunos que afirman que los caciques del Valle de Aburrá se han dado a la tarea de trasladar sus votos a otros municipios antioqueños en los que tienen mayores posibilidades. "Mucho movimiento de buses llenos de votantes, que son llevados a inscribirse donde el jefe diga, hemos visto en estos días", comentó un periodista paisa a SEMANA.

La buena estrella acompaña en cambio a Gómez Martínez, quien desde las primeras de cambio, cuando inició su campaña en agosto pasado, derrotó a José Jaime Nicholls y a José Alonso González, en el Colegio Electoral que los conservadores pactaron para resolver la candidatura. Con este triunfo, Gómez se reencauchó políticamente, pues en 1986 había visto frustradas sus esperanzas de llegar al Senado, en el segundo renglón de la lista encabezada por Jota Emilio Valderrama.

Pero nada ha ayudado tanto al éxito de Gómez como la división liberal Los distintos grupos del liberalismo prefirieron perder la segunda Alcaldía del país, antes que reconciliar sus disputas internas. De un lado, respaldando a Aristizábal, está el otrora gran jefe único del oficialismo antioqueño, el senador Guerra Serna quien en el último año ha perdido el apoyo de algunos dirigentes que lo acompañaron en las elecciones de 1986. Del otro, al lado de Juan Guillermo Jaramillo, están el actual alcalde William Jaramillo, los dos grupos galanistas de Antioquia, los senadores Federico Estrada Vélez y Alvaro Uribe Vélez, y el actual presidente de la Cámara, César Pérez.

Al principio, hubo algunos tímidos intentos para buscar una fórmula de unión, alrededor de nombres como Héctor Abad Gómez, (asesinado en septiembre pasado), Juan Felipe Gaviria, quien nunca se decidió a aceptar, y Alvaro Tirado Mejía, quien prefirió el reto de la Consejería Presidencial de Derechos Humanos. Ante la imposibilidad de lograr el consenso, los dos bandos lanzaron los nombres de Aristizábal y Jaramillo considerados de peso medio y colocados como "cañazo", para buscar una tercería que nunca apareció. Dos puntos fundamentales de desacuerdo impidieron el pacto de unidad: la repartición burocrática de las gigantescas Empresas Públicas (una de las empresas más grandes de América Latina) y el manejo de la cuestión del Metro.

Para quienes no creen en encuestas, hay otros cálculos que le garantizan el triunfo a Gómez. Los conservadores pusieron en Medellín alrededor de 80 mil votos hace 2 años, mientras los liberales alcanzaron 115 mil. Como estos últimos se encuentran divididos en 2 grupos más o menos iguales, está claro que Gómez va a ganar. Y lo va a hacer sin haber despertado grandes fervores populares, pero contando con la división liberal, con su imagen de empresario honesto y, como todo el mundo recuerda, con el fallido intento de secuestro de noviembre del año pasado que, guardadas todas las proporciones, tuvo el mismo efecto que el secuestro de Andrés Pastrana en Bogotá. La decepción liberal se evidencia en una sola cifra: las encuestas revelan una intención de abstención cercana al 43%, la más alta entre las grandes capitales del país.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.