política

Duque se reunió con jefe de Misión de la ONU, pese a dura respuesta de su partido

La reunión del presidente electo con Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, se dio luego de que el Centro Democrático rechazó un pronunciamiento del organismo internacional en el que pedía remover los “obstáculos que siguen impidiendo” que se reglamente la JEP y se le cumpla a las víctimas.


En medio de la incertidumbre que envuelve a la JEP, y mientras el tiempo corre en contra en el Senado para que se apruebe la ley de procedimiento, la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia hizo un llamado claro tanto al Estado como a las “fuerzas políticas” para que remuevan los “obstáculos que siguen impidiendo” que se cumpla con el compromiso con la justicia y el derecho de las víctimas.

El Centro Democrático se sintió directamente aludido, al ser la fuerza política con más poder que ha puesto el palo en la rueda para que se aprueben las reglas con las que la JEP entraría a funcionar en forma. Por eso, horas más tarde le respondieron a la Misión de la ONU, rechazando el comunicado y diciendo no a sus peticiones.

Puede leer: "El Centro Democrático hará un referendo para modificar los acuerdos": Benedetti

"Las observaciones y proposiciones que hemos planteado no pueden ser calificadas como ‘obstáculos que siguen impidiendo que el proceso de paz en Colombia cumpla con sus compromisos con la justicia y el derecho de las víctimas‘", se lee en el comunicado el Centro Democrático.

Por tanto, aseguran que no se trata de obstáculos sino de “ajustes que no sólo enmiendan errores” que responden a la petición de la "mayoría de los colombianos" que así lo han manifestado en dos ocasiones: con la victoria del No en el plebiscito y con la de Duque en segunda vuelta, quien prometió en campaña hacer “correcciones” a los acuerdos.

Como la ONU se enfocó en resaltar la urgencia de la aprobación de la JEP como beneficio para las víctimas, el Centro Democrático le respondió que justamente esos “ajustes” las favorecerán. “Los colombianos siguen esperando que se realicen los ajustes que nos permitan tener un proceso donde las víctimas sean de verdad el centro, nos permita tener una paz estable y duradera y defender la honra y el buen nombre de los miembros de las Fuerzas Militares y Policía Nacional de Colombia, quienes han combatido los ataques del terrorismo que pretendía derrocar la democracia en Colombia”, explican en el comunicado.

Precisamente, el Centro Democrático está pidiendo en el Senado que se amplíe el plazo para el sometimiento a la JEP de los miembros de las Fuerzas Armadas, mientras el Gobierno Nacional y el Congreso reglamentan el proceso para su juzgamiento. Eso quiere decir que no estarían obligados a comparecer ante la JEP mientras tanto. El ministro del Interior, Guillermo Rivera, ha dicho que eso es inconstitucional, e incluso el general Alberto José Mejia, comandante de las Fuerzas Militares, pidió que se le dé luz verde a la JEP.

Puede interesarle: Informe de seguimiento reconoce avances en implementación del acuerdo de paz

Paralelo a esta discusión, Iván Duque se reunió como presidente electo con Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia. El encuentro fue a puerta cerrada y tuvo como telón de fondo el rechazo del Centro Democrático a la petición del organismo internacional.

Según Duque, la conversación giró en torno a la “situación actual de la implementación de los acuerdos con las Farc, los riesgos que hoy atentan contra la seguridad nacional y los derechos de las víctimas”.

Lo que habrá que ver es el efecto que tendrá la reunión para este miércoles, día en que el Senado votaría la ley de procedimiento de la JEP según se acordó este martes como una forma de llegar a un “consenso”, como dijo el ministro Rivera, quien le pidió explícitamente a la senadora Paloma Valencia que valoraran el esfuerzo que ha hecho el gobierno al aprobar 24 de las proposiciones del Centro Democrático.