Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/26/2001 12:00:00 AM

EL ABC DE TERMORIO

Semana.Com explica, en versión On Line, el desarrollo y los protagonistas del escándalo de TermoRío, caso que le costó a la nación más de 60 millones de dólares.

EL ABC DE TERMORIO EL ABC DE TERMORIO
Desde que SEMANA denunció el escándalo TermoRío, los 60 millones de dólares que debe pagar la Electrificadora del Atlántico (Electranta) a la empresa privada, no dejan de rodar por la mente de los colombianos.

Todo comenzó en 1996 cuando Electranta y Coenergía decidieron firmar un contrato de gestión para la creación de un empresa generadora y distribuidora de energía. Y así fue. En enero de 1997 se creó en Barranquilla la empresa TermoRío S.A. Tres días después Electranta abrió la convocatoria para adjudicar el contrato a la empresa que vendiera más barato el servicio de energía. Bajo oscuras circunstancias, TermoRío ganó la licitación y firmó el contrato con el que generaría electricidad por 20 años. Esto puso a la Electrificadora del Atlántico, que para ese entonces tenía una deuda morosa por cerca de 52 millones de dólares, en riesgo de ser intervenida por la Superintendencia Servicios Públicos. Orlando Cabrales, para entonces Ministro de minas y Energía, advirtió al gerente de Electranta, Antonio Holguín, no continuar con el proceso de TermoRío, advertencia que fue ignorada por el funcionario. El Gobierno consideró sospechoso el afán con que Holguín hizo las cosas y la poca información que suministró a la Nación, principal accionista de Electranta.

En 1998 Electranta fue intervenida por la Superservicios para ser liquidada. Tiempo después Orlando Cabrales, Ministro de Minas, Antonio Urdinola, Ministro de Hacienda y La directora de Planeación, Cecilia López, decidieron liquidar el contrato con TermoRío, ante la Procuraduría con la supervisión del Ministerio Público. TermoRío demandó ante la Cámara de Comercio Internacional, quien nombró un Tribunal de Arbitramento que falló a su favor y obligó a la Nación a pagar 60 millones de dólares a la empresa privada.

Posteriormente la Fiscalía dictó resolución de acusación contra Antonio Holguín y Jorge Quintero, gerente y subgerente de Electranta, y Rodolfo Plata gerente de TermoRío, protagonistas de la primera parte de este escándalo.

Marino Zuluaga, abogado de defensor de Electranta, fue denunciado por ejercer una defensa pobre del caso, por el que cobró cerca de dos mil millones de pesos. La Fiscalía General de la Nación dictó orden de captura contra Zuluaga y contra Marlén Valderrama, entonces Intendente de Entidades Intervenidas y en Liquidación, por el delito de peculado y celebración indebida de contratos nombrada a su vez por el La Fiscalía General de la Nación acusa a Zuluaga y Valderrama y dicta orden de captura en su contra.

Antonio Holguín y Marino Zuluaga permanecen prófugos, Valderrama se entregó a la fiscalía y Enrique Ramírez, entonces Superintendente de Servicios Públicos, está detenido mientras rinde indagatoria.

El caso TermoRío pasó a manos del Tribunal Administrativo del Atlántico, donde se estudia el caso.



Los Personajes

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com