Tendencias

Home

Nación

Artículo

- Foto: Sophía Gómez / SEMANA

nación

El doloroso testimonio de la madre de una de las jóvenes abusadas en el Parque Nacional

Los atacantes agredieron sexualmente a las dos jóvenes después de conducirlas a la montaña y quitarles sus pertenencias. Una de ellas es menor de edad.

Yumedis Montoya cuenta que a las 3:47 de la mañana de este martes un agente de la Sijin la contactó para decirle que su hija de 18 años estaba en el Hospital San Ignacio. A ella y a una jovencita menor de edad las abusaron sexualmente en el Parque Nacional, en Bogotá.

Les recomendamos: Libres quedaron los jóvenes acusados de violación grupal a una menor en el Tolima

De acuerdo con el relato de la señora, su hija había recibido la visita de una amiga de 17 años que venía del Caquetá, donde juntas estudiaron hace años gran parte de la primaria. A las 8 de la noche del lunes, el novio de la joven que llegaba de viaje las convenció de darse una vuelta por el Parque Nacional para mostrarles el lugar.

Yumedis cuenta que una vez allá “aparecieron cuatro hombres armados con navajas y le quitaron el bolso y los papeles al muchacho. A mi hija le quitaron el celular que recién está pagando y una chaqueta que le había prestado a la otra niña”.

Después de eso, su hija le dijo que los atacantes comenzaron a abusar sexualmente de ellas en presencia del joven que las acompañaba. “Ella cuenta que le decían a él que se quedará quieto o de lo contrario lo mataban”, le dijo Yumedis a SEMANA.

Luego del cruel acto, la madre dice que los atacantes “les tiraron los zapatos y salieron corriendo”. Pero además, se llevaron consigo varias prendas para no dejar rastros de ADN y no ser identificados.

Cuando los hombres huyeron, las tres víctimas buscaron ayuda. Al tiempo llegaron a la sala de urgencias del Hospital San Ignacio.

Puede interesarle: Más del 40% de los niños colombianos han sufrido maltrato físico, psicológico o sexual

La hija de Yumedis cumplió 18 años en el mes de febrero y desde entonces se dedicó a trabajar como vendedora en el tradicional Madrugón de San Andresito. Es la menor de tres hermanas y en estos momentos está sumida en un shock.

“Gracias a Dios está viva, porque ya pasé por un caso horrible. La guerrilla me mató una hija de 14 años en el Caquetá y esta es la hora que no me la reconocieron como víctima ni nada”, recuerda Yumedis.

La mujer no quiere que el caso de su hija quede impune como ocurrió con su otra hija y espera que las autoridades encuentren pistas que den con el paradero de los atacantes. Según el parte médico entregado a la familia, la joven podría ser dada de alta este martes.

En cuanto a la joven de 17 años, se sabe que está en condición estable pero su salida del hospital se retrasará porque hasta el momento su madre no ha podido viajar desde Caquetá para ponerse al frente del caso.