Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/2007 12:00:00 AM

El precio de la libertad

Otro componente de la propuesta de Uribe es liberar guerrilleros de las Farc. Invoca razones de Estado para hacerlo antes del 7 de Junio. Por algo será.

El precio de la libertad, Sección Nación, edición 1308, May 26 2007 Las Farc mantienen lazos de comunicación con los presos en las cárceles. Hace unos años se conoció este video en el que un grupo de guerrilleros realizaba entrenamientos físicos y miitares. Algunos que hoy son disidentes, saldrían libres
Sólo si llegan de regreso los secuestrados, o arranca un proceso de paz con las Farc, el país entenderá que el Presidente haya sacado de las cárceles a un número importante de guerrilleros de manera unilateral, sin acuerdo previo y a las carreras.

Aunque en el mundo hay cientos de ejemplos de estas excarcelaciones de presos con delitos, incluso de cadena perpetua, como fue el 'acuerdo del Viernes Santo' en Irlanda del Norte, que siempre ha servido de inspiración para Uribe, en Colombia pocas decisiones son tan impopulares para un gobierno como la de otorgarles la libertad a guerrilleros. Y más aun si el Estado los suelta de manera unilateral y sin contraprestaciones.

Pero así es la política. Lo que un día parece imposible, al otro parece viable. Por esto será que el Presidente se aventura a tomar una decisión arriesgada y casi temeraria que, con lo que hoy se conoce, no tiene garantía alguna de respuesta positiva por parte de las Farc, su principal enemigo. Pero todo puede pasar. Uribe cree que después de cinco años en el gobierno, llegó la hora de solucionar el tema del secuestro y tiene un nuevo interlocutor en un país clave, Francia, para que le ayude a lograr la libertad de los secuestrados.

Todo indica que hay cartas debajo de la mesa. No hay ningún escenario que se pueda descartar para explicar que el ahora célebre 7 de junio -día señalado, sin razones ni explicaciones, por el propio Uribe- sea un día en verdad "muy importante para Colombia", como lo calificó el mismo Presidente.

¿Cuál es el panorama que hay por delante? En las cárceles del país hay cientos de presos de las Farc que están organizados en distintas dinámicas que puede aprovechar el gobierno. Desde ya un grupo de asesores, y abogados del Ministerio del Interior y de la oficina del Alto Comisionado para la Paz hacen visitas a las cárceles para hacer un censo que les muestre el universo de reclusos que podrían ser beneficiarios con la excarcelación. Asunto que no es nada sencillo, si se tiene en cuenta la precariedad de la información con la que cuenta el Inpec a la hora de saber, dentro de la población carcelaria, quiénes y cuántos presos son de las Farc, cuántos dejaron de serlo y por qué delitos están condenados. Pero se puede. En 2001 el gobierno de Andrés Pastrana realizó una tarea similar para encontrar 15 guerrilleros enfermos que estuvieran dispuestos a volver al monte, como parte de un acuerdo humanitario. Catorce llegaron de vuelta a las Farc, uno se negó y la contraprestación fue la liberación de 243 soldados y policías que estaban en manos de esa guerrilla. En este caso, a las liberaciones las antecedió un acuerdo político.

El escenario de hoy es distinto. No existe proceso de paz, no hay acuerdo previo y los guerrilleros que saldrían por la fórmula aplicada por Uribe serían unos 300. Su excarcelación exige la desmovilización y el compromiso de no volver a las filas ilegales y dedicarse al trabajo por la paz, bajo la tutoría de la Iglesia.

En la búsqueda de los presos el gobierno está teniendo suerte. Ya apareció un grupo de hombres que dicen ser guerrilleros disidentes de las Farc que están con la maleta lista para medírsele a la propuesta. El pasado15 de mayo hicieron llegar a SEMANA un documento que le enviaron al gobierno en el que anuncian la creación de su propia organización, llamada Frente Amplio de Reconciliación y Convivencia, Esperanza de Paz (Farcep ). "Nosotros los guerrilleros presos nos declaramos en disidencia ante las Farc y las orientaciones del Secretariado que pretenden excarcelarnos para que continuemos en la lucha armada, viendo en nosotros un gran capital humano, contando con nuestra experiencia político militar para sí alimentar sus diezmadas estructuras", dice la carta en el primero de los siete folios en los que explican lo que llaman una 'hoja de ruta' y que contiene muchos de los planteamientos que ha expuesto el gobierno sobre el tema.

Dicen los disidentes, alrededor de 300, que las Farc los tienen abandonados en las cárceles y que lo que pretenden no es otra cosa que el estatus de beligerancia, por lo que le aplauden al gobierno que haya entendido que para avanzar en las liberaciones se trata de "darles de comer a las Farc de su propio cocinado y dejarlas sin argumento ante la comunidad internacional para seguir reteniendo a los secuestrados y traería una desmoralización en sus cuadros medios".

Parece una coincidencia, pero es probable que este documento le haya servido al gobierno para reflexionar y decidir llevar a un número similar de presos a la libertad como fórmula de evitar negociaciones con las Farc que impliquen despejar un territorio como requisito.

Sean estos u otros guerrilleros y teniendo en cuenta el proceder consecuente y terco que han mantenido las Farc en torno al acuerdo humanitario, es improbable que la liberación de estos presos genere por sí sola la liberación de los secuestrados. Máxime cuando los reclusos que salen serán considerados por el grupo guerrillero como traidores y eso tiene implicaciones Un hombre que se identificó como un guerrillero de las Farc se comunicó con SEMANA para preguntar si existía alguna información sobre su suerte. Se trata, según dijo, de uno de los 38 guerrilleros que en diciembre de 2004 fueron excarcelados por el gobierno con el anuncio de que serían los primeros beneficiarios de la Ley de Justicia y Paz. El guerrillero, que llama desde la cárcel La Modelo de Bogotá, contó que no fueron acogidos por esa ley debido a los cambios que introdujo a la norma la Corte Constitucional y que aún están en la cárcel. Ansioso por una libertad que no llegó, reclama por qué a ellos, que ya fueron parte de un proceso de excarcelación, no los ha contactado el gobierno.

En 1997 las Farc se empeñaron en el canje de prisioneros porque consideraban, como dicen los disidentes en su carta, que el conflicto había llegado a un punto que ameritaba que sus presos fueran considerados 'prisioneros de guerra', que es una expresión utilizada en los protocolos de Ginebra en los conflictos internacionales y también en los conflictos internos para efectos de aplicación del Derecho Internacional Humanitario. Sin embargo, el término de canje se abolió del lenguaje, debido a la imposibilidad del Estado de aceptar dicha condición. Así se acuñó el tema como un 'acuerdo humanitario'.El Estado tiene las facultades constitucionales y legales para realizarlo. A pesar de todos estos argumentos, la verdad es que se trata de la más tensa puja de la lucha de las Farc contra ese Estado que desconoce.

Pese a este panorama, no hay duda de que la presión sobre las Farc aumentará una vez los liberados estén en su centro de atención especial antes de 15 días. El gobierno resume en cuatro pasos el camino jurídico y procedimental para que la salida esté ajustada a la ley. Cada uno de los acogidos con la medida debe declarar su pertenencia a un grupo armado, manifestar su deseo de desmovilizarse y luego aceptar la condición de no reincidir. Esto para quienes tengan delitos llamados políticos, como rebelión o sedición. Y para los que tienen delitos de lesa humanidad, será necesario nombrarlos miembros representantes, que es la condición que tienen los jefes del ELN que hoy están en un proceso con el gobierno y que les permite la suspensión de la orden de captura o de la condena.

Los análisis sobre las Farc obligan al pesimismo. El propio 'Manuel Marulanda Vélez' maneja el tema y las decisiones son de su resorte, con el acompañamiento del Secretariado. El gobierno ha dicho que hay dos facilitadores internacionales autorizados para hacer gestiones que conduzcan al acuerdo. A pesar de que en muchas ocasiones anteriores, esto mismo ha terminado haciendo agua, no hay que perder de vista que Uribe invocó razones de Estado para tomar la decisión de excarcelar un elevado número de guerrilleros presos antes del 7 de junio. Por algo será. Y si a la gente hay que creerle, más aun al Presidente de la República.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.