Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/24/2000 12:00:00 AM

El primero de la lista

Mientras decide si se lanza a la Alcaldía de Bogotá el general Serrano barre en las encuestas. María Emma Mejía y Antanas Mockus están cabeza a cabeza.

El primero de la lista, Sección Nación, edición 947, Jul 24 2000 El primero de la lista
Cada vez que le preguntan al general (r) Rosso José Serrano si quiere ser alcalde de Bogotá, como le han sugerido en las últimas semanas varios de sus asesores, él responde que por ahora sólo quiere descansar con su familia y que no acostumbra a dejarse llevar por los cantos de sirena. Pero esta vez los cantos de sirena parecen lo suficientemente agudos como para poner a pensar al mejor policía del mundo.

En efecto, la encuesta de Gallup Colombia, contratada por SEMANA para conocer la intención de voto de los bogotanos y el grado de aceptación de los posibles candidatos, muestra que si las elecciones fueran hoy el general Serrano contaría con el 41 por ciento de la votación, mientras que sus más cercanos seguidores serían el ex alcalde Antanas Mockus, con el 21 por ciento, y la ex candidata a la vicepresidencia María Emma Mejía, con un 20 por ciento.

De acuerdo con los encuestas, si el ex director de la Policía se lanzara doblaría a sus dos contradictores políticos más cercanos. La barrida del general sería total, tanto en los distintos estratos sociales, como entre hombres y mujeres, jóvenes y viejos y militantes de diferentes partidos políticos. El pelotón que persigue a los punteros está encabezado por Carlos Moreno de Caro, con un 10 por ciento; Héctor Riveros, con un 3 por ciento, y Jairo Clopatofsky, con un 2 por ciento. Ninguno de estos tiene oxígeno todavía para perfilarse como finalista en octubre.



El general en su laberinto

El general Serrano se ha vuelto tan político que cuando dice no puede que sea sí. Y al cierre de esta edición la gran expectativa entre los bogotanos era cuál iba a ser su respuesta final sobre su posible lanzamiento a la Alcaldía de Bogotá. Para muchos el ex director de la Policía está negando en público lo que no descarta en privado.

Si Serrano entra a la contienda por el segundo cargo de la Nación hay dos posibles escenarios. El primero es que todos los problemas de la capital de la República son secundarios frente al problema de la inseguridad. En tal caso un eslogan que diga: “Serrano es seguridad” podría barrer a cualquier candidato, inclusive con planteamientos más universales, como podría ser el caso de María Emma y Antanas.

El anterior escenario está apoyado por las encuestas, en las cuales se registra la enorme preocupación de los bogotanos por su integridad personal. La encuesta de Gallup para SEMANA muestra que el 37 por ciento de los habitantes de la capital considera la inseguridad como su principal dolor de cabeza, por encima del desempleo, el tráfico, los huecos, la corrupción y la falta de centros de salud y escuelas.

Es por eso que para varios analistas consultados por esta revista, con que el general Serrano le solucione parte del problema de inseguridad a los bogotanos poco les importaría su falta de familiaridad con los temas de salud, educación, contratos de obras públicas, el metro, los empréstitos internacionales, etc., etc. No obstante hay quienes consideran que el hecho de no manejar estos temas juega en contra del general.

El segundo podría denominarse el escenario Harold Bedoya. Según este planteamiento, cada vez que un militar prestigioso salta a la arena política arranca muy alto y se desploma en cuestión de semanas. Sucedió con el general Alvaro Valencia Tovar cuando se lanzó a la Presidencia en 1978 y sólo obtuvo 50.000 votos. Y más recientemente le ocurrió al general Bedoya, quien llegó a tener el 18 por ciento de las encuestas presidenciales y terminó con unos vergonzosos 191.981 votos.

Entre estos dos escenarios se jugaría la opción Rosso José Serrano.



La segunda fila

El caso de María Emma y Antanas —quienes aún no han arrancado oficialmente sus campañas pero es un secreto a voces que lo van a hacer— es mucho más complicado que el del general Serrano. María Emma no sabe si ser candidata a nombre del Partido Liberal —con el aval de la Dirección Nacional y de Horacio Serpa— o a nombre de un suprapartidismo, en el que cabrían todas las vertientes políticas, incluyendo la izquierda y algunos conservadores.

Antanas Mockus, por su parte, sigue pensando de qué manera le pide perdón a los bogotanos por haber dejado tirada la Alcaldía para lanzarse a la aventura por la Presidencia de la República. Hay quienes dicen que estaría dispuesto a flagelarse en la Plaza de Bolívar.

Según la encuesta de Gallup, si los candidatos a la Alcaldía fueran sólo María Emma Mejía, Antanas Mockus y Carlos Moreno de Caro, es decir, si Serrano no participa, el 40 por ciento apoyaría a la primera, el 34 por ciento al segundo y el 18 por ciento al tercero. El fuerte de María Emma estaría en las clases media y baja y el de Antanas en la clase alta, según la encuesta.

Si el ex alcalde Mockus no se lanza a la Alcaldía, pero apoya al ex director de la Policía, éste barrería a María Emma y a Carlos Moreno, puesto que tendría el 53 por ciento de la votación contra el 28 por ciento de María Emma y el 12 por ciento de Moreno.

De cualquier manera el reto para el sucesor de Enrique Peñalosa no va a ser fácil. El alcalde Peñalosa, a pesar de su fama de faraónico y autoritario, ha logrado voltear las encuestas y hoy en día cuenta con un 50 por ciento de bogotanos que aprueban su gestión contra un 38 por ciento que no está de acuerdo con lo realizado. Seguramente el éxito se debe a que, como lo expresa un grafito popular, “Peñalosa: más promesas, menos obras”, la gente se sorprende por la cantidad de obras simultáneas que ha emprendido.



Por una cabeza

Más allá de las obras que ha realizado Peñalosa, la verdad es que buena parte del éxito de su administración radica en que le dio continuidad a un proceso de desarrollo de la ciudad que empezó a consolidarse en las últimas administraciones, desde Juan Martín Caicedo, pasando por Jaime Castro —que saneó las arcas y organizó el régimen tributario—, y Antanas Mockus —que puso en marcha la pedagogía ciudadana—.

Pero curiosamente el respaldo a la gestión de Peñalosa no se ve reflejado en el apoyo a su ex secretario de Gobierno y alumno aventajado Héctor Riveros, quien no ha logrado despegar en las encuestas y todavía navega en las dramáticas aguas del 3 por ciento de aceptación.

Riveros fue uno de los funcionarios estrella de Peñalosa, tiene fama de eficiente y para muchos sería el heredero natural del actual alcalde, pero su reconocimiento público sigue siendo muy escaso. Según la encuesta sólo lo conoce el 67 por ciento de los bogotanos. Mientras él se promueve como el “continuador” de la obra de Peñalosa hay quienes lo consideran el continuista de la administración. Y si hay una palabra que produzca roncha en los colombianos es esta última.

A juzgar por la encuesta de Gallup, todavía no se puede vaticinar el nombre del futuro alcalde de la ciudad. El estrecho margen que hay entre María Emma, aunque ésta ha mejorado, y Antanas Mockus se mantiene y nada hace prever que se vaya a romper en los próximos meses. Es por eso que la última palabra parece tenerla el general Serrano. Ya sea porque salga al ruedo como candidato o porque se abstenga.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com