política

“El primero que tiene curado el uribismo soy yo, pero lo que no se me cura es el amor por la patria”: declaraciones de Uribe tras su reunión con Petro

Tras más de dos horas de reunión, Petro y Uribe coincidieron en el diálogo, ¿de qué hablaron?


Tras la reunión celebrada este miércoles 29 de junio entre Álvaro Uribe y el presidente electo, Gustavo Petro, el exmandatario aseguró que el camino a seguir es la construcción del país y que para ello no hay que “pasar facturas”.

En ese sentido, el expresidente, exsenador y líder del Centro Democrático aseguró y dejó claro que su amor por el país no tiene cura. Así lo destacó la bancada desde su cuenta de Twitter, donde tomó un fragmento de la rueda de prensa que se suscitó tras el encuentro con el presidente electo.

El primero que tiene curado el uribismo soy yo, pero lo que no se me cura es el amor por la patria. Prudencia, no hay que cobrar cuentas”, dijo el expresidente y recalcó la postura del Centro Democrático frente al gobierno entrante.

“Lo que usted (Gustavo Petro) tenga, lo que podamos aprobar, lo haremos. Sin cálculo. Lo haremos gustosos”, agregó el expresidente.

En este sentido, también manifestó que la reunión se dio en el marco de “bregar para construir”.

Seguido, contó los temas que se conversaron en la reunión. El primero estuvo enfocado en la superación de pobreza y la economía de los colombianos, y Uribe salió en defensa del sector privado.

“Nosotros expresamos que compartimos todo el esfuerzo que se haga para que este país acelere la superación de pobreza, pero esto no debe ser al costo de marchitar al sector privado. Esa política se volvería insostenible y nos llevaría a más pobreza”, contó Uribe.

Según el exmandatario, el sector privado es la “fuente de recursos para superar la pobreza” y se debe proteger para lograr ese fin.

“Todo lo que se haga para resolver problemas de pobreza, lo apoyamos. Pero al presidente Petro le dijimos que no se marchite al sector productivo, que es lo único que da recursos sostenibles”, reiteró.

Esto lo llevó a hablar sobre la tributación: “Debe ser amable. Que el contribuyente pague con gusto. Sin miedo. Que no pongan al contribuyente (con impuestos excesivos) a buscar maniobras evasivas”.

También elogió la tributación del gobierno saliente, la cual, según el expresidente, ha ayudado al crecimiento de la economía.

Uribe y Petro también entraron a examinar las exenciones, las cuales no son “dar gabela a los ricos, como algunos han dicho en Colombia. Eso es un estímulo a la expansión productiva y al empleo”.

Luego habló sobre la calidad de la interlocución, por la cual reiteró su agradecimiento: “Lo escuchamos y nos escuchó. Fue muy constructiva. Argumentar y con números”.

Uribe y sus acompañantes también tocaron el tema de la seguridad y el microtráfico, clave en la agenda del Centro Democrático. A su vez, mencionó la financiación de la economía popular, punto en el que ambos estuvieron de acuerdo.

A su vez, le expresó a Petro el “gran amor” que siente por los soldados de Colombia, recalcando que han sido Fuerzas Armadas “muy sacrificadas”.

En salud, Uribe expuso las bondades del sistema colombiano. “En pensiones, al Centro Democrático le parece favorable que Petro avance frente a su propuesta de renta básica para adultos mayores”.

Sin embargo, existe una preocupación por el sistema vigente: “Si van a obligar a que todas las cotizaciones, hasta cuatro salarios mínimos, se vayan a Colpensiones, eso representa del 80 % al 90 %. Se acaban los fondos de pensiones”.

Por su parte, el presidente electo Gustavo Petro entregó las conclusiones de su encuentro con Álvaro Uribe y señaló que “ojalá el país pueda ver el escenario del diálogo de las diferencias. La conversación con el expresidente Uribe fue provechosa y respetuosa”.

“Encontramos las diferencias y los puntos comunes. Siempre habrá diálogo gobierno/oposición”, resumió el presidente electo.

Y es que precisamente fue Petro quien tomó la iniciativa de invitar a dialogar a Uribe días después de su triunfo en las urnas. Al comienzo, la propuesta, que empezó a ventilarla el senador Armando Benedetti, uno de los hombres más cercanos al nuevo presidente, fue tomando fuerza y se consolidó cuando Uribe aceptó el encuentro con uno de sus más fuertes adversarios.