elección consejo nacional electoral

Votaron para cambiar al CNE, ahora aspiran a ser sus magistrados

Comienza el segundo pulso político del gobierno Duque, la elección de los nuevos magistrados del Consejo Nacional Electoral. Entre los aspirantes hay tres excongresistas que intentaron saltar de la Cámara al Senado pero se quemaron.


Esta semana comienza el segundo pulso político en el Congreso de la era Iván Duque. Tras la elección de contralor, los partidos políticos ahora se disputan la representación que tendrán en el Consejo Nacional Electoral. El uribismo, la antigua Unidad Nacional de Juan Manuel Santos, y los partidos de oposición aspiran a tener el control en la máxima autoridad electoral, el juez de las elecciones.

La elección de los nuevos nueve magistrados del CNE le corresponde al Congreso en pleno (Senado y Cámara de Representantes) y el sistema de elección lo determinará el cociente electoral de las pasadas elecciones al Congreso. Los partidos políticos deberán conformar planchas de candidatos de acuerdo al número de votos obtenidos el pasado mes de marzo. El Centro Democrático, el partido que más votos obtuvo, tendría dos curules en el CNE, Cambio Radical, los conservadores, La U y los liberales tendrían derecho a un magistrado, pero el juego de las alianzas y coaliciones les podría asegurar algún escaño más. Los partidos no quieren ser aplastados y por lo menos pelearán un magistrado en esa corporación.

Puede leer: Consulta Anticorrupción: el primer desencuentro Duque-Uribe

Este martes, los partidos políticos deberán definir sus planchas de candidatos, y aunque no se conocen todos los nombres de los aspirantes, hay algunos que llegan con amplio favoritismo. Por ejemplo, tres de los nombres que más han agitado el sonajero corresponden a tres excongresistas. Tres antiguos representantes a la Cámara que en las elecciones de este año quisieron dar el salto al Senado, pero se quemaron en el intento. Ahora aspiran a que sus partidos los elijan en el CNE.

Jorge Rozo, Heriberto Sanabria y Hernán Penagos fueron representantes a la Cámara en la pasada legislatura, y ahora aspiran a nombre de Cambio Radical, el Partido Conservador, y el Partido de la U, respectivamente. Los tres pertenecieron a la Comisión Primera, y el año pasado participaron en los debates de la reforma política que presentó el gobierno como parte del acuerdo de paz con las Farc. En ese proyecto de reforma constitucional se propuso la transformación del Consejo Nacional Electoral, y con el voto de ellos la Cámara decidió crear el Consejo Electoral Colombiano, que sería una especia de corte Electoral con funciones jurisdiccionales, con mas dientes, y que evitará la duplicidad de funciones con el Consejo de Estado. Es decir, era más un fortalecimiento que una eliminación del órgano electoral.

En el primer debate de Comisión Primera y en el de plenaria, Heriberto Sanabria y Hernán Penagos votaron por la eliminación del CNE. Penagos, quien fuera presidente de la Cámara, y ponente estrella de los proyectos de paz en el gobierno Santos, acompañó la iniciativa del Ejecutivo. Sanabria fue uno de los ponentes del proyecto del gobierno. Como Cambio Radical andaba en rebeldía con el Ejecutivo, gobierno, Jorge Rozo presentó ponencia negativa, aunque salió derrotado. La reforma política del ministro Juan Fernando Cristo fue archivada en último debate, por lo que el CNE se mantuvo intacto.

Le recomendamos: Gobierno versus uribismo: Fuego amigo

Ahora, tras haberse quemado en las urnas, estos tres excongresistas aspiran a que sus partidos los impulsen, y el CNE que hace un año habían decidido eliminar, ahora se les aparece como escampadero.

Según la Constitución, los magistrados del CNE deberán tener las mismas calidades, incompatibilidades, fueros y derechos de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, a quienes les está prohibido tomar parte en las actividades de los partidos y movimientos políticos.

Como la reforma al equilibrio de poderes del 2015 estableció que quien haya ejercido el cargo de magistrado no podrá aspirar a un cargo de elección popular, es el mismo término de inhabilidad para que aquellos que ejercieron un cargo de elección se postulen  para el de magistrado.

El Código Electoral colombiano (artículo 17) señala que para ser miembro del Consejo Nacional Electoral se requieren las mismas calidades que para ser Magistrado de la Corte Suprema de Justicia; no haber sido elegido para corporación popular ni haber actuado como miembro de directorio político, en los dos años anteriores a su nombramiento; ni ser él o su cónyuge pariente de alguno de los Consejeros de Estado que tengan derecho a intervenir en la elección hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil.

Sanabria, Penagos y Rozo fueron parlamentarios hasta el pasado 20 de julio, por lo que hay dudas sobre si están inhabilitados para ser elegidos como magistrados del CNE.

Más allá de esta circunstancia, los tres excongresistas son favoritos para integrar la plancha mayoritaria para la elección del CNE. Aunque hace un año votaron para eliminar este tribunal, ahora aspiran a ser sus nuevos magistrados.

Puede interesarle: La palabra empeñada: Duque llama a las fuerzas políticas a acordar una agenda anticorrupción

Para el próximo miércoles fue citado el Congreso en pleno para elegir a los nuevos magistrados, a pesar de las recomendaciones que el Grupo de Interés de la Reforma Política, que agrupa a varias organizaciones sociales, le hizo al poresidente del Senado, Ernesto Macías, para que la elección estuviera precedida de un concurso de méritos adelantado por una universidad pública. Esta organización insiste en el aplazamiento de la elección.