Home

Nación

Artículo

"El TransMiCable no es de una Administración ni de otra. En 20 años nadie se acordará de Petro ni de Peñalosa, pero el TransMiCable estará funcionando. Eso es lo importante", dijo el alcalde. - Foto: Fotomontaje SEMANA

bogotá

Petro y Peñalosa: la disputa verbal por la autoría de Transmicable

El alcalde de Bogotá les contestó a los seguidores de Petro que le decían en Ciudad Bolívar que el cable venía de la administración pasada. El mandatario reconoció que recibió la obra contratada pero que eso no significaba que lo hicieran bien. Esta es la historia.

El Transmicable quedará para las décadas siguientes como uno de los íconos urbanos más importantes de Bogotá. Así como en su momento lo fue el Metrocable en Medellín, esta obra que inauguró el alcalde Enrique Peñalosa terminará beneficiando a cerca de 700.000 personas de Ciudad Bolívar, una de las localidades más olvidadas históricamente en la capital.

Mientras las cabinas del cable hacían sus primeros vuelos, tanto el Distrito como Petro, al tiempo, sacaban pecho por la inauguración de la obra.

Se trata de un medio de transporte por cable aéreo, de 3,5 kilómetros, que desde ya conectará al portal El Tunal con los sectores de El Mirador y El Paraíso, en un trayecto que durará apenas 13 minutos montaña arriba, cuando antes se demoraba minimo 50 minutos en buses atiborrados de gente y por empinadas calles sin mucho espacio.

Sin embargo, esta gran obra no ha estado exenta de la pelea política que han sostenido ya durante varios años Gustavo Petro y Enrique Peñalosa.

Puede leer: Con Transmicable, Bogotá ya tiene otro sistema de transporte público

Este jueves que Peñalosa fue a inaugurar la obra, varios seguidores de Petro le dijeron al mandatario, con carteles en mano, que el Transmicable había sido ideado en la administración del senador de la Colombia Humana. También le reclamaron por el cable de San Cristóbal que la actual alcaldía decidió no continuar.

Fue entonces cuando Peñalosa interrumpió su discurso y les dijo: “Es cierto, como los que están gritando lo señalan, que recibimos el contrato de Transmicable, pero eso no significaba que lo hicieran bien. Así como Petro recibió el deprimido de la 94”.

Mientras las cabinas del cable hacían sus primeros vuelos, tanto el Distrito como Petro, al tiempo, sacaban pecho por la inauguración de la obra. Por un lado, Peñalosa aseguraba que había recibido el contrato de TransMiCable y se había puesto con todo a sacarlo adelante. “Lo recibimos sin diseños completos y se habían comprado menos del 5 % de los predios, por eso le hicimos ajustes a los diseños para ampliar la capacidad de las cabinas, para que tuvieran sillas plegables (para que pudieran entrar bicicletas)”.

“Lo recibimos sin diseños completos y se habían comprado menos del 5 % de los predios, por eso le hicimos ajustes a los diseños para ampliar la capacidad de las cabinas, para que tuvieran sillas plegables (para que pudieran entrar bicicletas)”.

En la rueda de prensa que el alcalde ofreció en El Tunal, dijo además que en su administración se habían hecho mejoras a la obra, como fortalecer los cables para que tuvieran más tiempo de duración o ampliar el túnel de entrada al portal El Tunal y la construcción de un Súper Cade.

Petro, por su parte, decía en Twitter que en su alcaldía habían logrado construir acuerdos con la comunidad para hacer de cada estación del Transmicable “espacios de belleza arquitectónica y de actividad comunitaria”. Minutos después decía: “Esta es la primera línea de transporte eléctrico de Bogotá. No para en semáforos, va en línea recta, no tiene pasajeros de pie, no contamina. Es el primer hecho de transporte público multimodal. No son buses. Se opusieron a su realización pero la Bogotá Humana la sacó adelante”.

“Esta es la primera línea de transporte eléctrico de Bogotá. No para en semáforos, va en línea recta, no tiene pasajeros de pie, no contamina", dijo Petro

Lo cierto del caso es que el contrato para la construcción del Transmicable sí se dio durante la alcaldía de Petro. El 27 de junio de 2015, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) adjudicó la licitación para construirlo. La obra tenía un costo de 164.000 millones de pesos. La firma ganadora fue la Unión Temporal Cable de Bogotá, compuesta por las empresas Doppelmayr Colombia SAS, Constructora Colpatria S.A. e Icein Ingenieros Constructores SAS.

Frente a esa licitación, Petro dijo que había cuidado los pliegos para que no contuvieran trampas para preasignar un ganador. “Queríamos para Ciudad Bolívar una obra con cero corrupción. Por eso no hay sobrecostos ni grandes demoras ni puentes caídos. En tres años se entregó conforme a diseño”, dijo. El exalcalde añadió que Transmicable se salvó porque alcanzaron a firmar el acta de inicio de las obras. Después le reclamó a Peñalosa que hubiese suspendido el proyecto del cable de San Cristóbal.

Peñalosa, por su parte, decía a la misma hora que había recibido la obra con cero avance, que ni siquiera se habían acabado los diseños. “Estaban en un 50%, habían comprado apenas unos pocos predios, pusimos pantallas solares y sistemas de telecomunicaciones para que los usuarios se comunicaran con la base. Y además se hicieron toda una serie de inversiones para integrarlo con Transmilenio”, dijo.

La directora del IDU, Yaneth Mantilla, le dio todo el crédito a Peñalosa. “Esta obra tan maravillosa, la verdad…el 100% por ciento de las mejoras fueron pensadas por el alcalde,  en los diseños iniciales no cabía una bicicleta, no cabía una silla de ruedas, no cabía un coche, el alcalde decía, ‘como se pueden ustedes imaginar un Transmicable sin esas facilidades.  Cómo se comunica una persona que sufra de las alturas con la cabina central. En los diseños anteriores no había cámaras de seguridad y fue él (Peñalosa) durante horas y horas y días y días de trabajo que lo pensó. Quisiera darle ese reconocimiento”, dijo.

“Esta obra tan maravillosa, la verdad…el 100% por ciento de las mejoras fueron pensadas por el alcalde", dijo la directora del IDU

Fue tanta la controversia en medio de la inauguración, que Peñalosa zanjó la disputa con una frase que recibió aplausos: "El TransMiCable no es de una Administración ni de otra. En 20 años nadie se acordará de Petro ni de Peñalosa, pero el TransMiCable estará funcionando. Eso es lo importante".

Y es que más allá de la pelea entre Petro y Peñalosa por la autoría de la obra, el hecho es que el cable ya entró en operación. Y en las mejores condiciones.  Este 27 y 28 de diciembre se realizará una etapa pedagógica con entrada gratuita a los usuarios.

Y a partir del sábado 29 de diciembre la operación arrancará de manera normal desde las 4:30 a.m. hasta las 10 de la noche. Y los domingos y festivos de 5:30 a.m. a 9:30 p.m.

El costo para ingresar al TransMiCable será el mismo de TransMilenio.  Además, para los usuarios que tengan la tarjeta personalizada aplicarán los beneficios de transbordos a cero pesos para los buses rojos troncales y azules zonales y dos viajes a crédito. En cuanto a la frecuencia del servicio, las cabinas del cable, en hora pico, pasarán cada 10 segundos.

Tal como ocurrió en Medellín en Santo Domingo y San Javier, hoy dos sectores de Ciudad Bolívar se hacen visibles por una obra que les transformará su calidad de vida, que les pondrá los reflectores encima. Incluso mucho más allá de Petro y Peñalosa.