nación

¿Endurecerán medidas para realizar corralejas en Atlántico? Conozca de qué se trata el proyecto radicado por la gobernadora para este tipo de eventos

La Gobernación del Atlántico radicó este martes ante la Asamblea Departamental un proyecto de ordenanza con el que buscan endurecer los requisitos para la realización de estos eventos, para garantizar la preservación de la vida y seguridad de los atlanticenses.


Con un proyecto de ordenanza, la gobernadora del departamento del Atlántico, Elsa Noguera, busca regular la realización de eventos taurinos. Dicho proyecto ya fue radicado en la Asamblea Departamental y se incluyó la actualización del Manual de Convivencia y Seguridad Ciudadana de ese departamento.

Mediante un comunicado, la mandataria departamental dejó claro después de sus comentarios en contra de las corralejas que estos eventos no son apoyados por la Gobernación del Atlántico.

“Para muchos las corralejas son una tradición, pero debemos ser conscientes del peligro que representan para quienes participan en ellas y para nuestros animales. Por eso, les pido a los alcaldes del Atlántico que no autoricen más estos eventos y protejamos primero la vida”, indicó la gobernadora a través de su cuenta oficial de Twitter hace unas semanas.

Debido a la controversia que ha generado la regulación de estos eventos en el departamento, la gobernadora ha planteado a los alcaldes que, en lugar de tener corralejas, en los fines de semana que se tenían previstos esos eventos se hagan festivales con una oferta diferente.

“Hoy tenemos otras alternativas para hacer turismo y mover la economía de los municipios”, indicó la mandataria.

Si bien la administración departamental no tiene el poder de prohibir los eventos taurinos, sí puede regularlos, de acuerdo a lo que fue indicado a SEMANA a través de un comunicado.

“Es por ello que, en la actualización del Manual de Convivencia y Seguridad Ciudadana, incluimos requisitos y medidas que regulan estos eventos, toda vez que el Manual representa la hoja de ruta para fomentar el buen vivir entre los atlanticenses, mediante el establecimiento de reglas de convivencia y valores que todos debemos aplicar cuando compartimos zonas y lugares en común, como vías, parques o escenarios culturales”, afirmó Noguera.

La regulación contempla, entre otras medidas, que la celebración de estos espectáculos requerirá la previa comunicación a las Secretarías de Salud y de Gobierno municipales o distritales y la vinculación en todo el proceso del Comité de Gestión del Riesgo y la Subsecretaría de Prevención del Riesgo y Atención de Desastres del Atlántico.

El articulado también incluye una prohibición al maltrato animal que dicta “se prohíbe en el departamento toda práctica en la que se laceren, mutilen, hieran, quemen o lastimen en cualquier forma a los animales, o les ocasionen la muerte. Las prácticas taurinas solo podrán ser autorizadas con estricta sujeción al cumplimiento de los requisitos establecidos en la Ordenanza”.

El alto consejero para la Convivencia del Atlántico, Manuel Díaz, explicó que, para someter a estudio un evento taurino, “los organizadores deben presentar la comunicación por lo menos un mes antes de la realización de la corraleja o espectáculo taurino”.

Asimismo, los alcaldes municipales deberán establecer un puesto de mando unificado, en el cual tendrá presencia la Subsecretaría Departamental de Prevención del Riesgo y Atención de Desastres.

El secretario del Interior del Atlántico, Yesid Turbay, agregó que el Manual de Convivencia establece que los eventos taurinos deberán contar con el personal médico requerido, con el servicio permanente de dos ambulancias medicalizadas, un espacio apto para enfermería, que cumpla con las condiciones de asepsia y elementos médicos para la atención inmediata de cualquier tipo de lesión que se pueda presentar en el desarrollo del mismo.

Adicionalmente, debe estar presente un equipo veterinario y la estructura o escenario del evento requerirá la certificación de un arquitecto o ingeniero experto en el tema.

La estructura deberá cumplir con las condiciones de sismorresistencia, certificación de calidad de suelos, prueba de carga y de estabilidad estructural.

Finalmente, no se permitirá el ingreso de menores de 14 años y cualquier menor de 18 años debe hacerlo en compañía de un adulto responsable.